Fire girl c20

Anterior capítulo – Próximo capítulo

Capítulo 20

 

Touya se despertó en un suelo de piedra.

Su apático sueño fue quitado por el frío en el aire y el entumecimiento de sus extremidades.

Había un olor a polvo aquí similar al del sótano del campamento base. El aire también se sentía húmedo.

En el espacio oscuro, diversas herramientas de supervivencia se encontraban en el suelo de una manera desordenada.

También podía ver débilmente los contornos de varios objetos de herramientas similares cuyo fin no pudo adivinar y el hecho de que él pudiera verlos significaba que no era de noche en este momento.

-Es como si estuviera en medio de un sueño doloroso.

Estas palabras, dichas por alguien con él antes, volvieron a surgir en su mente.

Había rastros de lágrimas secas que quedaron en las esquinas de sus ojos, y la sensación de haber tenido un mal sueño lo acechaba en el fondo de su mente.

Esforzó sus oídos mientras permanecía en su posición de decúbito prono, y oyó el débil sonido de una cascada. (N.T: Boca abajo, término médico ;v)

La sensación fuera de lugar en sus tobillos era de los grilletes puestos en ellos. Y sus manos estaban atadas con cuerda, lo que le impedía moverse libremente.

“Oye-Oye.”

De repente, la punta de un pie descalzo ligeramente se asomó.

“Ani-san. Oanii-san. ¿Estás muerto?”

Por fin, sus recuerdos empezaron a llegar de nuevo a él, y su conciencia recuperó el enfoque.

“Traje comida. Si estás vivo, levántate y come”.

Un tubo de bambú quemado fue puesto delante de sus ojos.

El tubo aún caliente estaba emitiendo burbujas de pasta de arroz y un desprendimiento de vapor.

Parecía ser pescado a la parrilla cocinado con arroz dentro de él, y desprendía un olor tan sabroso causando que el hambre olvidada de Touya lo atacara desde la boca de su estómago.

“…… Kuh…”

Soportando el dolor, Touya levantó la mitad superior de su cuerpo y se encontró cara a cara con una niña que estaba en cuclillas y mirándolo fijamente con curiosidad.

Ella estaba masticando un trozo de fruta en sus manos.

Touya se desplazó para sentarse con las piernas cruzadas y adecuadamente miró a la chica mientras se rascaba la cabeza.

“Eres la chica lobo, ¿verdad? Esa niña perdida que Hinooka mencionó”.

“¿Ja?  Estoy Suzuran”.

“… Ya veo, Suzuran, ¿eh?”

Al oír ser repetido su nombre por él, el rostro de la chica se puso ligeramente roja.

Al parecer, ella no estaba acostumbrada a que digan su nombre tan directamente frente a ella como ahora.

“Es un secreto de Hime. Date prisa y come.”

“¿No dijiste que no te importaba si un ladrón moría?”

La chica levantó su barbilla delgada y resopló desafiantemente.

“Tú no mataste a ninguno de mis lobos con tu espada.”

“Estaba demasiado ocupado tratando de defenderme en ese entonces.”

Touya dijo sus sentimientos sinceros, pero la chica siguió hablando.

“Sekkachimaru no te mató tampoco. Así que yo te ayudaré”.

“Por Sekkachimaru, ¿te refieres a ese enorme lobo blanco?”

“¿Vas a comer o no?”

“……”

La chica lo miró.

Incapaz de ganar contra el hambre, Touya tomó el tubo de bambú.

No tenía ni palillos ni un tenedor, por lo que sacó una hoja de bambú dentro de la tubería y recogió la comida en la parte superior de la misma cuando usó sus manos para comer. Si tuviera artículos de mesa no habría cambiado mucho su falta de libertad, teniendo en cuenta que sus ambas manos estaban atadas.

Sin embargo, el sabor era diferente de lo esperado Touya, por lo que su rostro por reflejo rompió en una sonrisa.

La chica quien se había nombrado a sí misma como Suzuran lo observó felizmente como si ella fuera la que estuviera comiendo.

Al juzgar por el brillo en el aire, parecía ser algo temprano en la mañana en este momento.

La luz que se filtraba en la habitación iluminaba poco a poco, y Touya logró darse cuenta de que él estaba en una cueva en forma de arco construido en la base de un castillo, muy probablemente como un establo.

Incluso mientras comía, los recuerdos terribles de los acontecimientos de ayer se reproducen a través de la mente de Touya uno tras otro.

Era el recuerdo de una lucha completamente unilateral, con el lobo blanco feroz arrinconándolo y fácilmente rompiendo las ramas que había utilizado en el lugar de sus espadas. Finalmente fue golpeado por sus garras y lanzado a la zona rocosa del río, a punto de ser aplastado por su enorme cuerpo.

No podía creer que estaba vivo en este momento.

Justo antes de que hubiera perdido el conocimiento, había levantado la vista del suelo y vio los ojos fríos de la bruja mirándolo hacia abajo.

“… Voy a devolverte esto.”

Después de limpiar sus dedos en sus puños, Touya sacó un adorno para el pelo de su bolsillo.

Había sido arrancado del cabello de Suzuran por el golpe que él dio contra ella durante el ataque inicial sorpresa de hace unos días.

“¡La horquilla que tengo de Hime….!”

La chica agarró la horquilla como si fuera a robárselo.

“Tch, así que realmente eres un ladrón.”

“Jaja. Me intención fue traerlo de vuelta como prueba para hacer un primer contacto, pero no estoy en condiciones de decir eso ahora”.

“¿Fausto kontaku?”

Cuando Suzuran puso la horquilla de vuelta en su pelo, Touya una vez más habló.

“Por Hime, ¿te refieres a esa mujer da miedo? ¿Esa persona es la persona… dueña de este castillo?”

“Está bien. Hime es mi maestra y mi madre adoptiva”.

“¿Madre adoptiva…? Entonces, ¿qué hay de tu verdadera madre, Suzuran?”

“Mi mamá es Sekkachimaru.”

“¿Eh?”

“No lo recuerdo por mí mismo, pero al parecer Sekkachimaru me recogió en el bosque cuando yo era un bebé. Es por eso que Sekkachimaru es mi madre”.

“…Ya veo.”

Dejando a un lado la veracidad de su afirmación, sus palabras parecían apoyar la conjetura de Homura.

“¿Hay alguien más aquí?”

“Hay un montón. Kirimaru, Kosuke, Koroku-”

“¿Esos no son… los nombres de los lobos? Estoy preguntando si hay otros seres humanos que vivan en este castillo”.

“No hay ninguno. Sólo siempre hemos estado aquí Hime y yo”.

“… Sólo ustedes dos… ¿eh?”

Touya no pudo ocultar su decepción al oír eso.

Y a pesar de que en realidad había querido seguir con su siguiente pregunta desde el principio, él se expresó vacilante.

“Oye, ¿qué pasó con mis compañeros?”

“Murieron.”

“¡…!”

“Esa chica que usa Mathematica huía con esa persona, Mayo, antes de que murieran juntas.”

La niña declaró francamente.

“Mayo… ¿quieres decir senpai? ¿¡La persona que te llevaste!?”

Touya se inclinó hacia delante y le preguntó en tono acusador, y Suzuran incómodamente arrugó la nariz.

“Es porque ella fue y se escapó por su cuenta…”

“¡Mentirosa! ¿¡Ella murió!? ¿¡Ella realmente murió!? ”

“No estoy mintiendo… Vi todo el asunto desde lejos mientras me escondía…”

Suzuran se abrazó las rodillas y se enroscó sobre sí misma.

“Ellas saltaron a la cuenca de la cascada mientras que eran perseguido por Hime, y luego hubo un enorme flash, y no aparecieron después.”

“¿…Un resplandor…?”

Touya supuso de inmediato el verdadero sentido de lo que describía Suzuran.

Ese destello brillante era sin duda la luz de una retirada de emergencia.

Incluso si ese no fuera el caso, ya era demasiado poco natural que las dos simplemente desaparecieran después de saltar al agua. Esto le decía que habían conseguido escapar de la bruja de alguna manera.

Touya poco a poco recuperó su calma. Aun así, él todavía no había contenido su ira mientras continuaba interrogando a Suzuran.

“¿Por qué secuestraron a senpai?”

“…”

La chica dejó caer desanimadamente sus hombros y se negó a mirarlo a los ojos, mirando al igual que un perro reprendido.

Si ella era consciente del hecho de que lo que hacía estaba mal, entonces había esperanza de que pudiera cambiar y rehabilitarse.

“Últimamente, Hime ha estado actuando de manera extraña… Los lobos no escuchan lo que les digo tampoco…”

La chica murmuró en un tono desalentado, por lo que Touya trató de hablar con ella en serio.

“Suzuran, tengo algo importante que decirte. Por favor escucha.”

“Tengo que irme ahora. Hime va a despertar pronto”.

Suzuran se puso de pie y empezaba a salir.

“¿Por qué estás huyendo de Hime?”

“Ella se  enojará conmigo.”

“¿No es tu maestra y la persona que te crió?”

“……”

La expresión de Suzuran se hundió mientras inconscientemente jugaba con su horquilla, y en el brazo que levantó estaba la pulsera de la que Homura había hablado.

Consistía en un anillo de plástico con manchas unido y reforzado con cuerdas de plantas trepadoras. La parte tintineante estaba rota, pero sin duda, eran los restos de un sonajero de juguete.

“-¿Estabas asustada, Suzuran? ¿Es por eso que secuestraste a senpai, Mayo? Para obtener un reemplazo de Hime. Una madre de reemplazo. Sí, es cierto que senpai y Hime se ven un poco igual”.

La muchacha vaciló cuando estaba a punto de salir y no podía quitarse de encima las palabras de Touya.

Soportando el dolor de su cuerpo, Touya se puso de pie.

“Suzuran. Tu madre no es ni Sekkachimaru ni Hime. Tu verdadera madre está en la Tierra. Regresa conmigo a la Tierra”.

“……¿Tierra?”

“Sí, es de dónde vienes.”

“¡… Kuh… No puedo hacer eso. No puedo dejar sola a Hime…! ”

En ese momento, una voz llamándola por su nombre vino de fuera, por lo que Suzura salto.

“-Suzu, ¿Sois vos?”

“……!”

En el momento en que escuchó eso, la chica se puso frenética y volcó varias herramientas en el suelo mientras salía del establo.

“¡Hey, Suzu! ¡Vuelve aquí!”

La voz le regañó.

La dueña de la voz entró en el establo, mientras que se quejaba.

“A pesar de que ya es hora de su práctica por la mañana… Esa chica debería actuar como alguien de su edad…”

Touya se puso en guardia.

La persona que había entrado en el tenue establo vio Touya de pie junto a la pared y de repente se detuvo.

“¡Hyah!”

Ella vaciló en estado de shock y presionó sus manos contra el pecho de su kimono, que estaba envuelto en una banda. Sin embargo, Touya era el que estaba sorprendido aquí.

Su apariencia era sin duda la de la bruja que había atacado a Touya y Homura ayer. Pero el ambiente que desprendía era de alguna manera diferente ahora.

“¿Q-qué fue eso? No me sorprendas de esta manera”.

Mientras ajusta su respiración y tomaba algunas respiraciones profundas, se quedó mirando fijamente a Touya.

“¿Sois vos-”

Miró los cables de unión en las manos y los pies, y luego miró de cerca la cara de Touya.

“-Kumagorou?”

“… ¿Eh?”

“¿Entonces, Hachi tal vez?”

“No.”

Dio una palmada en comprensión.

“Jaja, lo tengo-sois el jubilado de la casa de la vecindad, ¿verdad?”

“¡No soy Kumagorou, Hachi, o el jubilado de la casa de la vecindad!”

“¿…?”

Ella tocó ambas mejillas de Touya con una expresión de desconcierto.

Touya se había preparado para poner su vida en peligro, pero simplemente no podía entender esto.

“Mi, Me acordé que fuisteis un títere con vida, ¿pero podríais talvez ser un invitado de lejos?”

“Invitado… supongo que esa es una manera de decirlo. De todos modos, no soy una marioneta, soy humano”.

“Si sois un humano, ¿por qué estáis atado? ¿Sois un criminal?”

“…… ¿De verdad no me recuerdas? Tú hiciste esto. Me perseguiste junto con el lobo”.

“¿Lo hice?”

Ella se señaló e inclinó la cabeza con perplejidad.

“No recuerdo nada de eso.”

Touya no podía dejar de suspirar y se sentía agotado con la gran diferencia que había de ella verdaderamente temible y la forma de bruja de ayer.

De repente, los grilletes de hierro en las piernas se abrieron por sí mismos con un ruido metálico.

Doblando sus mangas, la bruja le hizo una seña.

“Levantad tus brazos… Hmm… Estaba realmente ajustado…”

Ella sacó un pequeño cuchillo y cortó la cuerda. Touya había quedado de repente libre.

Cuando Touya se frotó sus brazos hinchados, la bruja con gracia se inclinó ante él.

“No he entendido bien otra de las bromas de Suzu. Por favor perdonadme.”

“… Con base en tu comportamiento, no pareces recordar a senpai o Homura tampoco.”

“¿…?”

La bruja se convirtió en perplejidad de nuevo.

Esta era una oportunidad única en un millón de que Touya escapara.

Pero Touya decidió no hacerlo.

Si Homura y senpai hubieran completado con seguridad la retirada de emergencia, pedirían ayuda para salvarlo y otros investigadores podrían finalmente venir aquí. Cuando llegara ese momento, tenían que evitar que se generara otro conflicto a toda costa. Ese era el pensamiento de Touya.

Y él también estaba preocupado por Suzuran, quien se había escapado para esconderse.

“Soy Touya Takumi.”

“Touya-”

La bruja asintió mientras ella puso sus manos hacia atrás dentro de las mangas de una manera tranquila y fácil.

“Podéis referirte a mí como Princesa Iotsumisumaru. Le dije a Suzu que me llame ya sea como Subaru o simplemente Hime, así que no me importa si tú lo hacéis también”.

“… Entonces, ¿puedo llamarte Subaru-hime?”

“Haréis que me sonroje.”

La bruja sonrió mientras sacudía su Kimono por aire frío de la mañana.

Touya se sorprendió por la forma en que su apariencia cuando ella dejó escapar su aliento blanco en el aire frío le recordó una vez más a senpai.

“¿Queréis ir a tomar el desayuno? El sol ya habrá llegado a lo más alto si esperamos a esa ausente muchachita”.

Cuando Touya mencionó que Suzuran ya lo había alimentado.

“Entonces queréis un poco de té. Sois un invitado raro y precioso, después de todo”.

Touya dio un recorrido por el interior del castillo.

Era un viejo castillo de piedra que se había mantenido limpio.

La construcción del castillo era en realidad muy similar a su campamento base. Los dos habían sido probablemente construidos por el mismo grupo de artesanos en épocas cercanas entre sí. Sin embargo, casi no había puntos en común entre ellos cuando se trataba del diseño interno. Tanto el amoblado y la decoración encajan bien con este castillo, la prueba de que años sustanciales de trabajo y entrenamiento habían servido para hacer el lugar.

El castillo fue construido en una pendiente con la montaña atrás de él, y el establo en el que Touya había sido atado estaba en un semisótano que llegaba desde el primer piso hasta el sótano del castillo.

Y ahora, Touya estaba mirando por debajo del castillo desde una terraza alta después de haber subido unas escaleras.

Antes de él había una pequeña llanura situada en un valle de montaña.

Había huertos y un pequeño campo de cultivo en una esquina de la llanura, donde muchas marionetas podían verse labrando la tierra. Subaru les había llamado “marionetas”, y la marioneta con figura humana que Touya y Homura habían encontrado en la selva pantanosa era muy probablemente de las mismas. Se sintió intrigado por la idea de cómo las marionetas se movían con la magia.

Touya también podía ver los corrales cerca de ellos, y, a veces podía oír el sonido cacareo de los pollos.

Los recintos que se parecían mucho a las salas de té japonés se divisaban en medio del pueblo, y todo el pueblo, que parecía tan diferente de la construcción y el estilo decorativo de este antiguo castillo, emitía una sensación extraña y misteriosa para Touya.

“Es tan tranquilo…”

Cuando él en voz baja se sintió impresionado por esta vista, a Touya se le ofreció sentarse a la mesa en la terraza.

Parecía una vida compacta y pacífica, con más que suficiente para que Subaru-Hime y Suzuran vivieran aquí por sí mismas todo el tiempo que se mantuviera la mano de obra de marionetas. Touya no veía nada como vallas para bloquear invasores externos tampoco.

Había una máquina de tejer con tejido de tela recién puesta en ella en la terraza. La tela tenía el mismo tipo de patrón de diseño extraño que los kimonos de Suzuran y Subaru.

Después de poner los utensilios de té sobre la mesa, la bruja se sentó frente a Touya y contempló la misma vista igual que él con una taza de té en la mano.

“¿No coméis algo de rábano en vinagre?”

“Haah. ¿Cultivan estos vegetales en esos campos?”

“En efecto.”

Cuando Touya dio gracias por la comida y tomó el plato con una mano, la bruja lo miró con una expresión de orgullo.

Touya parecía estar olvidando la situación en la que había sido colocado con demasiada indiferencia.

Sin embargo, fue la bruja que abordó el tema.

“-Ahora Entonces, Touya. El hecho de que podamos hablar el mismo idioma significa que venís de Edo o algún otro dominio feudal en la tierra del sol naciente, ¿cierto?”

“¿¡Puedes decir…!?”

“Por supuesto.  Entraste en conflicto con el Tengu Kakushi, ¿cierto? No debió haber sido difícil”.

“¿Entonces, también eres de la Tierra… del Edo?”

“No. Nací en esta tierra y tomé mi primer baño cuando era una bebé en el agua de esa cascada”.

En ese momento, las palabras de Subaru se cortaron y ella tomó un suave respiro.

“El que vino de Edo fue mi padre.”

“¿Su padre?”

En ese caso, era una mestiza nacida de una Nutelliana y un terrícola siglos antes-Touya tragó saliva lentamente.

“Mi padre fue un partidario del shogun, sirviendo como tesorero jefe”.

Touya ya estaba demasiado sorprendido por sus primeras palabras, pero era aún más desconcertante escuchar la clase de palabras de los dramas históricos como “partidario” y “tesorero jefe” de la boca de una princesa de cabello dorado que no parecía japonesa en absoluto.

Se sentía como si no pudiera despreciar más a Homura por haberle tomado el pelo que todo era como un juego.

“Por partidario, quieres decir que era un samurái de clase alta que obedecía directamente a un shogun, ¿verdad? Entonces, ¿cuál era el nombre del señor feudal que servia-? ”

“Era llamado Ienari el Loco.”

“El Loco… ¿eh…?”

Cuando oyó el nombre del shogun, Touya por reflejo se estremeció.

Tokugawa Ienari fue el shogun que gobernó durante varias décadas alrededor del 1800 dC.

En el flujo de tiempo en Nutella, habría sido por lo menos más de mil años en el pasado.

A pesar del hecho de que la aparición de Subaru-Hime parecía tan joven como la veinteañera Fujimori-sensei.

“Ienari el Loco puso a mi padre la responsabilidad por los actos de la ineptitud que él y su consejo de ancianos habían cometido, obligándolo a exiliarse de la luz. En la tierra donde él fue sometido a arresto domiciliario, mi padre aparentemente entró en conflicto con el Tengu Kakushi”.

“¿Luz… exilio?”

“¿Habíais oído los detalles de lo que ha acontecido después de su desaparición desde allí?”

“…No, desafortunadamente. Los únicos eventos que conozco de la época son… aah… “Touya se rascó la cabeza “… A mucho, cosas como la venganza de los cuarenta y siete Ronin… Espera, eso es de otra época.”

“Ya veo. Bueno, no importa, no me importa  en particular. Bueno, no tuve mucho apego persistente, pero, bueno, no importa.”

“Lo siento.”

Después de mirar hacia abajo del castillo con ojos abatidos, Subaru volvió en sí misma y una vez más fijó su mirada en Touya.

“Incluso si sois un criminal, eso no hace ser  un ruin o un esclavo. Las leyes del shogunato no llegan hasta aquí tampoco. Por supuesto, depende en gran medida de la forma vergonzosa y miserable que sea el crimen, pero… ah, es cierto”.

De la nada, la bruja salió de su asiento, y cuando regresó, ella sostenía una espada familiar en sus manos.

“¡Mi espada…!”

Touya por reflejo se puso de pie, y la bruja asintió.

“Como pensé.”

La bruja desenvainó la espada y se examinó la cuchilla mientras la sostenía en alto.

“Nunca había visto forjar algo así de manera completa y pura. Esta es una excelente hoja”.

Cuando Touya estaba en frente de la bruja con la espada entre ellos, no pudo evitar ponerse tenso al recordar lo que había sucedido en el cementerio.

Todavía no podía creer que era la misma persona de aquel entonces.

Al darse cuenta de la cara ansiosa de Touya, la bruja suavizó su expresión y enfundó de nuevo la cuchilla con otro movimiento elegante.

“Una hoja es el alma de un guerrero. Nunca la separéis de tu persona”.

Dicho esto, le tendió la empuñadura a Touya.

“¿Me la estás devolviendo?”

“¿Creéis que soy tan descuidada-? Sin embargo, esta hoja no lleva el olor de la sangre”.

“…No. Muchas gracias.”

Touya aceptó con respeto su espada.

La bruja asintió satisfecha y volvió a su asiento.

Sin embargo, volvió a hablar de una manera abatida.

“He hallado esa cuchilla durante mi paseo por la mañana, pero… el cementerio de mi clan fue terriblemente dañado por las bestias.”

Touya se puso en shock mientras estaba buscando un lugar para poner su espada.

“Este castillo y la región alrededor están dentro del dominio de los lobos. En raras ocasiones, los animales podrían ser lo suficientemente grandes como para destruir las lápidas que se meten en este dominio para robar las cosechas de los campos, pero…”

Su expresión triste era insoportable de ver.

‘El daño fue causado por magia “… Sin poder decir la verdad, Touya no sabía cómo consolarla. ¿Y si finalmente ella revelaba su personaje de bruja aterradora de nuevo? sería una mentira decir que no estaba preocupado por eso.

Aun así, sus sentimientos de compasión por ella no habían cambiado.

“Voy a ayudarte a limpiar y reparar las tumbas.”

“…Ya entiendo, gracias. Es un trabajo difícil para las marionetas, y Suzuran es una niña demasiado rebelde”.

Subaru-Hime masticó algunas verduras en vinagre, mientras que miraba la superficie de la hermosa montaña.

De repente, miró a Touya e hizo una pregunta.

“Por cierto, Touya, ¿habéis oído hablar de Otoshibanashi?”

“¿Otoshibanashi…?”

“También es llamado Rakugo. ¿Habéis visto alguna vez un desempeño como ese?” (N.T: una forma de contar historias)

“¿Rakugo? S-sí, tuve un poco de experiencia con eso. “A pesar de que sólo lo había visto una vez o dos veces en la televisión.

“Que inesperado. Suzuran se la pasa molestándome para que lo haga para ella. Ya lo he realizado, todo los que he aprendido de mi padre. ¿Habéis oído alguna historia nueva?”

“¿Realizaste Rakugo?”

“En efecto-”

Arremangandose, Subaru sacó un abanico plegable fijado con el tejido transparente de la manga para la estructura de madera, y tomó pose de narración de Rakugo  cuando comenzó a hablar.

“Eh ~, Peces dorados, peces dorados, tres peces dorados, los peces dorados del medio, los peces dorados de ojos saltones. Dioses celestes, tres dioses celestes, la nariz del primer Dios celestial es puntuda, el dios celestial del medio es un buen dios. El tigre ruge, el tigre ruge, el tigre ruge tanto. El cachorro ~resopla~. Yo, fui originalmente la misma. Si voy al pinar donde me separé de ti ¿caería el rocío del pino o yo lloraría? Ajurakamokuren, kyuuraisu, tekerettsunopa”. (N.T: Buena pregunta, yo también quisiera saber lo que significa)

Subaru terminó al extender sus brazos.

“…………”

Touya se tensó en su lugar, preguntándose lo que había sucedido.

Tos.

Subaru se aclaró la garganta un poco y corrigió su postura al sentarse.

“…A-a mi padre le gustaba Rakugo. Al parecer, él incluso llevaba un libro de Rakugo cuando aconteció el Tengu Kakushi. Siempre que me cansaba durante mi entrenamiento y estudios  en mi infancia, él hablaba mucho sobre Rakugo y lo realizaba para mí”.

“¿Memorizaste todas las historias del libro de Rakugo?”

“En efecto. Fue Inesperadamente útil. Esa chica es del tipo que se aburre muy fácilmente… Sí. Es cierto…”

Subaru con nostalgia mirada hacia la mesa.

“Si solo es para contarte historias de Rakugo, entonces es bastante fácil. Por desgracia, no recuerdo alguna, pero podría mostrarte un montón de libros de Rakugo después de que regrese-”

“¿Regresar…?”

De repente, la expresión de Subaru se oscureció.

Touya sintió que un escalofrío le recorría la espalda.

 

Al final, Suzuran no regresó al castillo-

Así que Subaru y Touya fueron a reparar el cementerio.

Aunque él lo hizo sinceramente porque quiso ayudar con los trabajos de reparación, la mayor prioridad de Touya era persuadir a Subaru y Suzuran para que le permitiera llevar a la niña a la Tierra.

Después de que Touya y Subaru caminaran por escalones de piedra del castillo, un lobo blanco apareció ante ellos.

“¡……!”

Subaru con calma dio un paso adelante.

“No tengáis miedo. Es Yukiwarimaru. Es el líder de los lobos que han servido a mi familia por generaciones. Yukiwarimaru es quien encontró a Suzuran en el bosque”.

“¿Yukiwari …?”

Esa palabra en particular sonaba familiar a Touya.

“-Sin Embargo, esa chica nunca ha sido capaz de deshacerse de su hábito de leer el kanji de Yukiwari como Sekkachi, y se la pasa llamándolo Sekkachimaru todo el tiempo. Yukiwarimaru también está preocupado por ella, ¿verdad?”

Al sentir que dijeron su nombre, el lobo miraba a Subaru con profundos ojos de color marrón rojizo.

Humana y animal.

Con la dueña del castillo de pie entre ellos, Touya y Yukiwarimaru se miraban con recelo el uno al otro.

La espada de Touya no estaba en su cintura. En este momento, él sólo estaba llevando la cesta de bambú que contenía herramientas de trabajo. Después de una cuidadosa consideración, Touya había decidido dejar la espada en el castillo.

Miraba con duros sentimientos el cuerpo resistente del lobo, cuyos músculos ondulaban debajo de su piel blanca cada vez que caminaba.

“… Tiene una mancha gris en la frente, de ahí el nombre Yukiwari… ¿eh?” (N.T: Significa suelo revelado entre la nieve)

“En efecto. Sois muy perceptivo”.

“Viene del nombre de la pálida prímula… ¿verdad?”

“En efecto. La pálida prímula está conectado con el lema de mi familia”.

“-Lema de la familia, ¿eh?”

Touya tragó saliva al presentir la corazonada que estaba empezando a generarse.

 

Los dos ahora estaban frente a las hileras de tumbas dañadas.

Subaru suspiró con las manos en las caderas.

“Realmente habéis hecho un desastre en este lugar. Ni siquiera sé por dónde iniciar”.

Touya miró de reojo la escena desastrosa también.

“¿Todas las personas enterradas aquí son Nutellianos?”

“¿Nutellianos?”

“Ah, no, err-quiero decir, ¿todos eran nativos que vivían en esta tierra?”

“El nombre ‘Nutelliano’ tiene un sonido extraño en él… Mi padre los llamó gente de la sagacidad. Por supuesto, hay antepasados de mi familia enterrados aquí también”.

“¿Gente de la sagacidad? Así que todos ellos vivieron y murieron en el castillo”.

“…No.”

Subaru sacudió la cabeza.

“Desde que tuve la edad suficiente para ser consciente de mi entorno, los únicos que han sido recientemente enterrados en este jardín de almas son mi madre y mi padre. Sólo he oído acerca de los fallecidos durmientes en las otras tumbas por rumores y nunca les he conocido directamente”.

“……”

Touya una vez más fue golpeado por un sentimiento inexplicable, porque no podía creer que esas fueran las palabras de alguien como ella que había vivido durante muchos, muchos años en esta tierra.

Si eso era cierto, ¿por cuánto tiempo ha vivido sola-?

“Mi madre fue la hija del jefe del pueblo. La gente de la Sagacidad tienen naturalmente una vida muy larga, pero por desgracia mi madre nació con un débil cuerpo. Murió cuando yo era muy joven. Sólo recuerdo un poco su rostro”.

“… Debe haber sido muy solitario para ti.”

“No os preocupéis. Tenía a mi padre. La gente de la Sagacidad quienes han vivido en el castillo salieron y se fueron en un viaje a una tierra lejana”.

Subaru se arrodilló ante una lápida y recogió una flor dañada con sus dedos.

“¿A dónde fueron?”

“… No es de vuestra incumbencia.”

Subaru respondió sin darse la vuelta, la frialdad de su tono confundió a Touya.

Su espalda parecía estar diciéndole claramente “No quiero responder eso’.

“En cualquier caso, varios cientos de años ya han pasado desde entonces. Mi padre permaneció en esta tierra. Por amor a esta tierra donde vivió con mi madre. Incluso yo me siento de la misma manera también.”

Colocando la flor en su rodilla, Subaru pasó un dedo por la lápida muy similar a una japonés que Homura y Touya habían visto antes.

“Yo personalmente grabé las palabras que mi padre ha dejado atrás en esta lápida. Tenía algo de tiempo de sobra para hacerlo, como sea”.

“Entonces… has estado aquí sola desde entonces…”

Touya estaba sin habla.

Subaru siguió mirando las lápidas de sus padres, al parecer con la moral baja.

Acordándose, Touya decidió hacer la gran pregunta.

“Subaru-Hime. Tengo una petición.”

“¿Qué es?”

La bruja le preguntó en voz baja de nuevo sin darse la vuelta.

“Es cierto que llegué de Japón, desde la Tierra. Pasa lo mismo con esa chica- con Suzuran. Conozco, probablemente su nacimiento y familia”.

“¿Hacéis una propuesta de matrimonio justo después de conocerla? Eres muy precipitado”.

“No, no es eso, quiero decir, no he venido aquí a través del Tengu Kakushi.”

“Hoh.”

“Suzuran tiene una familia. Definitivamente eres su familia también, pero su verdadera familia está en la Tierra. Quiero llevar a Suzuran de vuelta a la Tierra”.

Después de un breve silencio, Subaru tocó la flor en su rodilla con la punta del dedo.

“Pensé que era algo por el estilo. Sin embargo…”

La bruja murmuró desapasionadamente.

“Aquellos a quienes probaron el Tengu Kakushi solo experimentaron desgracia cuando trataron de volver a su tierra natal. Si dices que no es el caso tuyo, podéis volver a la Tierra o a donde quisierais. Pero, por favor, no tratéis de pisar esta tierra nunca más”.

“…… Pero Suzuran-”

“Suzu es hija mía. Es la única hija que tengo, yo personalmente la alimenté y crié desde que era una bebé”.

“……”

Cuando la bruja en silencio se levantó y se dio la vuelta, la flor en su mano rápidamente se marchitó ante los ojos de Touya.

“Tú probablemente ya lo habéis notado, pero el flujo del tiempo aquí es diferente al de la Tierra. ¡Es una cruel previsión!. Incluso si ella fuera verdaderamente hija de alguien, ya no sería capaz de reconocerla”.

“Eso no es cierto. ¡Homura se dio cuenta de ello! Su verdadera madre, ciertamente también lo haría”.

“Aun así, ¿eso le traería felicidad a Suzu? ¿Podéis prometer que Suzuran no lloraría después de ser sacada de estas colinas y campos familiares y de los lobos con los que fue criado como hermanos?”

La flor marchita se rompió y se dispersó en las yemas de sus dedos.

“…No lo sé.”

La bruja se burló como si cumpliera con sus expectativas.

“Ya se ha producido el infortunio. Ya ha pasado. Por tanto, ¿Qué más buscáis?”

“Eso es sólo tu propia opinión- Es algo que Suzuran decida por sí misma.”

“Ella sigue siendo sólo una niña pequeña.”

La mirada de Subaru se hizo tan aguda como un cuchillo.

“¿Por qué te quedaste aquí? ¿Tu padre quería que permanezcas aquí?”

“… Kuh… Silencio.”

“Subaru-Hime, es porque tú misma elegiste hacerlo.”

A pesar de que el corazón le dolía por su historia, Touya continuó hablando.

“No creo que tu padre deseara que te quedes sola. Incluso si te quedaste aquí hasta que terminaste de cuidar a tu padre y tu padre, ¿por qué no fuiste a buscar a La Gente de la Sagacidad- tus insustituibles compañeros?”.

“-Silencio.”

“Por favor entiende. Que le confíes tus sentimientos a Suzuran es demasiado cruel”.

Sin vacilar ante la mirada enojada de la bruja, Touya habló decididamente.

“Te quedaste sola por tu propia elección. Pasaste por alto a tus compañeros de vida y elegiste a los que ya habían muerto. Los que perdiste no fueron tus padres muertos, fueron tus compañeros. Incluso ahora, en algún lugar ahí fuera, están todavía sin duda pensando en ti, Subaru”.

“¡Silencio! ¡No pronuncian una palabra más!”

“-”

Touya se dio cuenta de que se había vuelto incapaz de decir palabras con su boca, como la bruja había ordenado.

No sólo eso, todo su cuerpo estaba empezando a quedarse rápidamente insensible.

“No traigáis calamidad aquí desde fuera de esta tierra.”

Una corriente verde apareció y giraba entre los dedos de la bruja.

Los ojos de la bruja brillaron siniestramente mientras lo miraba, haciendo que la conciencia de Touya  de repente se oscureciera.

FIN DEL CAPÍTULO 20

img0311

Anterior capítulo – Próximo capítulo

Anuncios