Majonaka Ep. 1 Parte 0

Volver a la página – Siguiente parte

EPISODIO 1

Parte 0

-¡Gracias a Dios que nos alejamos de esa clase otra vez!

Sin pensarlo, Minazuki Takeya respondió a la voz estridente y desconsiderada de su compañero de clase, Himezaki Yuzuki, con un furioso resplandor. Reprimió su ira al apretar sus puños.

Pero, ¿cómo podía culparla? Aunque no llegó a decirlo en voz alta, ¿no estaba sintiendo la misma sensación de alivio que ella? A pesar de que sabían que hay personas que eran sacrificadas? ¿Simplemente estaban felices de que esos sacrificios humanos no eran ellos o conocidos?

Toda la Clase 18 se reunió en un aula de ciencias. No quedaban productos químicos ni equipos de laboratorio, sólo contenedores de formalina ensombrecida. Ha perdido toda función como sala de ciencias.

La vieja y agrietada pizarra era tan negra, casi como si la desesperación la cubriera. Algo estaba escrito en el centro. Fue escrito delicadamente en pequeñas letras, pero se destacaba en virtud de ser la única cosa allí.

Era un nombre.

Ijuuin Reika

El nombre de la persona que se había ocupado de Takeya cuando se refugió por primera vez en la ciudad de Sorakara, después de haber perdido a sus padres, aunque sólo estuvieran separados por un año.

Una persona que es más amable que nadie. Más hermosa que nadie. Una existencia similar a la de una diosa. La compañera de la cual Takeya está locamente enamorado.

Las personas entre 12 y 18 años están confinadas en los antiguos terrenos de la escuela Sorakara. Actualmente hay 568 de ellos.

Hay quienes tienen familia en la ciudad Sorakara y aquellos que han perdido a la suya, como Takeya. Todos están encarcelados por igual. No pueden ver a sus familias o escaparse. Una vez que son atraídos a la escuela, no pueden hacer nada más que pasar el resto de sus vidas allí.

Nadie sabe quién empezó, pero pronto la gente empezó a llamarse a si mismos estudiantes, y los estudiantes empezaron a llamar a su prisión “La granja Sorakara”.

¿Por qué están confinados aquí?

Porque los estudiantes, como Takeya, son comida para la chica mágica. Se crían en la granja para ese propósito.

Ella come una persona a la semana.

Ayer, una chica de la clase 4 fue comida. El día después de que alguien es comido, la chica mágica escribe un nombre en una pizarra en una de las clases.

Ese es el nombre de la próxima víctima.

Onee-san…

Takeya murmuró en voz baja.

Ijuuin Reika será “comida” el viernes, como escribió la chica mágica.

La amable persona que siempre había protegido a Takeya morirá.

Por muy trágico que fuera, Takeya no lloró. Está demasiado acostumbrado a las crueldades de este mundo. Ha visto incontables cosas absurdas.

Pero nunca ha pasado por algo tan doloroso como esto.

Aaa

Takeya miró fijamente las letras de la pizarra.

“Somos el ganado de la chica mágica …”

Volver a la página – Siguiente parte

Anuncios