Fin del episodio 1

Anterior parteSiguiente episodio

 

Fin del episodio 1

Los pájaros cantaban, una canción llena de alegría en la vida misma.

Takeya vio imágenes de un lugar al que pensaba que nunca volvería; Imágenes de su ciudad natal. Maravillosas filas de magnolia amarilla uniformemente espaciadas, sus hojas visibles a la distancia. El lago en medio de todo, y la luz azul reluciente del sol brillando sobre su superficie.

No es el tipo de lugar al que acuden los turistas, pero Takeya pensó que era el lugar más hermoso de la Tierra. Un lugar especial donde las plantas, los peces, los zorros ocasionales -y hasta él mismo- existen como formas de vida iguales, ninguna sobre la otra.

Debería estar en el suelo en ese pasillo repleto de cadáveres… así que ¿por qué estoy viendo todo esto?

Pero esta luz y el aire suave eran inconfundiblemente de la ciudad natal que él recordó de su niñez.

Takeya sintió algo en su cabeza, algo duro y flexible.

¿Las piernas… de alguien? Definitivamente descansaba la cabeza en el regazo de alguien.

El aroma de los árboles hacía cosquillas en sus sentidos. La negatividad que se había desbordado en su mente comenzó a cesar lentamente.

Las manos en sus mejillas estaban exactamente a la misma temperatura de sus mejillas. Se sentía maravilloso.

Sollozo… sollozo…

Lloraba, pero ¿quién?

Takeya abrió los ojos.

Sniff… sniff… sniff…

Fue recibido por una chica que no conocía.

Las lágrimas corrían por su rostro mientras Takeya yacía en su regazo. Caían sobre el rostro de Takeya y, continuando su descenso, se deslizaron por sus mejillas.

Era como una especie de ritual pacífico.

“…Lo siento.”

No había razón para que se disculpara con él. La chica estaba libre de cualquier pecado. Takeya podía sentir eso. No había forma de que la débil luz que la rodeaba pudiera ser tan cálida por otra cosa.

“Mi debilidad hizo que perdieras a la persona más cercana a ti. Sé lo doloroso que es perder a alguien, pero no pude detenerlo.

Su piel era casi transparente, como si los dedos pudieran atravesarla si intentaban tocarla.

Sus ojos azules se parecían al lago de la ciudad natal de Takeya.

La muchacha se puso de pie. Sus piernas parecían delgadas y débiles como palos, y que ella podría doblarse bajo su propio peso y caer en cualquier momento ahora.

En ese momento, la silueta de una figura familiar apareció y aterrizó en el hombro de ella.

“No es bueno, Noi. Si sigues recibiendo los sentimientos de todos, ¡tu corazón no podrá manejarlo! ¡Se romperá!”

Es Usakoro.

La muchacha le dio unas palmaditas en la cabeza antes de responderle.

“Pero tengo que mantener las emociones de todos. Es mi deber.”

“¡No puedes hacerlo por todos! ¡Desaparecerás! ¡Entonces no habrá esperanza en absoluto! ¡Ya no puedes detenerte! ¡Comete a alguien!”

“Usakoro, ya te lo dije. Ya no puedo comer a la gente. No puedo.”

“¡Estás en tu límite, ya no puedes hacerlo simplemente usando la contingencia para fortalecer tu magia! ¡Tu cuerpo no puede soportarlo! ¡Reki es más fuerte que tú ahora! ¡Ya no tiene sentido!

“No es eso. No puedo hacerlo, y eso es todo.”

“Pronto desaparecerás. Tu cuerpo se está marchitando. Pareces papel. No puedes ganar contra otras chicas mágicas así. ”

El nublado Takeya finalmente se dio cuenta de quién era.

No es ninguna sorpresa que le tomara tanto tiempo, viendo cómo su apariencia es casi exactamente el contrario de cómo ella es retratada generalmente. Sería impensable que el demonio que los confinara aquí como alimento se mirara así. Nunca había escuchado indicio alguno de que existiera una chica mágica tan cálida y amable como ésta.

Una chica mágica tan blanca como la nieve, una chica mágica tan delicada y frágil como el algodón.

“… White Noisette.”

White Noisette lentamente giró su cabeza para mirar directamente a Takeya.

“Takeya-kun.”

Ella dijo su nombre con un tono amable y cariñoso.

“Tú.”

Se acercó a Takeya y se puso en cuclillas junto a él.

“Creo que eres tú. Tú eres el que puede salvar este mundo.”

Limpió el rostro de Takeya de toda lágrima que pudiera haber caído sobre él.

¿Yo… salvar el mundo?

De ninguna manera.

Su energía había muerto junto con Reika.

“Puede que no entiendas, pero tu persona especial está siempre a tu lado. Ella nunca desaparecerá mientras la recordemos.

Increíble. La muerte es muerte. La muerte es la nada. La muerte es desesperanza.

“No estoy diciendo eso para consolarte. Debería ser posible, ya que he compartido mi magia contigo. Las emociones de todo el mundo aquí, y de todos los que alguna vez estuvieron aquí, están dentro de mi pecho. Están allí mientras no los olvidemos. Puedes entrar en mi pecho cada vez que quieras.

“Eso es…”

…una mentira.

White Noisette tocó su pecho mientras él trataba de decir eso.

“………………………….”

Era algo que no se podía poner en palabras. Algo que no podía ser puesto en imágenes. Pero estaba allí. Solamente eso fue suficiente para moverlo.

“U… a…”

Las lágrimas empezaron a fluir por el rostro de él.

“Uuuuuuuuuuuuuuuuuuuu…”

Esto.

La idea de que algo así existía en su mundo era impensable.

“Así que no te desesperes.”

White Noisette alejó su mano de Takeya.

Nunca pierdas de vista lo que es importante para ti.

Y con eso, Takeya perdió el conocimiento.

Si Takeya creyera en lo que White Noisette le ha mostrado, entonces el futuro cambiaría completamente.

Pero no había forma de que Takeya, que nunca había conocido un mundo bondadoso, pudiera aceptarlo.

En consecuencia, eso no podía ser más que parte de los sueños de un hombre inconsciente.

 

Anterior parteSiguiente episodio

Anuncios