86 – Capítulo 9

Capítulo 8 Capítulo 10

Capítulo 9
Fiat justitia, ruat cælum – Hágase Justicia, aunque se caiga el cielo

“¿Qué-?”

Por un momento, ella no entendió lo que Shinn estaba diciendo.

¿Todos morirán? ¿Están condenados a muerte solo con ese propósito?

“¿Qué estás diciendo…?”

En ese momento, Lena se dio cuenta.

Hace seis años, conoció a Ray. En aquel entonces, él era un 86, un procesador.

Los 86 fueron al campo de batalla de la desesperación para recuperar su ciudadanía y sus familias.

Entonces, ¿por qué Shinn, como el hermano menor de Ray, seguía siendo un 86 cuando debería ser ciudadano de la República por el servicio prestado por Ray y permanecía como un procesador en el campo de batalla?

Además, esto se aplica también a los otros procesadores. Todos los años, miles de reclutas fueron enviados al campo de batalla. ¿Qué estaban haciendo sus familias y hermanos?

“¡Eso-!”

“Sí. Eso es. Desde el principio, los cerdos blancos nunca pensaron en darle ciudadanía a los 86 en lo absoluto”.

“Nos engañan para que seamos soldados usando eso como incentivo, y nos usan hasta que muramos. Un grupo de cerdos blancos que son. Absolutamente horribles”.

Lena seguía negando con la cabeza, tratando de negarlo. Es probable que, por sus ideales, esto fuera realmente un hecho inaceptable.

“¿¡Cómo, cómo es posible esto-¡?”

Seo suspiró. No estaba tratando de reprocharle, estaba angustiado y tenía pensamientos similares a ella.

“Mira, no te culpamos… pero piénsalo. Desde que comenzó la guerra, ¿has visto a un solo 86 dentro de las 85 zonas legislativas?

“… Ah-”

Los 86 eran obligados a servir durante cinco años en el ejército para que puedan recuperar su ciudadanía. Incluso si morían antes de que sus periodos de labor terminaran, los otros miembros de la familia deberían haber recibido la ciudadanía.

Sin embargo, la guerra había estado ocurriendo durante nueve años. Lógicamente, las familias de los soldados que murieron durante estos últimos nueve años deberían haber obtenido la ciudadanía, pero Lena nunca había visto a ninguno de ellos. A pesar de que vivía en la primera zona todo el tiempo, de los pocos Colorata en la primera zona para empezar, ¡no tenía sentido que no viera a uno solo-!

Su necedad la dejó completamente nauseabunda.

Debería haberlo pensado hace mucho tiempo. Los hermanos Shinn y Ray, los niños que cuyos padres y hermanos estaban en campos de concentración, y que solo podía ver a Albas en la primera zona. Ella los había visto antes, pero los había ignorado; incluso en este punto, ella había creído neciamente que la República estaba en lo correcto.

“La mayoría de los procesadores mueren antes de acabar su servicio, por lo que el tema de la ciudadanía prometida no es mucho aunque nunca lo hayan cumplido. El punto crucial, sin embargo, son aquellos con ‘Nombres clave’ como los nuestros, que vivimos un infernal campo de batalla. Hemos podido vivir hasta hoy, no somos exactamente estúpidos, y somos héroes de los 86; probablemente estén asustados de que seamos la chispa de una rebelión”.

La voz de Raiden era monótona. Tenía muchos rencores contra la República, pero en este punto, era inútil expresarlos.

“Por lo tanto, hicieron que aquellos con ‘Nombres clave’ fueran asignados a las áreas con las batallas más intensas, con la esperanza de que luego murieran. La mayoría de aquellos con  ‘Nombres clave’ mueren de ese modo. Sin embargo, hay personas que simplemente no mueren, y estas personas son enviadas al primer equipo defensivo de la primera zona de batalla, la última condena a muerte. Una vez que tuvieran suficientes ‘Nombres clave’ para ser ejecutados, los enviarían aquí, y los harán luchar hasta que cada uno de ellos muera. Este es el objetivo de la existencia de nuestro escuadrón. No habrá nuevos soldados. Una vez que todos muramos, el próximo grupo será enviado- este es nuestro campo de batalla final. Tarde o temprano, moriremos aquí”.

Lena se sintió mareada, su mundo estaba completamente de cabeza.

Que continuaran luchando no era para proteger a la República, sino para que ellos no murieran.

No era un reclutamiento reglamentado, sino un completo genocidio a manos del enemigo.

“P-Pero”.

Dijo Lena, tratando de mantener los últimos trozos de esperanza,

“S-Si pueden luchar hasta el final…”

“Oh, hay algunos que simplemente no morirán y vivirán hasta el final… así que para lidiar con estos tipos, al final de su servicio, son enviados a una misión de reconocimiento especial, donde el éxito y la tasa de supervivencia son prácticamente cero. Nadie podrá sobrevivir. Para esos cerdos blancos, la basura ya se sacó. El trabajo fue hecho.”

“…”

Para proteger su patria, se aventuraron al campo de batalla de la muerte, aunque sus esfuerzos no serían recompensados. Si sobrevivieran lo suficiente, se consideraría una calamidad, y los obligarían a ir hacia un campo de batalla más peligroso, a la espera de que mueran. El escuadrón establecido para esta ejecución continuaba luchando hasta este punto. Y al final, se les ordenaría que murieran.

La rabia de ella se convirtió en lágrimas, nublando su visión.

Este país se había vuelto tan corrompido y depravado.

Recordó a Seo y Raiden refunfuñando que no había nada que hacer.

Recordó que Shinn no tenía pensamiento alguno sobre la vida después del servicio.

Porque no tenían ni tendrán futuro que les espere, ni tiempo para prepararse.

Todo lo que les esperaba sería una orden de ejecución firmada, el momento en que se implementara, era inevitable.

“¿Sabían de esto…?”

“Sí… lo siento. Nadie se atrevió a decírtelo, ni siquiera Shinn o Raiden”.

“¿De-Desde cuándo…?”

Lena escuchó su propia voz temblando. Krena respondió, su voz era excepcionalmente fría,

“Desde el principio. Mi hermana mayor, los padres de Seo, la familia de Shinn, ninguno de ellos regresaron después de que ingresaron al campo de batalla, y nunca hemos abandonado el campo de concentración. Los cerdos blancos nunca cumplirán sus promesas… todos ya lo sabían”.

“¿¡Entonces por qué todavía pelean!? ¿No han pensado en huir…? ¿En vengarse de la República?

 

Al escuchar la angustiada y furiosa pregunta de Lena, Raiden cerró los ojos y sonrió irónicamente.

“¿A dónde podemos ir? Eso está delante de nosotros, y tenemos minas e interceptando cañones detrás. La rebelión es una opción… pero dados nuestros números, es imposible”.

Si hubieran estado en la generación de sus padres, podría haber una oportunidad de luchar. Sin embargo, esa generación de personas luchó para no vengarse de la República, sino para que sus familias recuperaran vidas como verdaderos humanos. Si no peleaban con todas sus fuerzas, los muertos serían sus familias e sus hijos, encerrados en los campos de concentración fuera de la República. Solo podían creer en la dulce charla de la República y continuar en la batalla sin esperanza alguna.

Una vez que sus padres murieron, la generación de los hijos mayores comprendió que no podrían obtener la ciudadanía y continuaban luchando para demostrar su identidad como ciudadanos de la República. Intentaron cumplir con sus deberes como ciudadanos, luchando por su país y obtener devuelta sus identidades y el orgullo que su país había pisoteado. Querían demostrar que eran ciudadanos reales de la República, que habían luchado y dado todo, y no como los cerdos blancos que habían abandonado su deber de defender.

Raiden y los otros no tenían nada.

Las familias que querían proteger habían desaparecido hacía tiempo, y eran demasiado jóvenes cuando fueron enviados a los campos de concentración o encerrados en otros lugares a la espera de su servicio.

Ya sea que fueran sus recuerdos paseando libremente por las calles, o su experiencia de ser tratados como humanos, esos momentos estaban demasiado lejos para ellos. Todo lo que conocían era una vida encerrada en vallas metálicas y minas, un estilo de vida no diferente del ganado y a los opresores que habían creado todo, llamados la República. No conocían la República que una vez había aclamado libertad, igualdad, fraternidad, justicia y pureza, que los redujeron al tratarlos como ganado incluso antes de darse cuenta de que eran ciudadanos de la República, y que estaban orgullosos de ello.

Raiden y los otros, no se consideraban ciudadanos de la República.

Eran 86, nacieron en el campo de batalla y murieron en el campo de batalla, la patria con la que estaban más familiarizados era el campo de batalla rodeado de enemigos, y eran ciudadanos que pronto encontrarían su muerte en la batalla. Tal era su identidad y orgullo.

La República de San Magnolia era simplemente una tierra extranjera, solo para que los cerdos blancos vivieran, y no les importaba.

“Entonces por qué…”

Por lo tanto, no tenían necesidad de responder a su duda.

Pero ellos querían decírselo. Aún frente a las cadenas de odio, incluso después de escuchar los escalofriantes gritos de los fantasmas, ella insistía, e incluso deseaba interactuar con ellos. Tal vez todos habían sido tocados por la necedad de esa obstinada chica.

Los compañeros de escuadrón de Raiden permanecían en silencio, pero no porque se negaran a decir nada. Una vez que estuvo seguro de esto, Raiden habló,

“Hasta que llegué a tener doce años, una abuela Alba me escondió en la novena zona”.

“¿…? ¿Qué…?”

“Quien crió a Shinn fue un sacerdote Alba que se negó a retirarse y se quedó dentro del campo de concentración. Seo mencionó la historia de su líder de escuadrón, ¿verdad? Sabemos que los cerdos blancos son los que hicieron esos despreciables actos, y de todos ellos, Krena vio el peor de ellos. Anju y Shinn incluso vieron a 86 que eran tan despreciables como los Albas”.

Algunos eran tan insoportablemente groseros, y algunos permanecían deslumbrantemente puros. Tenían claro cuál era cada uno, o los dos.

“Entonces tomamos nuestras decisiones. Es sencillo. Cómo ser un imbécil despreciable y cómo ser una persona noble y recta”.

Dentro de la estrecha cabina, enderezó su cuerpo y miró hacia arriba.

Hacía tiempo que se había olvidado de las enseñanzas de la abuela sobre Dios o de las palabras para orar. Sin embargo, la imagen de ella tendida en el camino, lamentándose pobremente permanecía fresca en su mente.

“Si quisiéramos vengarnos, no sería muy difícil; simplemente dejaríamos de pelear. Si dejáramos que pasara… no sobreviviríamos, pero la República estaría perdida. Hay momentos en que creemos que todos los cerdos blancos deben ser asesinados”.

Aunque sus compatriotas en los campos de concentración también estarían condenados, era cuestión de años hasta que murieran… para los procesadores, la opción de rendirse no era difícil.

“Pero, bueno, incluso entre los Albas, hay quienes eligen venir aquí para morir, e incluso si queremos vengarnos así, el resultado sigue siendo el mismo”.

“…”

Lena no parecía entender. ¿De verdad están bien con esto? Tales palabras casi podrían escucharse de ella. Raiden estaba completamente estupefacto. Esta chica era muy amable y estúpida. Quizás nunca había pensado en venganza o algo así.

El verdadero odio y venganza no era simplemente matar a los que odiaban.

“La verdadera venganza solo se logra haciendo que los delincuentes comprendan a fondo lo que hicieron, se arrepientan y se arrodillen en el suelo, pidiendo perdón mientras lloran, antes de matarlos… pero los cerdos blancos ya han hecho todo tipo de cosas repugnantes. De ninguna manera van a reflexionar sobre sus acciones solo por una rebelión o una derrota total, ¿sabes? Tú no reflexionarás por tu propia incompetencia, en vez de criticar a los demás como basura, y actuarás como una víctima, una trágica heroína… de ninguna manera alguien más querrá ser como esos cabrones que terminan siendo delirantes”.

Antes de darse cuenta, su voz se llenó de rabia.

Para ellos, ese era el acto más imperdonable.

Los soldados que se burlaron de la abuela que se resistía por amabilidad.

Los ciudadanos débiles y soñadores que cierran los ojos y los oídos, huyendo de la realidad que era la guerra y se ocultan detrás de la república.

El cerdo blanco que se negaba a cumplir con sus deberes y robaba los derechos de los demás, aclamando sin ambages que solo ellos eran nobles y rectos, e incapaces de comprender la hipocresía de sus acciones.

De ninguna manera querría alguien más terminar como ellos.

“Si bien esa escoria nos hizo cosas inhumanas, si hacemos cosas similares a ellos, terminaremos como escoria, como ellos. Si existe la opción de luchar hasta el final, o rendirse y morir, entonces optaremos por luchar hasta el final, sin rendirnos, y nunca ser reducidos a basura. Esta es la razón por la que luchamos, nuestra razón de ser, nuestro orgullo… aunque podría parecer que estamos protegiendo a los cerdos blancos, ya no importa ahora”.

Eran los 86, desechados en el campo de batalla, ciudadanos del campo de batalla.

Lucharían hasta estar completamente agotados, lucharían y vivirían hasta el final, con sus propias habilidades, y ese sería su orgullo.

La chica Handler se mordió los labios. Todos sintieron una sensación de sangre que no les pertenecía.

“Saben el resultado… que no podrán escapar de la muerte, ¿verdad?”

Su voz parecía anhelar su venganza, infligida hacia sí misma. Raiden hizo una mueca,

“Nadie va a ahorcarse solo porque va a morir mañana. Vamos a estar en la guillotina tarde o temprano, y vamos a elegir cómo lo hacemos. Ya tomamos nuestras decisiones. Simplemente vamos a seguir viviendo con nuestras convicciones”.

Y era porque sabían que la muerte trágica y sin sentido era inevitable que podían verla de frente.

 

Las puertas del hangar vacío permanecían abiertas, y Raiden se detuvo una vez que vio la sombra y al “Scavenger” acercándose. Era de noche, a principios de otoño, y el aire era frío, la luna era un poco azul, y el cielo negro, las estrellas eran excepcionalmente nítidas. Las estrellas y la luna permanecían tan deslumbrantes, así parecía, aunque algunas murieron ese día.

Este mundo definitivamente no mostraría parcialidad alguna hacia la humanidad. Incluso sin  la humanidad, la Tierra continuaría girando.

“-Está bien. Esto no es tu culpa. Gracias por lo de hoy también”.

“…Pi.”

Shinn vio a Fido irse sombríamente mientras bajaba sus hombros (literalmente doblando su parte delantera hacia adelante), y regresaba al hangar. Raiden le preguntó,

“¿Kino y los otros?”

“Sí. Parece que no puede encontrar los restos de la unidad de Chise. Ha pasado algo de tiempo desde que encontramos un reemplazo”.

“¿No podemos usar en su lugar el modelo de avión que Chise usó? El ala principal debería estar bien… pero no podemos encontrar los restos. Supongo que nada más quedó después de ese disparo”.

En este día, Fido había buscado durante mucho tiempo. Después de haber seguido al dios de la muerte por un tiempo, aprendió a buscar los restos de las unidades de los caídos en combate, y se los proporcionaba a Shinn para que escribiera sus nombres como algo conmemorativo. Aunque originalmente no era el trabajo de Fido, se había convertido en su misión prioritaria.

Raiden había escuchado a Shinn mencionar que a Fido se le había enseñado a hacerlo. En el pasado, Fido cortaba los restos con la marca personal, y Shinn las arrojaba a la cabina del “Undertaker”, junto con las otras lápidas de metal que tenía.

“Mira, probablemente no te moleste demasiado, pero solo quiero decir que no es tu culpa”.

La habilidad de Shinn solo podía detectar la posición de los enemigos pero no podía determinar su tipo. De alguna manera, podía inferirlo basándose en la formación y los números del enemigo hasta cierto punto, pero era imposible para él determinar que había un nuevo tipo de unidad detrás de eso.

Shinn miró a Raiden, y se encogió de hombros sin decir una palabra, probablemente demostrando que realmente no le molestaba. Raiden, sin embargo, sintió que estaba bien. Los asesinados estaban mentalmente preparados, hicieron lo mejor que pudieron y murieron. Fue culpa de ellos, no de los demás, ni de Shinn.

Los claros ojos rojos miraron al cielo sobre el campo de batalla, y Raiden lo siguió. El cañón de hiper-larga distancia estaba allí en el día.

“… Pensé que el siguiente disparo habría de golpear la base directamente. Esto sería inesperado”.

“El objetivo de los cañones pesados es proporcionar fuego de supresión y destruir objetivos estacionarios. No puede atacar con precisión armas blindadas, y no se usa para atacar escuadrones. Es probable que el objetivo de ataque sea una ciudad o una base. Supongo que nos dispararon algunas veces como prueba”.

Raiden se burló,

“Solo unos disparos, y cuatro bajas, ¿eh? De ninguna manera podemos luchar”.

“Si realmente se usara, la República, no solo cuatro personas, desaparecerían. Una cosa es que nosotros estemos aquí… ¿pero qué va a hacer la Comandante? Esperemos que tengan algunas contramedidas allí”.

Shinn habló rotundamente, pero Raiden estaba un poco desconcertado. Parecía que Shinn no se había dado cuenta en absoluto.

“¿…Qué?”

“Nada.”

Nunca antes Shinn había estado preocupado por un Handler.

“… De todos modos, es lo mismo que un Scorpion, hay una unidad de observación en el área objetiva. En este momento, no están disparando”.

“¿Tú también lo sabes?”

“Recordé la voz. No importa cuál sea, puedo decir cuando comenzara a moverse al próximo momento… sin embargo, es poco probable que vuelvan a disparar”.

“¿…?”

Raiden miraba a Shinn en estado de shock. Este último seguía mirando el distante campo de batalla, entrecerrando los ojos.

Me han encontrado. Más o menos, él está compartiendo el sensor óptico con un Ameise”.

“¡…! ¿¡Tu hermano…!?”

Raiden jadeó audiblemente. Él lo sabía. Nunca lo habían visto, pero habían luchado contra los dirigidos por él un par de veces. Las tácticas de los “Pastores” eran tortuosas, crueles y aterradoramente delicadas.

Shinn miró hacia donde probablemente estaba el enemigo, y sonrió.

Era la sonrisa de un demonio de guerra, mezclado con una porción igual de miedo y coraje, un desafío contra la muerte misma. Su esbelto cuerpo estaba temblando, y inconscientemente lo calmó con sus brazos.

“Ya sabía que estaba en esta zona de batalla, pero finalmente me encontró. La próxima vez, vendrá por mi vida. No va a tomar la opción más fácil y acabará conmigo con ese cañón”.

Raiden sintió un escalofrío al ver que su camarada, normalmente indiferente, emitía una presencia maníaca como nunca antes, y tuvo que entrecerrar los ojos.

Shinn estaba buscando a su hermano, el que una vez lo había matado, el que había muerto en ciertas ruinas en el frente de batalla oriental, su cabeza fue tomada y llevada por el enemigo.

El Dios de la Muerte estaba sonriendo. Su sonrisa retorcida y demente era una helada, afilada y fría cuchilla. La mirada fría se asemejaba a una antigua espada que se había deformado y afilado debido a los muchos campos de batalla, apuntando a su presa, con el objetivo de poner fin a su existencia.

“Para mí, es una oportunidad perfecta para no fallar, pero no parece que ustedes tengan suerte… ¿y ahora qué? ¿Nos ahorcará antes de morir mañana?”

Raiden también estaba mirando con atrocidad. Nació por la terquedad de un lobo hambriento siguiendo sus instintos de supervivencia, saltando locamente a su presa, una intensa voluntad de vivir.

“¡129 días hasta que se acabe! ¡Un hurra de mierda por el escuadrón SpearHead!”

El día en que se acabará, o que se sucederán sus muertes. Esa muestra de optimismo estúpido era una cuenta regresiva para su ejecución.

La cuenta regresiva había sido detenida por el momento, y la cantidad real de días restantes era de 32. Incluso si ese número llegara a cero, continuarían luchando, hasta el día de su muerte.

“¿Bromeas?… iremos contigo, nuestro Dios de la Muerte”.

“Eh, cómo lo digo… esto es algo que nuestro país haría”.

Después de escuchar la explicación de Lena, Arnett parecía estar completamente sin palabras.

Ambas habían venido al laboratorio de investigación de Arnett para evitar que otros escucharan. La mesa tenía un par de tazas con marcas de conejitos de pelaje blanco y negro, junto con algunas galletas extrañas que eran mitad violeta, mitad rosadas.

“Por favor, Arnett, ayuda. Tenemos que… parar esto.”

Arnett mantuvo una mirada desinteresada mientras tomaba una galleta.

Sus ojos plateados observaron a Lena.

“¿Y los detalles?”

Esos ojos eran fríos y secos, como los de una bruja que había vivido miles de años, y estuvo alejada de todo lo demás.

“¿Vas a presentar un discurso en la televisión? ¿Negociar directamente con los superiores? Sabes que eso no tiene sentido, ¿verdad? Si las personas pudieran cambiar de parecer simplemente al escuchar un discurso idealizado y fascinante, las cosas no habrían terminado de este modo. Conoces bien esta lógica”.

“Eso…”

“Dije que ya es suficiente. Carece de sentido. No puedes hacer nada aquí. Así que…”

“Alto, Arnett”.

Lena finalmente tuvo suficiente de escuchar, e interrumpió. Arnett era un amigo importante. Aun así, no podía dejar que su amiga dijera tal cosa.

“Esta es una cuestión importante de la vida y la muerte. Sabes que, no… Estás quedando como una villana por inacción. Basta de perder el tiempo”.

“¡Tú eres la que está perdiendo el tiempo!”

Arnett se levantó de repente. Enfrentada por la repentina subida de tono de ella, Lena se quedó sin palabras.

“¡¿Ya has tenido suficiente?! ¿Cuántas veces debo decir que no podemos hacer nada? ¡No podemos hacer nada para ayudar a esas personas!”

“¿¡Arnett…!?”

“Tenía a un amigo”.

La voz de Arnett se calmó de repente, como si su grito fuera una ilusión.

Era la voz débil de una niña desdichada, que se había perdido como resultado.

“Era el hijo del vecino. Mi padre y el padre de ese niño eran investigadores de la misma universidad, incluso amigos. Solía ​​jugar con ese niño a menudo. La madre de ese niño, toda la familia, tenía una habilidad extraña. Su tía, ese niño y su hermano, que era mayor por algunos años, podían sentirse entre ellos a pesar de que no estaban juntos”.

El padre de ella era un neurólogo, un investigador que analizaba las funciones cerebrales mientras los humanos interactuaban entre ellos.

La familia de ese niño era una experta en Inteligencia Artificial y anhelaba producir una Inteligencia Artificial que pudiera ser amiga de los humanos.

Por lo tanto, la investigación nunca causó daño a otros. Se ponían un sensor parecido a un juguete y hablaban con alguien más en otra habitación, representando un experimento que era más como un juego. Era aburrido de vez en cuando, pero Arnett insistió en seguir el juego e incluso participó en el experimento. Los que probaron primero los experimentos reales fueron estudiantes del laboratorio de su padre, básicamente todos ellos, con la esperanza de obtener créditos, y también para obtener los dulces hechos por su madre.

No hubo mucho progreso en la investigación, pero Arnett estaba realmente feliz.

“Pero todo terminó cuando comenzó la guerra”.

Ella ingresó a la escuela primaria, pero ese niño nunca llegó. En aquel entonces, la discriminación contra Colorata se había vuelto realmente terrible.

En la escuela, Arnett era intimidada, reprendida por tener un sucio amigo Colorata, y estaba realmente estaba molesta por eso.

Una vez que llegó a casa, encontró al niño esperándola en su casa, esperando jugar con ella, y ella descargó todas sus frustraciones en él.

Tuvieron una disputa. Ella se enfureció cada vez más, Sucio Colorata, y finalmente se liberó.

Ese chico nunca se veía realmente triste, sino confuso, ya que no entendía lo que ella estaba diciendo. Había una división entre ellos que ya no podía ser reparada, y fue causada por nadie más que ella misma. Enfrentado con este hecho, Arnett se estremeció.

Ella estaba aterrorizada. Totalmente aterrorizado.

Sus padres discutieron el asunto de ayudar a ocultar la familia de su amigo, y sopesar la amistad de su amigo con sus propios dispositivos de seguridad; cuando su padre le preguntó, ella respondió.

Probablemente su padre esperaba que alguien lo apoyara y ayudara a tomar una decisión. Sin embargo, ella señaló en la dirección opuesta.

No me importa ese niño. No me pondré en peligro solo por su culpa.

 

Al día siguiente, ese niño y su familia fueron llevados a un campo de concentración.

 

Todo lo que podía decirse a sí misma era que no tenía otra opción, que solo podía hacer eso desde el principio.

Sin embargo.

Arnett dio una sonrisa torcida. Ese debería haber sido el caso, entonces ¿por qué esta amiga en frente mío confía tanto en mí?

“Oye, Lena. Sigues actuando como una Santa pura, pero también eres una cómplice… piénsalo. ¿Cuántos 86 fueron asesinados por ese dispositivo RAID que llevas puesto?

“Espera.”

Experimentación humana…

“Las voces debían transmitirse, por lo que los animales no podían ser utilizados para los experimentos. Decimos que los 86 no son humanos, pero los usamos como humanos en este caso… tuvimos que obtener resultados lo antes posible y nunca pensamos en la seguridad de los que lo probaron en el diseño del experimento. Mi padre fue asignado para ser el jefe de esta investigación”.

Si bien el padre de Arnett nunca le había dicho nada, ella leyó sus archivos.

A la mayoría de ellos sus cerebros colapsaron debido a la carga excesiva, y perdieron sus personalidades, antes de morir en un dolor sin fin.

Los adultos fueron tomados como peones y soldados, y los que se usaron para experimentar eran todos niños.

A los 86 no tenían nombres, y se les administraba como números.

Por lo tanto, ¿los niños de la misma edad que ese niño, quienes murieron trágicamente en el laboratorio experimental en un determinado campo de concentración, incluyeron a ese mismo niño? Ni su padre ni nadie más podría afirmarlo.

“La muerte de mi padre no fue un accidente. Se mató él mismo.”

Él, que dejó a su amigo para que muriera, y personalmente causó las muertes y el sufrimiento de muchos más, sin duda moriría con más angustia que cualquiera de ellos.

Sí, eso era lo que su padre seguía repitiendo. No había manera de que pudiera haber implementado un valor equivocado por error.

Entonces yo, que dejé que ese niño muriera, compartía el mismo pecado. Así pensaba Arnett mientras se hacía cargo de la investigación de su padre.

Un Handler se suicidó. Los militares la hicieron investigar el dispositivo RAID del muerto. Una vez que escuchó que la causa podría estar relacionada con un solo procesador, de repente pensó.

¿Si hago que los militares traigan a ese procesador para investigarlo, ¿qué sucederá?

Si esa persona es una muestra experimental importante, puedo esconderlo hasta que termine la guerra. No es diferente al cautiverio, pero podrá vivir. Puedo salvar a alguien, incluso fuera solo uno.

Entonces pensó, y se sorprendió con ese pensamiento.

Porque en ese entonces, ella se negó a ayudar a ese niño.

Cuando oyó que la basura en el departamento de logística se negaba a llevar a cabo sus trabajos, soltó un suspiro de alivio. Mira, no puedo hacer nada después de todo. No puedo salvar a uno solo.

“Pero tú también eres igual”.

Fue cómico. Esta amiga frente a ella era demasiado amable, demasiado terca, y nunca pensó en estas cosas, sin saber cuán baja se reduciría la malicia de la humanidad.

“Tampoco puedes hacer nada, es porque sigues insistiendo en que sigan vivos y tienes que ordenarles que ‘mueran’, ¿no? Antes podrías haber jugado con ellos, dejarlos morir, pero ahora te has agachado tanto que prácticamente andas a rastras. ¡Todo es tu culpa!”

Lena se quedó sin aliento. Arnett se sentía completamente aliviada y, sin embargo, llena de culpa al ver que ese rostro de perlas se ponía pálido.

Nuevamente, cometí el mismo error.

De nuevo.

Agarró la taza y la arrojó con fuerza al cubo de basura. Era la tasa correspondiente que habían escogido y empaquetado juntas. La primera taza de café que se preparaba en esta sala.

La porcelana se hizo añicos, como un chillido en su débil corazón.

“Realmente te odio, Lena… no me hagas ver tu rostro de nuevo”.

A partir de ese momento, el Escuadrón Spear Head emprendió otras dos misiones de interceptación, y nuevamente, tres personas murieron.

Durante las dos misiones, las tácticas de <Legión> diferían enormemente de cualquiera de las que habían encontrado anteriormente. Se usaron los cañones de larga distancia, y las tácticas eran astutas, crueles y agudas. Shinn dijo que el enemigo tenía un “Pastor”. Desde que utilizó el cañón de larga distancia, permanecía en las líneas traseras, al mando, y nunca iba a las del frente.

Durante ese momento, Lena no pudo hacer nada. Ya fuera proporcionar fuego de cobertura o ayudar.

Y finalmente, ella recibió la orden.

 

“¿¡Una misión de exploración de larga duración para dirigirse a la parte más profunda del territorio controlado por el enemigo!?”

Una vez que vio el contenido de la absurda misión en el PDA, gimió.

Los participantes de esta misión serían todos los “Juggernauts” que habían sobrevivido desde la formación inicial del escuadrón.

El destino de esta misión era el final.

No había límite de tiempo. Durante la misión, si algún miembro se retiraba o regresaba, se considerarían como desertores y serían ejecutados inmediatamente.

Al mismo tiempo, todos los registros de los Para-RAIDs de los miembros, el inicio de sesión de sus unidades y los rangos militares de la República debían eliminarse.

Se les asignó un mes de suministros para esta misión.

Y también, todo el apoyo de otros escuadrones estaba prohibido, y no admitido.

… Era absolutamente absurdo.

De ninguna manera era una misión de exploración. Era simplemente para que entren en las filas enemigas y mueran sin sentido, solo que no lo mencionaba. Ni siquiera era una misión para empezar.

No podrían sobrevivir por más días, y mucho menos un mes. Con el continuo ataque, las fuerzas de exploración serían aniquiladas. Aún después de innumerables batallas sin sentido, iban a ser abandonados en el interior del campo de batalla, y morirían solos.

Lena apretó sus dientes con fuerza y se levantó bruscamente, ignorando la silla que se había caído.

 

“¿Me estás pidiendo que me retracte de la misión especial de exploración, Lena?”

“Por favor, tío Jerome. No podemos permitir que esto continúe”.

Lena bajó la cabeza desesperadamente ante su última esperanza, Carl-Stahl.

Mientras hacía sus investigaciones para detener esta misión, había aprendido que esta orden inútil era una “tradición” en el Ejército de la República que había existido y perdurado hasta el presente.

Spearhead no era el único caso. Estaba el Escuadrón Razoredge, el primer escuadrón de defensa en la primera zona de batalla del frente del sur, el Escuadrón Longbow, el primer escuadrón de defensa en la primera zona de batalla en el frente occidental y el Escuadrón Sledgehammer, el primer escuadrón de defensa en la primera zona de batalla a lo largo del frente de batalla del norte. Estos escuadrones fueron aniquilados en seis meses, y los pocos supervivientes fueron enviados a una misión de “exploración especial”, la tasa de supervivencia era de cero, sin excepciones. Verdaderamente, estaban enviando a todos los 86 que vivieron hasta el final al campo de ejecución final, solo para aniquilarlos.

Carl-Stahl miró el informe en sus manos.

“…Impresionante. Típicamente, solo uno o dos participarían en la misión especial de exploración. Eres la única Handler que podría mantener a un pequeño escuadrón participando en esto, así que le dije: no hagan nada innecesario”.

“…”

Es por ti que han vivido hasta hoy, por nada.

Ella recordó las palabras de Arnett, y se quedó aterrorizada. Sin embargo, apretó los dientes y suplicó.

“Por favor. La República… no podemos seguir cometiendo este error”.

“…”

“Como dijiste, la moral y la justicia pueden no ser suficientes para moverlos, pero ¿qué pasa con los beneficios para el país? Simplemente estamos perdiendo procesadores excepcionales, luchando por la fortaleza de la República, y beneficiando a la República, en lo que respecta a seguridad. Ya que eres tú, deberías poder debatir esto durante la Reunión de Defensa Nacional, o un debate abierto…”

Carl-Stahl frunció el ceño al escuchar a Lena salir. Luego habló lentamente, aun frunciendo el ceño,

“El gobierno republicano y su gente están pensando secretamente que eliminar a todos 86 será el mayor beneficio para la República, y el ejército de la República simplemente está aceptando este ideal. ¿Entonces por qué no piensas así?

“¿¡Qué…!?”

Ella estaba aturdida. Ignorando todas las formalidades, golpeó con sus manos el escritorio antiguo y se inclinó hacia delante.

“¿¡Qué dijiste!? Acabo de decir que esto es simplemente un desperdicio de fuerza y ​​conciencia por parte de la República”.

“Si quedaran los 86 con vida después de que termine la guerra, todo lo que les hicimos será criticado y remunerado. Detención forzada, confiscación de propiedades, servicio militar obligatorio, ¿alguna vez has pensado cuánto costaría todo? ¿Crees que los ciudadanos de la República ahora estarían de acuerdo en aumentar los impuestos a las pensiones?”

“…Eso…”

“Y si hay algún país sobreviviente cerca, ya hemos lastimado a sus compatriotas. Una vez que esto se revele al mundo, la República perderá su reputación y orgullo, y se verán avergonzados durante milenios como opresores… todas las consecuencias se pueden borrar, siempre y cuando los 86 mueran”.

Ella jadeó, y apretó los dientes. Ella recordó las palabras que Shinn dijo.

“¡Así que es por eso que nunca recuperan los cadáveres de los caídos en combate, y nunca los entierran…!”

“Sí. Y para agregar, no hay registros de los muertos, ya sea en los campos de concentración o dentro de los confines. Todos los registros personales de los procesadores muertos han sido eliminados. En el momento en que estén todos muertos, nunca habrán existido. Como nunca existieron, nadie puede decir que fueron oprimidos, y todos los hechos que socavan la fraternidad de la República serán nulos”.

“… Pensar que la gente de la República es tan cruel…”

Por alguna razón, la expresión de Carl-Stahl tenía un atisbo de angustia.

“Secretamente, esto es lo que todos piensan. Una pequeña minoría se atreve a decirlo, pero la mayoría lo ha permitido en silencio, ya sea por apatía o simplemente siguiéndolo, pero aun así, todos han estado de acuerdo con esto… este es el resultado del republicanismo del que estamos tan orgullosos, Lena. La mayoría de la gente esperaba sacrificar a los 86 para su propio beneficio. Como la gente así lo ha decretado, nosotros como soldados solo podemos vivir. ¿Qué piensas?”

Lena golpeó la mesa, que emitió un sonido contundente que se dispersó rotundamente en la habitación.

“¡El republicanismo definitivamente no se trata de sacrificar a unos pocos para el beneficio de muchos! Hay la necesidad de tratar a cada persona por igual, sin importar nada; esa es la enseñanza de nuestra bandera de cinco colores, y la constitución construida para este propósito, ¿verdad? Si no podemos hacer esto, ¿¡Cual es esta voluntad de la República!?”

En ese momento, los ojos de Carl-Stahl mostraron un gran brillo. Era un reproche de Lena, y también, un profundo resentimiento hacia algo vago y distante.

“Si no hay valores que valga la pena respetar en la Constitución, la Constitución sería solo un trozo de papel sin valor. Al igual que el revolucionario San Magnolia en el pasado, todo lo que el gobierno de la revolución necesitaba era su nombre e imagen, y después de que la monarquía fue derrocada, el Santo fue ejecutado en secreto en la cárcel”.

Lena se quedó sin aliento cuando escuchó ese tono rencoroso. Era la primera vez que oía la voz de su tío llena de una furia tan arraigada.

“¿Estás diciendo que esto es violencia? Por supuesto. Este es el resultado de dejar que las estúpidas personas hagan lo que quieran; dando poder político a aquellos que quieren un poder ilimitado y sin embargo no están dispuestos a soportarlo. Este es el resultado de la entrega de este poder político a animales que solo se preocupan por pisotear a los demás, y no consideran nada más que sus propios beneficios y deseos. Hablan tanto sobre el Santo, pero todo lo que hacen es manchar el nombre del Santo con su locura. ¡¿Qué más pueden hacer los perezosos y despreciables imbéciles que no sea más que el mal?!”

Este agitado Carl-Stahl de repente tuvo un cambio de tono, y dejó escapar un profundo suspiro, hundiéndose profundamente en su sillón.

“Lena, para nosotros los seres humanos, la libertad y la igualdad están demasiado lejos… probablemente inalcanzables”.

Los ojos de Lena no mostraron ninguna expresión. Solo podía bajar la cabeza hacia el hombre que una vez vería como su segundo padre, a quien ella admiraba. No tenía más remedio que soportar la condescendencia que se elevaba en su corazón.

“Todo lo que muestra es que has caído en la desesperación, y has intentado racionalizarlo… es un grave error ver a los inocentes perder la vida y no hacer nada, todo por este motivo”.

Carl-Stahl alzó la mirada hacia Lena. Sus ojos plateados estaban fatigados y  cansados.

“Esta esperanza de la que hablas, no puede salvar a nadie. Ni los ideales. Debido a que son tan exaltados, no nos afecta en lo más mínimo. Debido a que nuestros ideales, nuestras esperanzas, son incapaces de conmover a alguien… viniste a mí, ¿no es así?

Lena apretó los dientes. Él estaba en lo correcto.

“La desesperación y la esperanza son en realidad lo mismo. Son dos caras de la misma moneda, siempre se buscan, pero nunca se alcanzan”.

“…”

Pero incluso así, incluso si no tenía sentido, había la opción de esperar sus destinos.

Incluso si no tenía sentido, existía la opción de luchar contra el destino hasta el final. Las dos opciones difieren claramente.

Pero este hombre frente a ella nunca podría entender este punto, nunca.

Ahh, ya veo, entonces esto es desesperación.

“… Adiós, general de brigada Carl-Stahl”.

Al mismo tiempo que Lena recibió la misión especial de exploración, el Escuadrón Spear Head recibió las mismas órdenes, y todos comenzaron los preparativos sin decir nada más. Clasificaron los suministros arrojados desde el aire para la misión y se aseguraron de que todos los elementos necesarios en la base estuvieran en buenas condiciones, incluso el “Scavenger” que fue elegido para transportar los suministros. A los “Juggernauts” no se les podría hacer mantenimiento o reparación una vez comenzara la misión, por lo que el equipo de mantenimiento revisó a fondo todos los “Juggernauts”. Los procesadores, que no regresarían a esta base, revisaron sus pertenencias.

Los preparativos se resumieron en un informe y se presentaron a Shinn. El trabajo de este último consistía en verificar todos los artículos y asegurarse de que estaban en correcto estado.

Audreht, quien era competente en la preparación y asignación de suministros, se ofreció como voluntario para manejar el trabajo de preparación. El hangar parecía tan vacío cuando él y Shinn permanecieron en un rincón lleno de contenedores, afirmando tranquilamente que todas las revisiones fueron hechas.

“Raciones, paquetes de energía, municiones, repuestos, los cargamos todo justo como era necesario. Y para este estúpido líder de escuadrón, unas par extra de patas. Ya sabes cómo hacer algunas reparaciones simples, ¿verdad?

“Sí. Siempre las arruino”.

“Maldito mocoso, siempre con tus respuestas estúpidas… solo tienes una unidad. No luches de la misma forma ahora”.

Una vez que hizo que el viejo mecánico murmurara con una voz profunda y seria, Shinn simplemente se encogió de hombros. A pesar de que se le pidió que acatara, no podía lograr lo que era incapaz de hacer. Si no atacaba a las unidades enemigas, tendría problemas para salvar su propia vida.

“Ya es el final. ¿No puedes solo decir ‘entendido’, aún si es una mentira? Solo haz lo que te digo, ¿de acuerdo?

“Lo siento.”

“Dios mío, mocoso impertinente…”

Audreht resopló, y el silencio hizo señas en el espacio circundante. A Shinn no le molestaba esta atmósfera incómoda, mientras Audreht se rascaba el pelo blanco como el algodón y hablaba,

“… Shinn. Una vez que hayas terminado todos los preparativos, llama a todos los chicos aquí. Tengo algo que decirles varias cosas”.

Shinn era un poco escéptico, e inclinó la cabeza hacia el sombrío rostro de Audreht protegido por sus gafas de sol. ¿Qué dirás? Estaba a punto de preguntar, pero el Para-RAID se activó, y solo pudo tragarse sus palabras.

“… Capitán Nouzen”.

“Comandante. ¿Qué pasa?”

Shinn respondió, señalando que estaba ocupado. Audreht asintió y se fue.

“… La misión especial de exploración me ha sido entregada”.

“Afirmativo. Los preparativos avanzan sin problemas y sin retrasos. ¿Hay algún cambio en la situación?”

A diferencia del tono extrañamente sombrío de Lena, Shinn era tan indiferente en su respuesta como de costumbre, como si acabara de recibir otra orden típica. Una vez que escuchó la insensibilidad de ese tono, Lena apretó los dientes.

“Me disculpo. Dadas mis capacidades actuales, realmente no puedo retirar las órdenes”.

Lena frunció los labios. Un momento después, finalmente tuvo suficiente y habló.

 

“Por favor escapen. No tienen necesidad de cumplir esta estúpida orden”.

Ella estaba completamente avergonzada de su propia incompetencia. No podía retractarse de esta absurda orden, y solo podía dar un consejo tan irresponsable.

Su respuesta se mantuvo estable y serena. Era una pregunta, pero en esencia, era una negación.

“¿A dónde?”

“…”

Ella lo sabía. No había ningún lugar al que ir. Incluso si lo hubiera, no sobrevivirían. Con tan pocos de ellos, no podían garantizar la más básica de las comidas. Era obvio.

Ninguna persona podría sobrevivir sola. Por lo tanto, la gente se reunía, formando aldeas y ciudades, y construyendo países.

El establecimiento destinado a sustentar la subsistencia humana iba a condenarlos a muerte.

Había una ira inexplicable que se incrementaba en el corazón de Lena, y ella exclamó:

“¿¡Por qué estás, siempre así…!?”

No soportaba verlo aceptar su muerte tan cruelmente, como un prisionero declarado a muerte que había admitido su culpa, ¡aunque nunca hubiera pecado!

“Porque no hay nada por lo cual guardar rencor. Todos mueren, y moriremos antes que otros. Apuntar con el dedo no va a cambiar eso”.

“¡Pero no puedes estar diciendo eso! ¡Los matarán! El futuro de ustedes, sus esperanzas, incluso sus vidas serán quitadas sin razón, y sin embargo, ¿no tienes rencor alguno? ¡No hay forma de que esto pueda suceder!

Shinn hizo silencio cuando escuchó su voz llorosa. Después de un rato, finalmente habló, con una mueca en su voz.

“Comandante, no nos estamos enviando nosotros mismos a la muerte”.

Su voz no tenía ningún sentido de anhelo o desgana, en cambio sonaba nítida y clara.

“Hasta hoy, hemos sido encerrados y atados aquí. Sin embargo, todo va a terminar. Finalmente podemos dirigirnos a un camino que podemos esperar, al lugar distante que estamos esperando. ¿Puedes por favor no menospreciar la preciosa libertad que tenemos aquí?

Lena siguió negando con la cabeza. Eso no era libertad. La libertad real está permitida por la ley y no se entromete en los derechos de los demás. El deseo de ir a cualquier parte, hacer lo que quieran, o la libertad de pensamiento sin impedimento alguno, esta libertad es un derecho que cualquier persona debería tener.

Elegir su cementerio el día siguiente, elegir el camino hacia la muerte. Tales elecciones limitadas seguramente no podrían considerarse libertad.

“E-Entonces, al menos, por favor no luchen. Deberían saber dónde está eso, para poder evitarlos y seguir adelante de manera segura…”

“Eso es imposible. Aún si sabemos dónde están, es imposible que podamos pasar sin que no nos noten. Para poder continuar, debemos luchar… ya somos conscientes de eso”.

Por un momento, Shinn sonrió.

No estaba diciendo que lo sabía, sino que estaba ansioso por hacerlo.

Lena finalmente bajó los ojos, incapaz de soportar esto. Así,

“-Quieres pelear con tu hermano, quien está allí ¿verdad?”

El silencio se detuvo. Finalmente, Shinn suspiró con cierta frustración.

“… ¿Por qué es que siempre notas cosas tan inútiles?”

“Claro que lo hago. Es por eso.”

Cuando él dijo que estaba buscando al difunto Ray y al “Pastor” en la primera zona de batalla, Shinn mostró una sonrisa fría y rota, como la que tiene ahora.

El propio Shinn podría no haberse dado cuenta. Así como uno no notaría su propia expresión facial, él podría haber sido el único que nunca notó los pensamientos en el fondo de su propio corazón.

Miedo, furia, persistencia, impulso, innumerables emociones se entrelazaban, formando una cuchilla despiadada y maníaca dirigiéndose hacia él.

No era anticipación, sino todo lo contrario.

“Con mucha más razón no puedo permitir que pelees. Incluso si es así, luchar contra tu propio hermano es…”

“Mi hermano es un ‘Pastor’. No podemos evitarlo”.

Su voz era dura y malévola. Era la primera vez que oía una voz llena de furia por su parte.

“Capitán.”

“Si estás dispuesta a comandar, por favor no te sincronices con nosotros… Raiden y Kaie deben habértelo dicho innumerables veces”.

Ella escuchó el tono helado y suspiró. Esta intensidad de Shinn se sintió solo por un momento, y luego, dejó escapar un largo suspiro, volviendo al habitual tono indiferente.

“… Comandante, ya no tienes que mandarnos más”.

“Eso…”

“Corregiré lo que acabo de decir… No quiero que escuches las últimas palabras de mi hermano”.

No quería que Lena, la chica que solo conocía las manos y sonrisa bondadosa de Ray, escuchara la voz de maldiciones y malicia.

“…”

“Y otra cosa. Más al oriente desde aquí, más allá de la frontera, ya no hay voces”.

Sonaba como si estuviera insensiblemente mencionando algo que acababa de olvidar.

O tal vez, estaba hablando deliberadamente con ese tono, para ocultar algo.

“… Capitán Nouzen”.

“Tal vez ese es el rango de audición máximo para mí, o tal vez hay otros sobrevivientes al otro lado. Si es lo último, la República probablemente se salvará antes de que sea aniquilada… sin el ‘Pastor’, habrá confusión por el momento, y podremos ganar algo de tiempo hasta entonces. Así que, por favor, espera hasta entonces, comandante.

Su tono permanecía vacío y helado, pero había un gran deseo detrás de ello. Al oír sus palabras, Lena solo pudo apretar los puños.

Durante la batalla de intercepción ese día, Haruto fue asesinado.

Era la primera vez que Lena no había tomado el mando, desde el principio hasta el final de la batalla.

 

Y así, llegó el día de emprender la misión especial de exploración.

 

Abordaron los “Juggernauts” y activaron el sistema, mostrando líneas de mensajes y resultados de comprobación en la pantalla. La pantalla secundaria mostraba la cantidad de aliados. Raiden lo miró y resopló.

“Cinco de nosotros, ¿eh? Qué mal para ese Haruto”.

Si hubiera podido sobrevivir otros dos días, podría haberse unido a su desfile hacia el paraíso.

Podía escuchar un suspiro de Seo a través del comunicador sincronizado.

“Al final, la Comandante nunca nos contactó, ¿eh?”

“¿Qué? Parece que estás muy solo, Seo.

“No, para nada… pero”.

Seo inclinó levemente la cabeza.

“Tal vez estuve un poco preocupado. Más o menos.”

“Dado que ella nos ha acompañado hasta este punto, supongo que podría haberse despedido”.

“Bien, siento lo mismo, Anju. No importa si está por aquí, pero si lo estuviera, podría haber dicho algo”.

“Ya es suficiente. Le dijimos a ella muchas veces que no se preocupara por nosotros, y ahora finalmente la hemos logrado. ¿No está bien?

Krena parecía un poco molesta cuando lo dijo. Seo y Anju estaban conteniendo la risa, ¿qué hay con eso? E hinchó sus mejillas en respuesta.

Raiden dio unos pequeños golpes en la pared interior de su cabina, aceptando discretamente. Nunca esperó que Lena los volviera a contactar desde ese incidente. No creía que se retiraría en este momento… pero podría haber estado en silencio debido a una estúpida culpa.

Quería decirle algunas palabras… pero ya no importa.

Se realizaron las últimas revisiones y las unidades se activaron. Las pantallas parpadearon varias veces antes de que se encendieran, y en el monitor apareció el equipo de mantenimiento que había pasado tiempo con ellos durante medio año. Aunque sabían que los de afuera no podían verlos, todos bajaron la cabeza profundamente.

Fido esperó en silencio en la parte posterior de la procesión. Llevaba un mes de provisiones, artículos de primera necesidad y otros cinco contenedores de municiones instalados en sus patas, asemejándose a un ciempiés.

Por lo tanto, todos estaban listos. Una vez que dieran el siguiente paso, no podrían retroceder. Una vez que comenzara la operación, sus rangos militares, junto con los registros de inicio de sesión almacenados en el cuartel general del ejército de la República, serían borrados por completo, y el mensaje de inicio de sesión como registro del Handler al mando sería borrado al mediodía, o tal vez sería incapaz de conectarse una vez que salieran del área de la jurisdicción. Una vez que retrocedieran, se encontrarían con fuego republicano, y solo podrían ir hacia la tierra de la muerte, hasta que ellos mismos murieran.

Por alguna razón, aún cuando se enfrentaba a un futuro así, Raiden estaba excepcionalmente calmado.

Cuando fue asignado por primera vez a este escuadrón, ya estaba preparado para esto.

En aquel entonces, Daiya todavía estaba vivo, y estaban los seis. Estos seis abordaron un carguero de transporte desde sus respectivos escuadrones antiguos, y conoció a Kaie, Haruto y Kino en este campamento. Los miembros tenían una foto conmemorativa de ellos juntos y la pegaron en el libro de escuadrones. Cada vez que se cambiaba de escuadrón, tomaban fotografías de nuevo. Todos tenían papeles que contenían sus números, parados frente a la pared con los registros como prisioneros. Una vez que el escuadrón se disolviera, todos sus datos serían abandonados, y sus fotos probablemente serían eliminadas en esta noche, ni una sola permanecería. Una vez le suplicaron a un soldado de aspecto amable que les tomara una foto… ¿pero cuánto tiempo permanecería?

Esa noche, todos se mantuvieron unidos e hicieron un juramento.

Incluso si fueran ridiculizados como cerdos, nunca caerían ni convertirían en cerdos. Lucharían hasta el final, hasta el último hombre.

No está mal. Nos las arreglamos para sobrevivir hasta que quedamos cinco.

Se rió entre dientes, y naturalmente pensó en su líder de escuadrón, “Undertaker”, junto con la marca que estaba grabada en su unidad, el esqueleto sin cabeza levantando una pala. Simbolizaba al Dios de la Muerte, su Dios de la Muerte, que había llevado al escuadrón hasta este punto, y permanecía con ellos en la vida y en la muerte.

Los acompañaba la pequeña tumba de aluminio, junto con los otros 576 caídos en combate que él había sepultado hasta este momento.

Raiden sintió que Shinn abría sus ojos rojos ligeramente cerrados, y escuchó una voz tranquila.

“Vámos.”

 

Al escuchar esa voz suave, se despertó de su fase de espera.

Ya se acercaba. Todavía está lejos, pero estaba cerca. Después de buscarlo durante tanto tiempo, finalmente se encontrarían nuevamente. Para este propósito, había esperado por un largo, angustioso y temeroso tiempo, listo para atacar.

No podía esperar. Esta vez, quería darle la bienvenida. Sin duda, esta vez.

 

La voz de los fantasmas que persistían en las orejas de Shinn se hizo más fuerte de repente, y comenzó a moverse. Aquellas voces se juntaban, como un maremoto arrasador que envolvía la tierra, acercándose a ellos.

Los plateados Eintagsfliege ante las tropas se agrupaban, cubriendo todo el cielo, y el sol se oscureció como resultado.

“… Shinn”.

“Sí.”

Raiden siseó, y Shinn lo notaba tenso. El enemigo estaba justo delante de ellos, en el camino que habían elegido. Si hubieran tomado un camino diferente, el enemigo se ajustaría en consecuencia y avanzaría.

… Era de esperarse. Si Shinn podía escucharlo, naturalmente, el enemigo también podría escucharlo.

Después de mirar el paisaje, eligieron un camino de poco perímetro. Como no podían evadir, eligieron un lugar donde fuera más fácil luchar.

La pantalla del radar mostraba señales de las posiciones enemigas. En un instante, los puntos luminosos en el radar aumentaron en número, casi superponiéndose uno sobre otro, y su camino hacia adelante estaba cubierto de blanco.

Pasaron por las colinas, y llegaron a un tramo de pastizales y bosques, el bosque está a la izquierda.

Ante sus ojos había un tramo interminable de ejército.

Liderando el frente estaba la Vanguardia de los Ameise. Los Löwe y el Grauwolf se mezclaban en el cuerpo blindado dos kilómetros atrás, y más atrás estaba la segunda horda, con una tercera horda que apenas se podía ver detrás. El equipo de artillería de Scorpions probablemente estaba detrás de ellos. Parecía que toda la armada de la primera zona de batalla estaba delante de ellos.

Entre ellos, la atención de Shinn fue atraída a un Dinosauria que estaba siguiendo a un Ameise.

Tenía al menos cuatro metros de altura, el doble del peso de un Löwe. Estaba cubierto con una armadura impenetrable, sus ocho patas proporcionaban una cantidad asombrosa de movilidad y explosividad, como un crucero de batalla terrestre. El enorme cañón de 155 mm y el cañón coaxial secundario de 75 mm apuntaban hacia ellos, las dos ametralladoras pesadas de 12,7 mm sobre su cuerpo parecían juguetes en la enorme bestia de acero.

Aún sin escucharlo, Shinn sabía que el “Pastor” estaba liderando esta armada. No establecía al ejército en todas las rutas posibles, y predijeron el camino ellos que elegirían, estableciendo un campamento allí. Era imposible para las “Ovejas” analizar las condiciones y predecir dónde procedería el enemigo.

Y este “Pastor” estaba escondido en la parte más profunda de la primera zona de batalla.

“… Shinn”.

Esa voz profunda era la evidencia crucial que necesitaba. Shinn recordó esa voz muy bien, y nunca pudo olvidarla. Era lo último que había escuchado cuando estaba vivo, esa voz, esas palabras.

La misma voz lo estaba llamando.

Shinn mostró una leve sonrisa. Entonces apareciste… finalmente, estoy justo delante de ti.

Esa sonrisa era como una cuchilla de hielo, enloquecedora, aguda y cruel.

 

“Te encontré, hermano”.

 

Capítulo 8 Capítulo 10

Anuncios