Fire girl c21

Anterior capítulo – Próximo capítulo

Capítulo 21

 

Homura acababa de terminar de usar la ducha del Club de Exploración.

En el instante en que regresó a los vestuarios con una toalla envuelta alrededor de ella, fue atacada de pronto por un intenso agotamiento.

Después de mirarse en el espejo y dejar escapar un gran bostezo, de repente miró a un lado y vio a Misasagi-senpai sentada en un banco cerca de la pared.

“… Senpai, ¿están bien tus lesiones?”

Senpai logró cabecear, pero Homura no podía soportar ver su expresión melancólica.

A pesar de estar temerosa, Homura bruscamente se sentó en la silla junto a Misasagi-senpai.

“Ah, cierto, cierto. Olvidé que todavía llevaba el anillo de transporte… Te lo devuelvo”.

Misasagi levantó la cabeza cuando Homura trató de devolverle el anillo, pero colocó su palma sobre los dedos de Homura y sacudió la cabeza.

“Ya no, tengo el derecho, de tomar eso.”

“Senpai… por favor no digas algo como eso.”

Ya no había ninguna señal de la senpai decisiva que le habían dado una bofetada en la mejilla de Homura antes.

“Cuando me diste esa bofetada, me sorprendiste y me molesté un poco, pero ahora entiendo que estabas pensando en mi seguridad… No estabas equivocada, senpai.”

La expresión dolorosa de Senpai se alivió un poco por las palabras de Homura. Sin embargo-

“… Hinooka-san, por favor, toma esto:”

En lugar de tomar el anillo que era la prueba de ser la presidente del club, senpai sacó algo de ella misma, una joya que emitía un resplandor verde familiar, y se la ofreció a Homura.

“¿Esto es… una piedra de alma? ¿Por qué me la das a mí?”

“Por favor cuida, de Touya-kun.”

“… Eh, espera, ¿senpai?”

“Esto es, una piedra espíritu de rango cuasi-tercero, que he mantenido con migo, desde que la encontré, en algunas ruinas. Debería poder, protegerle, Hinooka-san”.

“¿De qué estás hablando…?”

Homura reflexivamente se acercó a senpai de una manera en reproche.

“Senpai, para mí, que estés con nosotros es mucho más tranquilizador que cualquier piedra o anillo”

¡Bang!

En ese instante, se abrió la puerta de los vestuarios, revelando a Kamikoma, completamente preparada con su equipo de rescate.

“¡Ahora bien, Hinooka Homura del Club de Exploración de Seiran! ¡Sentimos hacer esto cuando acabas de terminar de bañarte y que estés tomando un respiro con una expresión de alivio después de un trabajo duro de un día, pero tengo otro trabajo para ti!”

Al haber de repente declarado eso unilateralmente hacia ella a pesar de que ni siquiera había terminado de cambiarse, Homura se sorprendió enormemente.

“¿Eh, ehe? Umm, umm, umm-uu, he estado despierta durante todo un día y no han tenido la oportunidad de dormir bien, así que estoy realmente al borde del colapso justo ahora-”

“Lo siento, pero tendrás que descansar en Nutella. No hay tiempo.”

Kamikoma se cruzó de brazos, la viva imagen de un demonio para Homura.

“¿Tengo que ponerme esa ropa cubierta de barro de nuevo?”

“¡Este asuntó ya ha sido solucionado!”

Ameno apareció desde atrás de Kamikoma y levantó las manos con un toque dramático.

En sus manos estaba un nuevo uniforme del Club de Exploración para Homura que había sido preparado meticulosamente. Por lo tanto había aparecido el segundo demonio.

“¡Homura-san es la único que puede salvar a Takumi-san! Realmente me enciende~. Es un romance que ha cruzado más allá del espacio-tiempo~”

“¿¡Q-Qué estás diciendo, Ame-chan!? ¿¡Q-Qué hay de ponerse en contacto con nuestras familias!?”

Cuando las dos demonios se forzaron a capturar Homura y cambiarla de ropa, su conciencia se desvaneció gradualmente.

 

-Homura Despertó con un sobresalto.

“Ah… así que era… un sueño…”

Homura abrió los ojos cuando sintió una vibración rítmica.

“… No, supongo que no era un sueño.”

“Ha sido una larga siesta la que tuviste.”

“¿¡- !?”

Después de Homura que se quejara medio despierta, Kamikoma la llamó alegremente.

Taga era apuesto sobre los pastizales bajo la luz reflejada de la rosquilla por la noche.

Homura y Kamikoma estaban sentadas en cada uno de sus hombros como pasajeras de aspecto extraño.

Taga también portaba una gran estructura dentro de un saco en su espalda.

“Ya veo… Uuuh, no puedo creer que he hecho una ida y vuelta completa sin apenas descansar por mí mismo…”

“Oye, también nosotros estamos aquí, sabes.”

“Eso es cierto, pero…”

Homura sacó y agarró el amuleto de su bolsillo en el pecho. Dentro de él, ella definitivamente podría sentir la piedra de alma que senpai le había dado.

Pero aun así, ella no se tranquilizaba en absoluto.

A pesar de que el sueño que había presenciado ahora había sido muy extremo, era más o menos lo mismo que había sucedido en la realidad. Los sentimientos de resentimiento de los que ella todavía no podía deshacerse acechaban en su corazón.

“Haaah,” Homura suspiro.

Girando hacia ese lado- fijó su atención en los miembros del Club de Exploración de Hiyoshizaka.

Homura no pudo evitar sentirse impresionada por el poder y la resistencia de Taga mientras corría como un crucero en tierra, mientras que fácilmente llevaba a la vez a Kamikoma y a Homura sobre sus hombros.

En cuanto a Kamikoma, ella estaba tocando su laúd y con entusiasmo jugaba con su clavija cuando ella se sacudía y se agitaba con cada movimiento de Taga.

“Taichi, corre un poco más suave. No puedo afinar correctamente esto”.

Y ella incluso terminaba diciendo cosas como esas.

“Vamos, Koma-senpai. Estás pidiendo a la irrazonable”.

“No es irrazonable. Incluso he cocinado en la parte superior del auto de Taichi en el pasado. Cosas como curry”.

“Esa forma de pensar en sí no es razonable, ¿¡sabes!? ¡Taga-senpai, di algo también!”

“……”

Sin embargo, el hombre en cuestión simplemente mantuvo su ritmo de carrera fiable mientras llevaba una sonrisa despreocupada en su cara peluda.

“… Bueno, no soy quien para hablar con ligereza cuando me permitiste descansar sobre tus hombros de esta forma, pero…”

Al final de la frase, Homura murmuró en voz baja para sí misma, “¿Taga-senpai es un hombre de generosidad infinita?”

Haciendo caso omiso del desconcierto de Homura, Kamikoma tocaba su laúd con una melodía un poco triste que se adaptaba a estos pastizales en la noche.

La melodía no era más que agradable a los oídos, sino también pareció hundirse en el cuerpo de Homura y ajustar suavemente el ritmo de su respiración y los latidos de su corazón, por lo que su agotamiento misteriosamente disminuyó.

Al parecer, la razón por la Homura fue capaz de descansar y dormir la siesta en esta posición absurda se debió en gran parte a la magia de Kamikoma.

Echando un vistazo a Kamikoma desde la esquina de su ojo, Homura escuchó con atención su forma de tocar el laúd.

“… Koma-senpai, umm, utilizas un dodeca-modelo mágico, ¿verdad? Escuché que tu clase era bardo,”

Oui. Como puedes ver-” (N.T: “Sí” en francés)

Ella comenzó a tocar una melodía diferente en el laúd mientras tarareaba, y las luces pálidas que se parecían luciérnagas fluían fuera de sus dedos y eran llevadas por el viento. Parecía ser un tipo de magia de iluminación.

“Wow, que bonito… Pero, ¿por qué no utilizas un saxofón?”

“-Un Saxofón también funcionaría igual de bien. En tanto que pueda hacer una melodía con un temperamento igual de doce tonos basado en afinación pitagórica, cualquier instrumento funcionaría. Sin embargo, el saxofón tiene importantes desventajas cuando se lo usa para su aplicación práctica en el Club de Exploración”.

“Ah.”

“En primer lugar, cuando soplo el saxofón, no puedo dar instrucciones a los demás.”

“Ah.”

“En segundo lugar, me empiezo a cansar si sigo soplando durante mucho tiempo.”

“Ya veo. Es verdad.”

“Por lo tanto, me di por vencida al usar el saxofón y elegimos un instrumento basado en, bueno, mis gustos personales de los diversos instrumentos acústicos con una gama de sonido moderado”.

“Eso tiene sentido.”

Homura fervientemente asintió con admiración.

Al igual que con el dispositivo de comunicación, las opciones de equipo utilizables parecían estar limitados.

Sin embargo, Kamikoma estaba haciendo una expresión agria. La melodía que estaba tocando también parecía ser más solemne y grave…

“Pero ahora me arrepiento de haber elegido el laúd…” Kamikoma escupió en tono de reproche.

“¿No es un poco tarde para eso?”

“Pero un laúd es super-voluminoso y difícil de manejar, ¿sabes? Y afinarlo al punto es demasiado agonizante. Incluso Goethe se quejó de ello, ¿verdad? Dijo que se desperdició la mitad de su vida ajustando su laúd”.

“Me… gusta.”

Taga, que había estado en silencio con su papel como un auto de carreras, de repente murmuró eso.

“Oye, ¿a quién le dijiste maldita camioneta?”

Kamikoma golpeó la cabeza de su tercer miembro del club.

“B-bueno, tal vez porque se necesita mucho trabajo para cuidar de él, pero es muy extrañamente compatible con la magia.”

Kamikoma una vez más comenzó a tocar una melodía relajante.

Desde el punto de vista de Homura, tanto Kamikoma como Taga eran demasiado tranquilos, por lo que era imposible decir que se dirigían al castillo de una bruja peligrosa.

A pesar de que, si trataban de no sólo salvar a Touya, sino también traer de vuelta a esa chica lobo problemática, una feroz batalla con la bruja podría ser lo que les esperaba en el peor de los casos.

Sin embargo, es cierto que Homura se sintió alentada por su tranquilidad.

“Senpai es terrible…” Homura murmuró con un suspiro.

“¿Hmm…?”

“Me refiero a la forma en que dejó su responsabilidad en mí… con la excusa de que estoy más familiarizada con la ruta para llegar allí.”

“……”

Taga también le dio un vistazo a Homura mientras agitaba sus piernas con insatisfacción.

“Es cierto que yo también estoy preocupada por Touya-kun, pero ella no tiene que dejar toda la responsabilidad sobre mí de manera unilateral de esta forma. Las cosas que soy capaz de hacer son muy limitadas”.

“… No lo digas así.”

Cuando Homura hizo un puchero, Kamikoma la reprendió abiertamente.

“A diferencia de Mayo que estaba inconsciente cuando llegaron los lobos y se la llevaron, tú habías podido determinar el terreno circundante, así que pensé que llevarte como nuestra guía es lógico. Bueno, es también porque existe la posibilidad de que podríamos ser nosotros mismos los varados aquí si hacemos un solo paso en falso en esta misión de rescate”.

“¡En ese caso…!”

“Sin embargo, ella no está siendo excluida de esta misión sólo a causa de sus heridas. Sería una mala idea traer a Mayo a Nutella cuando está en ese estado”.

“……”

Aún sin estar convencido, Homura se enojó cuando volvió para mirar hacia adelante en la dirección que se dirigían.

La mirada de Kamikoma se puso suave y madura mientras miraba a Homura.

“Ella necesita tiempo. Tiempo de curar sus heridas. Esta soledad… es algo que ni siquiera mi laúd puede curar”.

A pesar de esas palabras, Homura se mantuvo distraída.

“… ¿Senpai se va a rendir a este ritmo?”

Homura se inclinó hacia abajo con tristeza. Las lágrimas se reunieron poco a poco en las esquinas de sus ojos.

“Para ella dejar de ser un investigador… es demasiado injusto. Después de decir cosas como tener un espíritu de lucha persistente… y un corazón que nunca falla…”

“……”

Kamikoma tocó la melodía para magia de iluminación e hizo que un orbe brillante apareciera permanentemente fijo por encima de su hombro. Después, atando su laúd a la espalda y sacó un mapa de su bolsillo.

Ella comprobó y confirmó su ruta mientras entrecerraba sus ojos hacia las montañas iluminadas por la luna y la rosquilla.

Entonces, mientras almacenaba el mapa de nuevo, finalmente habló.

“… Mori-chan puede haber dicho ese tipo de cosas, pero seguramente cree en Mayo. Ella ha conocida a Mayo por mucho más tiempo que yo, desde que era pequeña. Mori-chan sabe que ella no es la clase de persona que se rinde tan fácilmente. Por supuesto, también yo creo en Mayo”.

“Pero Senpai se rindió.”

Kamikoma miraba fijamente a Homura sobre la cabeza del Taga.

Estaba haciendo la misma expresión seria y solemne como la vez que había hablado sobre Kujou.

“Todo el mundo tiene alguna debilidad en ellos. Ninguno de nosotros es perfecto. Nos las arreglamos para conseguir a llegar al final, apoyándonos entre sí. Si no puedes reconocer y aceptar esa debilidad, finalmente vas a terminar sola”.

“……Sola…”

“Todo irá bien. Mayo definitivamente se recuperará y volverá a ponerse de pie de nuevo, cuando llegue ese momento, por favor, permanece a su lado, Homura. Junto con ese pícaro de Touya”.

FIN DEL CAPÍTULO 21.

img0322

Anterior capítulo – Próximo capítulo

Anuncios