Fire girl c19

Anterior capítulo – Próximo capítulo

Capítulo 19

El punto de llegada de Homura y Misasagi-senpai no fue ni la Sala de Transporte ni algún otro lugar en el edificio del club.

Estaban en el tejado del edificio del club. Es decir, varios metros en el aire por encima de él.

La primera en saludarlas fue Ameno, quien estaba en el techo en el momento.

Después de escuchar el grito de Homura y mira afuera de la puerta de la cúpula de observación astronómica, Ameno corrió al trote y habló con una voz que carecía de cualquier urgencia o tensión.

“Bienvenidas de nuevo. Regresaron mucho antes de lo previsto. Pero ¿por qué aquí?”

Homura se puso de pie mientras se frota su trasero.

El presidente del club, estaba de rodillas en un estado de hundimiento a su lado.

“E-Estamos de vuelta, Ame-chan… Llama a la sensei. E-Es una emergencia”.

“S~si. Le estoy enviando una llamada para que despierte en este momento. Por favor, esperen un poco”.

Ameno ladeó la cabeza con perplejidad.

“… ¿Sólo tú y la presidente del club, Homura-san? ¿Dónde está Takumi-san?”

Ameno dio un vistazo a la azotea inquietándose y luego se inclinó sobre la barandilla para mirar hacia abajo en el patio de la academia.

Ya era tarde en la noche, no había nadie para que fueran vistas en los terrenos de la escuela. La única iluminación para ser visto provenía del edificio del club.

Ni Homura ni senpai respondían a la pregunta de Ameno.

“Algo pasó, ¿eh?”

El sonido de pasos apresurados se acercaba desde la escalera, y Fujimori-sensei saltó a la azotea. Al parecer, no había ido a la cama aun, esta vez.

Mirando por encima a las agotadas y maltratadas Homura y senpai con varias piezas faltantes de su equipo, Fujimori entendió inmediatamente que habían hecho una retirada de emergencia.

Ella apretó los labios y miró por encima de las dos con una expresión tensa.

“¡Sensei, Touya-kun estaba-!”

Homura le imploró a Fujimori.

“Bien hecho por volver a casa, Hinooka…… ¿Misasagi?”

Fujimori miró a la presidente del club, que todavía estaba de rodillas y con la cabeza colgando.

Finalmente alzó la vista hacia Fujimori y dio su informe con una expresión de dolor.

“Hinooka-san, y yo, fuimos las únicas, en volver…”

Ameno se quedó sin aliento.

“Por favor envía una, solicitud de rescate. Touya-kun esta, en peligro”.

“Entendido. ¿Sabes la ubicación específica donde ha quedado varado?”

“Lo sé-ah, la cámara…”

Cuando volvió a mirar por encima de su hombro, Homura se dio cuenta de que había perdido su bolso. Debe de haberse caído cuando corría colina abajo.

“Umm~, creo que estaba cerca del centro del territorio sin mapas que suponía ser para investigación…”

“Está bien. Dime los detalles mientras nos movemos”.

Fujimori también era consciente de que no podían perder ni un segundo de tiempo en este momento.

Las cuatro abandonaron el edificio del club y se dirigieron al estacionamiento de la escuela, donde luego se metieron en el Mini-Cooper de Fujimori.

“Hinooka, ponte en contacto con Koma- la presidente del club Kamikoma y dile que vamos a recogerla. Es más rápido si sólo tenemos que pasar por allí brevemente”.

Fujimori lanzó un terminal en los asientos traseros, donde Homura y senpai estaban sentadas, y Homura frenéticamente lo atrapó.

“S-sí.”

“Ameno, llama al profesor Tanakura de la Academia Hiyoshizaka.”

“Hirosuke-san, ¿verdad? Bueno, es cierto que puedo actuar como un teléfono con manos libres usando mis funciones internas, pero no es precisamente agradable que lo hag-”

“Sólo date prisa y llámalo.”

“Ya lo hago.”

Ameno conectó la llamada al otro lado, mientras que se quejaba, “supongo que esto me convierte en un verdadero teléfono Android.”

Mientras tanto, el Mini-Cooper atravesaba la carretera por la noche.

La casa de la presidente del club Kamikoma estaba aparentemente en la ruta hacia la Academia Hiyoshizaka.

“……”

Homura estaba preocupada por senpai a su lado, quien había estado con la cabeza colgada sin decir una palabra desde que entró en el coche.

“… Ah, ¿Koma-senpai? La verdad es-”

Homura logró llamar a Kamikoma y explicarle la solicitud de rescate de Touya, que se había quedado atrás en Nutella, y Kamikoma comprendió y aceptó de una manera sorprendentemente tranquila.

Fujimori-sensei también se contactó con el asesor del club de Hiyoshizaka y parecía haber dispuesto un plan para reunirse en su Academia.

Después, Ameno le pasó consola de juegos portátil con Homura.

“Hmm? ¿Qué es esto?”

“Contiene un mapa conjetural del territorio sin mapeo donde estuvieron. Te lo mostramos antes de que salieras, ¿recuerdas? Si puedes recordar la ruta que tomaron a través de él y el lugar donde realizaron una retirada de emergencia, por favor márcalo allí”.

“Está bien. Marcaré todo lo que pueda recordar. ¿Qué vamos a hacer con el mapa después?”

“Vamos a darle los datos al Club de Exploración de la Academia Hiyoshizaka.”

Homura asintió comprendiendo, pero cuando pensaba en cómo podría llegar a confiar el rescate de Touya en otra persona, se sentía sola a pesar de comprender la necesidad.

Mientras que se acercaba a la carretera, Fujimori veía en su espejo retrovisor.

“Misasagi, ¿cómo están tus lesiones?”

Al escuchar esas palabras, Homura se sorprendió al recordar el estado de senpai.

“A-Así es, senpai. ¿Tus lesiones… quien las trató?”

Homura miraba las vendas alrededor del abdomen de senpai dolorosamente.

“…Estoy bien. Por el, momento, de todos modos. No hay señales de infección, aun así”.

“Cuando llegamos, tienes que ver a Tanakura. Las heridas por las garras de bestias pueden ser bastante problemáticas. Incluso si la resistencia de tu cuerpo aumenta cuando estás de Nutella, ha habido casos en los que los investigadores se enfermaron después de regresar aquí”.

“…Sí.”

“Sensei, las lesiones de senpai no fueron por los lobos. Fue cuando ella me protegió de la explosión”.

“De cualquier manera, ella tiene y que ser tratada.”

“Hirosuke-san es un médico, después de todo.”

“… ¿Hirosuke-san es el asesor del Club de Exploración de Hiyoshizaka?”

“Está bien. Es un ex investigador que era parte del mismo grupo que Chiayu-san. Él es también el ex novio de Chiayu-san”.

Fujimori tragó saliva.

Homura agarró la parte posterior del asiento delante de ella y se inclinó hacia delante mientras le preguntó a Ameno con duda.

“… Por ex-novio… ¿te refieres a que Mori-chan es una divorciada?”

“¡Nunca fue mi novio o mi cónyuge! No desvíes el tema en un momento de emergencia como éste”.

Mientras charlaban así, el Mini-Cooper llegó a un distrito residencial y se detuvo frente a la casa de Kamikoma.

Kamikoma, iluminada por los faros del coche, ya había terminado de prepararse y los esperaba en la puerta principal.

“Estamos en deuda contigo por esto, Koma.”

“No, no, estamos del mismo lado.”

Kamikoma subió valerosamente en los asientos traseros, llevaba una caja grande  de instrumentos y de aspecto robusto en su espalda.

“Gracias por venir. Koma-senpai-¿ese es tu saxofón?”

“No, esto es un laúd. Es mi arma personal”.

“¿Quieres que abramos el maletero para ponerlo ahi?”, Preguntó a Fujimori.

“Ah, no, yo lo llevaré. El baúl de Chiayu-san es un completo desastre, después de todo”.

“Te puedo meter en el maletero si quieres, sabes.”

“No soy tan curiosa.”

Sonriendo irónicamente, Kamikoma le entregó la caja a Ameno.

Después de que Kamikoma pasara sobre las rodillas de Homura y se sentara en el centro de los asientos traseros, el coche reanudó el viaje.

Kamikoma se preocupó por la decaída de Misasagi.

“Mayo, ¿estás bien?”

Misasagi asintió débilmente.

“…Todo bien. Entonces, ¿Homura, puedes explicar la situación lo mejor que puedas?”

“S-sí. Lo que paso fue-”

Durante su corto viaje a la Academia Hiyoshizaka, Homura resumió la serie de eventos desde el momento en que habían recibido el ataque por sorpresa hasta cuando tenían que hacer con pesar una retirada de emergencia.

Ella explicó cómo su campamento base había sido destruido a fondo y como habían sido capturados en una trampa mientras el enemigo acechaba.

Ella explicó la forma en que de repente habían sido atacados por los lobos, como estos lobos habían sido dirigidos por una joven, y cómo senpai había sido herida y luego secuestrada por ellos.

Ella explicó cómo pensaba que la muchacha podría ser una niña perdida que desapareció hace tres años.

Ella explicó cómo habían tomado una ruta completamente diferente de lo que habían planeado y entraron en una zona sin mapeo.

Ella explicó cómo se habían encontrado una Nutelliana, una bruja hostil dentro del área no asignada.

Y explicó cómo, después de ser atacados por la bruja y huyendo de ella, Homura terminó siendo obligada a abandonar Touya en Nutella y poder regresar a la Tierra con senpai, quien había logrado escapar con seguridad de su captura.

Tanto Kamikoma y Fujimori-sensei escucharon con atención el informe a ritmo rápido de Homura sin pausas, simplemente haciendo las preguntas requeridas mínimas de vez en cuando.

“Haaah…”

Después de escuchar todo, Fujimori agarró al volante y dejó escapar un gran suspiro.

“… Mis compañeros y yo también nos vimos envueltos en un montón de problemas y escándalos durante nuestras investigaciones en nuestra época, pero lo que pasó con ustedes es incluso peor que todo eso.”

“¿Eh?”

“Está bien. Para resumir, este es un gran incidente que podría sacudir toda la Tierra”.

Kamikoma también asintió con la cabeza.

“Las cosas van a volverse un gran lío caótico después de esto.”

“H-Haa…” Homura vagamente respondió con un encogimiento de hombros.

“¿Así es?”

Ameno, quien no parecía captarlo tanto como Homura, actualmente estaba haciendo una consulta a la policía con detalles sobre el incidente de la menor desaparecida después de conocer el nombre de la chica que le dio Homura.

Kamikoma se cruzó de brazos y habló.

“Dado que habrá la necesidad de traer de vuelta con nosotros a Touya y a la niña cuando volvamos a la Tierra… Sólo vamos a ser capaces de enviar a tres personas a Nutella.”

“¿S-Sólo tres? ¿Pero el Club de Exploración de Hiyoshizaka no tiene una gran cantidad de miembros-? ”

“Lo siento, ese es el límite con la cantidad de energía mágica que tenemos actualmente cargada en nuestros anillos de transporte. Podría llevar a una persona más, si esperamos otros tres días, pero no tenemos esa clase de tiempo.”

Después de haber sido informada de eso, Homura sólo pudo asentir dócilmente en respuesta. Si esperaban tres días aquí en la Tierra, dieciocho días pasarían de Nutella en el transcurso.

“Sólo tres, ¿eh? Eso va a hacer las cosas bastante difíciles… Voy a dejarte la selección de los miembros, Koma,” Fujimori declaró.

“Sí. Voy a hablar con el asesor de nuestro club”.

Fujimori asintió con la cabeza.

Entraron en el área metropolitana de Honmachi.

Cuando llegaron a la Academia Hiyoshizaka, mientras que miraban de reojo a los relativamente pequeños terrenos de la academia hechos de pavimento de caucho de uretano, un automóvil de ocho puestos ya había llegado al estacionamiento de la escuela.

“Koma-senpai, ¿ese auto pertenece al profesor Tanakura, tu asesor del club-?”

“Sí.”

De repente, un hombre gigante lo suficientemente grande como para llenar tres puestos por él mismo se bajó del asiento trasero del coche aparcado temporalmente. Era tan grande que, en el instante en que se bajó, el coche temblaba por la liberación de su gran peso.

“¡Grande… muy grande!”

Cuando Homura y los otros dejaron su coche y fueron a verlo, Homura no pudo evitar hablar descortésmente con temor.

El hombre tenía una vista severa que los miraba con los ojos casi cerrados. Sus patillas hirsutas le daban una imagen salvaje. Si Homura lo hubiera encontrado solo en una acera en medio de la noche, ella podría haberse echado a llorar.

“Este es el vicepresidente del club, Taga Taichi. Él es un estudiante de segundo año”.

El hombre llamado Taichi inclinó ligeramente la cabeza. Frente a este gigante que estaba de pie en medio del estacionamiento en la noche, Homura logró darle la bienvenida a pesar de estar sorprendida.

“E-es un gusto en conocerte. Umm, soy Hinooka Homura”.

“Ussu,” respondió Taichi en reconocimiento.

En comparación con su poderosa apariencia, su expresión tranquila y dócil causó una gran impresión.

img028

“Chiayu-”

“¡Kyah!”

Fujimori-sensei saltó de un brinco cuando oyó que la llamaron.

Alguien con la bata blanca de un médico apareció desde el asiento del conductor del otro coche.

Era el profesor Tanakura, un hombre con una contextura pequeña y regordeta.

Se dirigió hacia el resto de ellos, con cara de preocupación.

“¿Así que Touya-kun es el que quedó varado?”

“S-sí, pero la situación es muy complicada.”

“Está bien. Voy a escuchar los detalles en el salón del club. Debería llamar al resto de los otros miembros del club también”.

“Gracias.”

Todavía con sus gafas de conducción, la Fujimori vacilante asintió e inútilmente reajustó sus gafas.

Aunque esta debería haber sido la primera vez que Homura se reúne con él, se sentía como si lo recordara de alguna parte, y por supuesto, era una de las personas dentro de la foto en el escritorio de Fujimori-sensei.

“Misasagi-kun. Y Hinooka-kun. Buen trabajo al volver sanas y salvas”.

“N-No, no fui capaz de hacer nada por mi cuenta.”

Ella no podía competir con estas personas, que habían respondido a esta repentina llamada para reunirse en la noche, sin ninguna indicación de desagrado. Su virtuosidad le atravesó el corazón.

El grupo de siete personas compuesto de miembros del Clubes de Exploración de dos academias diferentes caminaban hacia la entrada de la escuela y se dirigian hacia el edificio del Club de Exploración dentro de los terrenos de la escuela.

Esta era la primera vez que Homura visitaba la Academia Hiyoshizaka. Ella realmente deseaba haber podido venir aquí a jugar en un momento más tranquilo.

“Tengo que llamar a los padres de Touya.”

“Sí. Y tengo que informar al jefe de la sede local”.

Mientras caminaban por el pasillo de la escuela, Fujimori murmuró con una expresión amarga y Tanakura asintió con la cabeza.

“En nuestros días, las reglas y los procedimientos eran a menudo ignoradas. Y ahora somos los que acompañan a los más jóvenes, “Tanakura comentó con pesar.

Haciendo caso omiso de la conversación entre los maestros, Kamikoma volvió a mirar a Homura y Misasagi.

“Vayan a usar las duchas de aquí, las dos.”

“¿Eh? Pero no tenemos tiempo-”

“Ambas están cubiertas de barro y un completo desastre, ¿sabes? Lo digo como alguien que estuvo atrapada entre ustedes dos en el coche”.

Cuando lo ponía tan francamente, Homura finalmente fue consciente de su terrible estado y le dio vergüenza.

Al enterarse de eso, Tanakura volvió a mirarlas, en particular los vendajes alrededor del abdomen de Misasagi, e hizo una pregunta.

“Misasagi-kun, ¿recibiste esa herida externa en Nutella?”

“Así es, ella ha estado actuando tan serena que se olvidó de eso,” dijo Kamikoma en respuesta.

“Ella realmente puede ser complicada de esa forma, caray.”

Fujimori llegó a una parada en una bifurcación en el pasillo que daba al patio, y señaló una ruta mientras se acercó a acompañar al senpai por el otro pasillo.

“Todos ustedes sigan adelante al edificio del club. Debe haber un cuarto de ducha allí”.

De repente, Ameno dio un paso adelante y se aferró a senpai.

“Ah, voy a acompañarla, Chiayu-san,” sugirió Ameno.

“Ya veo… Entonces lo dejo en ti. Misasagi, ven una vez que hayas terminado de ser tratada”.

“…Sí.”

Asintiendo, senpai se dirigió a la enfermería en compañía de Ameno y Tanakura-sensei.

Homura observó como senpai partía, sintiéndose sola mientras lo hacía.

Por supuesto, Misasagi-senpai no estaba realmente serena en lo más minimo. Ella no había dicho nada en el camino hasta aquí.

El otro grupo reanudó en dirección al edificio del club.

“Sensei, Mayo está-”

Kamikoma le dio un vistazo a Fujimori, quien todavía tenía una expresión amarga.

“… ¿Senpai va a estar bien?”

Homura no le hizo esa pregunta a nadie en particular por lo que llegaron al edificio del Club de Exploración de Hiyoshizaka, que había sido remodelado audazmente de las aulas ordinarias. Ella se olvidó de observar el edificio del Club de Hiyoshizaka, el cual ella estaba viendo por primera vez.

Fujimori, quien normalmente gasta una broma amistosa en un momento como este, se mantuvo en silencio.

“……”

Kamikoma se sentó en una silla de oficina en la sala de espera y daba vueltas en el asiento. El gigante Taga se quedó en silencio detrás de ella como un guardaespaldas. Eran verdaderamente una presidente del club y un vicepresidente incomparables.

“… Esta no es la primera vez que Misasagi ha experimentado un accidente con una retirada de emergencia.”

Kamikoma comenzó a hablar poco a poco.

“Ocurrió durante el otoño del año pasado. Inari todavía estaba en aquel entonces. Estaban investigando un cierto conjunto de ruinas, pero Mayo estaba demasiado absorbida en eso. Ella estaba impaciente por hacer un logro y calculó mal cuando retirarse. En aquel entonces, los que fueron dejados atrás en Nutella fueron Mayo e Inari”.

“……”

Fujimori permaneció en silencio mientras escuchaba.

“Inari tenía un precioso familiar. Y perdió ese familiar debido a un error de Mayo”. (N.T: Se refiere a una especie de espíritu animal que ayuda a los magos)

“¿Las dos… eran mejores amigas?”, Preguntó Homura.

“Sí”, dijo Kamikoma con un gesto profundo. “Todavía no puedo creer que su amistad se rompiera. Lo que sucedió en aquel entonces dejó una herida profunda en los corazones de ambas Mayo e Inari que todavía existe incluso ahora”.

“Misasagi es…”

Fujimori habló con un tono sombrío.

“Misasagi es el tipo de persona que puede soportar cualquier dolor si lo carga sola. Pero-”

Fujimori repente miró a Homura.

“Si algo le sucede a Touya… No, teniendo en cuenta la situación, no hay manera de que él salga ileso. Si algo sucede en Nutella que haga que sea imposible que Touya continúe como miembro de la exploración del Club… ”

Si sucede algo que ponga en peligro su vida

“Misasagi no podría soportar perder ningún compañero más. Su miedo tomaría el control y la haría incapaz de tomar decisiones seguras después. Ella dejaría de ser una investigadora”.

FIN DEL CAPÍTULO 19.

c19

Anterior capítulo – Próximo capítulo

Anuncios