Fire girl epílogo

Anterior capítulo – Próximo volumen

Epílogo

“Kujou-san, Kujou-san.”

Fue justo cuando la escuela terminó durante el día.

En la puerta de entrada, donde el aroma de la hierba flotaba con fuerza en el calor del verano, una chica puso sus zapatos de interior en el estante de zapatos y rápidamente fue tras alguien.

“¿Quieres ir juntas a casa?”

“No.”

“Vamos. No. Digas. Eso ~”

La chica dijo eso al saltar por los escalones de la entrada, pero la otra persona no se detuvo.

Kujou era brusca y poco sociable como de costumbre.

“Vas a hacer otra presentación en vivo, ¿verdad? Lo escuché de Koma-senpai”.

“… No es una actuación en vivo, es sólo un concierto de música clásica. Lo encontrarías aburrido, Hinooka-san”.

“¿Puedo ir a ver? Si se trata de un concierto formal, entonces, incluso un estudiante de secundaria como yo puede ir”.

“Haz lo que quieras.”

Homura se encogió de hombros por la completamente inaccesible Kujou.

Los chicos musculosos del Club de Lucha regresaban de su rutina.

Con el torneo del distrito acercándose, los miembros del club confiaban en su formación.

A medida que los chicos miraban a las dos chicas, Homura agitó la mano y sonrió amablemente. Ella dio una palmada en sus inexistentes bíceps y fue tan lejos como para mostrarles una pose de lucha en apoyo. (N.T: solo por si no es obvio para algunos… es un músculo del brazo)

Los miembros del club aplaudieron ruidosamente.

Cuando Homura se dio la vuelta, Kujou la miraba con incredulidad.

Actuando indiferente cuando en realidad se sentía un poco nerviosa, Homura habló con ella.

“Hey, Kujou-san, ¿no podemos ser amigas?”

“Somos amigas. Somos compañeras de clase”.

Kujou-san respondió a la vez, y luego se marchó sin decir nada más.

Homura, mientras que soportaba el corte profundo que había le fue dado, todavía perseguía a Kujou.

“P-Pero, que nosotras dos estemos en la misma clase no es algo que ambas hayamos decidido. Eso es sólo una coincidencia”.

“… ¿Hay algún problema con eso?”

“¿Qué hay de hacer cosas conmigo como comer juntas almuerzos preparados, comer pastel en un café después de la escuela o que juntas acabemos con una tienda de Anmitsu en la que tengamos que esperar en una larga cola para pedirlo el fin de semana?” (N.T: Un popular postre japonés)

“Todo eso está relacionado con alimentos.”

“Oh, tienes razón. Entonces, ¿qué otra cosa sería buena hacer? Cualquiera estaría bien, excepto que cada una se fuera a casa por separado”.

“……”

Debajo de un árbol de pino cuidadosamente podado, Kujou se detuvo y miró a Homura de nuevo.

“Voy a decir esto ahora.”

“Está bien, voy a escuchar bien.”

“Estar con alguien como yo es aburrido, y no tengo absolutamente ninguna intención de intentar y entretenerte tampoco.”

“Sí, me di cuenta.”

“¡…!”

Homura había logrado llegar en una barra diagonal.

“Los colegas cercanos que siempre se llevan bien son muy aburrido. Son como una familia y te hacen sentir aliviada. Pero eso es todo. Estar con ellos te hace sentir completamente segura y protegida, pero no hay absolutamente ninguna aventura allí. Si un colega cercano puede entender lo que estoy pensando y sintiendo como si fuera su propia mente y viceversa, entonces no necesito ninguno. Quiero amigos.”

“……”

“Kujou-san, eres estricta contigo misma y otros. Esa es sin duda la razón por la que pones una barra muy alta para que alguien se convierta en un amigo que puedas reconocer: quieres evitar fallas o errores por la duración de tu relación. ¿Pero no es tan sólo un caso extremo de jugar a ser amigos?”

“¿Quieres decir que es simplemente el cálculo e interés propio? Pero no tengo ninguna intención de cambiar mi personalidad”.

“Eso va también para mí. Pero vamos a cambiar. Si estamos juntas, vamos a cambiar tanto poco a poco”.

Diciendo esto, Homura caminó delante de Kujou este momento y se dirigió hacia las puertas de la Academia.

Tal vez la forma en que ella toscamente cargaba su bolso sobre su espalda era para ocultar su vergüenza.

Cuando ella miró hacia atrás con temor sin dejar de caminar, vio que Kujou seguía después de ella, y eso hizo que Homura sonriera con cierta timidez.

Homura volvió a mirar de nuevo hacia delante y miró hacia el cielo azul.

El hecho de que las mejillas de Kujou estaban ligeramente rojas, mientras que nadie miraba parecía haber solo sido debido a la mala educación de súplica Homura justo antes de que pudiera responder.

“La verdad es que Kujou-san, sólo pienso en mí misma. Me quiero a mi misma. Soy la presidente de mi propio club de fans, ¿sabes?”

“Lo sé.”

“Sí, me di cuenta. Pero si te tengo como amiga, Kujou-san, siento que voy a ser capaz de quererme a mí misma aún más. No, seguramente lo haré”.

Homura volvió a sonreír con una misteriosa certeza.

“En ese caso, no es sólo una coincidencia más, ¿verdad? Estos sentimientos son algo que busqué y encontré”.

“……”

Kujou permaneció en silencio.

Aun así, ella estaba a la par con Homura mientras caminaban.

“Estábamos en la misma clase por los tres años en la escuela, ¿verdad? Después de una larga serie de coincidencias, creo que es muy probable que estemos en la misma clase por los tres años de secundaria también”.

“Esa es una conclusión que anula por completo la teoría de probabilidades a partir de tu premisa, ¿sabes?”

“Es por eso que creo que sería mejor si nos hiciéramos amigas.”

“Kuh… ¿Qué pasa con esa lógica?”

Kujou expresó su objeción sin pensar.

Homura también se echó a reír ante la rareza de lo que ella misma estaba diciendo.

“Haah.”

Después de dejar escapar un pequeño suspiro, Kujou murmuró.

“-Sin dulces”.

“¿No te gustan los dulces?”

“… Me hacen subir de peso.”

“¿Así que realmente te gustan, entonces? Fufu”.

Homura sonrió con orgullo por alguna extraña razón mientras miraba a Kujou.

El Club de Banda de metal resonaba en el patio de la academia, fuera de tono como siempre.

A lo largo de la carretera de verano estaba el infinito cielo azul arriba, y dos manchas deslumbrantes

1

Anterior capítulo – Próximo volumen

Anuncios