Majonaka Ep. 1 Parte 3

Anterior parte – Siguiente parte

Parte 3

Las chicas mágicas eran humanas, pero todavía hay una gran cantidad de misterio que rodea su origen.

En las etapas finales de la Cosecha Humana que comenzó hace 13 años, una minoría muy pequeña de chicas entre las edades de 10 a16 obtuvo el poder para convertirse en chicas mágicas. Esa cantidad también ha ido aumentando gradualmente. Cualquier cosa más allá de eso es desconocida.

Las chicas mágicas no creen que los humanos- que están por debajo de ellas en la cadena alimenticia- son ni remotamente iguales a ellas. Se dice que la razón por la que no sienten lastima de los humanos que comen es porque han perdido sus recuerdos como seres humanos, pero incluso si esto supone ser verdad, no cambiaría mucho. Los fuertes no tienen consideración alguna por los débiles.

“White Noisette está en su clase.”

Takeya no creía lo que un ser superior como una chica mágica se fura a  rebajar a hacer tales cosas irritantes con los seres humanos, pero en la actualidad, Reki tiene su anillo.

Para ser honesto, no estoy seguro de si Reki es un enemigo o un aliado. Pero no puedo pensar en una razón para que me fuera a decir una mentira como ésta.

¿Está trabajando para White Noisette a escondidas de los otros estudiantes? No, si ese fuera el caso, White Noisette podía masacrar a todos los estudiantes cada vez que quisiera al simplemente volver a su forma original.

Además…

Si  no le creo, no sería capaz ni siquiera de mover un dedos mientras Reika-san fuera comida.

Por lo tanto, Takeya se preparó.

Lo que estaba a punto de hacer no era algo a lo que Reki lo hubiera obligado. Fue su propia idea desde el principio. Era un plan que pondría en acción con sus propios preparativos, bajo su propia responsabilidad.

Takeya miró alrededor de la antigua aula desde el podio de maestro.

Dado que no hay asientos o escritorios, los 30 alumnos de la clase 18 vivían sus vidas sentados todos juntos en el viejo piso chirriante, el chirrido a veces evocativo de un grito. Cuando llega la hora de dormir, solo ponen los futones en el suelo y duermen allí.

Después de cohabitar durante tanto tiempo, las chicas se dieron por vencidas y empezaron a cambiarse sin pena delante de los chicos. Aparte de las más jóvenes, como  Koko, de 12 años, los chicos están muy tentados de espíarlas mientras que las chicas se estén cambiando, en especial Youko. Takeya le ha advertido sobre ello una y otra, pero nunca parece escuchar.

Por cierto, Lilly nunca se cambia afuera de los puestos de privados del baño.

Así de distraídos eran los unos con los otros.

Si un estudiante lo fuera a vencer de repente un malestar y rompiera en llanto, el resto de los estudiantes lo consolarían juntos. Si un estudiante fuera a morir, la clase tendría una tumba y lo enterrarían juntos.

Vivir el día a día, sin saber cuándo se fuera a ser comido. Sufrir solo es demasiado cruel. Los compañeros de clase de forma natural se unían y vivían un estilo de vida de cooperación mutua.

Estas personas comparten un muy profundo vínculo de la amistad- no, de hecho, son familia.

Pero tenemos que aceptarlo. Tenemos que entender.

Acechándolos dentro de esa clase muy unida, estaba una chica mágica, lamiéndose los labios y considerando su próxima comida.

No importa qué tan diferente de otras chicas mágicas pudiera ser White Noisette, sus valores fundamentales son los mismos del resto.

Esa fue la conclusión de que Takeya tomó, después de haber perdido a sus padres, hermanos, amigos y conocidos por chicas mágicas. Incluso ahora White Noisette sigue matando a sus amigos como “sacrificios”.

Takeya golpeó el podio y la atención de la clase se fijó sobre él.

“Pienso en confinar a todos aquí a partir de ahora.”

Esas palabras estaban llenas de ira.

¿Cómo se sentirá White Noisette viendo la clase alentándose unos a otros? ¿Cómo se sentiría viendo a la clase sufrir y llorar juntos?

Debe estar disfrutándolo. Takeya era incapaz de ocultar su enojo en ese pensamiento.

Continuó hablándole a los estudiantes, quienes habían empezado a murmurar desde el sonido de la palabra bastante desagradable, “confinamiento”.

“Voy a ir al grano. White Noisette está aquí, entre nosotros, en este momento. El Presidente del Consejo Estudiantil me lo dijo”.

La clase se quedó en silencio. Así de grande es la presencia del Presidente del Consejo Estudiantil para ellos.

“Ahora que sabemos esto, no podemos continuar como lo hemos hecho antes. Todo el mundo pensaba que, probablemente, este estilo de vida de ser criado como comida no era del todo malo, de que había un montón de cosas buenas, que estar juntos durante todo este tiempo, tan cerca del abismo de la muerte nos había convertido en una familia”.

Continuó hablando en un tono fuerte.

“Sin embargo, nuestro estilo de vida de agarrarnos las manos y abrazarnos unos a otros se acabó.”

La rabia llenaba de forma visible a los ojos de Takeya, pero no tenía idea de a quién debe apuntar esa rabia. Él sólo se dirigía al gran vacío al final de la sala.

“Tenemos que sospechar. Sospechen que la persona que esté a su lado podría ser una chica mágica. En virtud de que una sola chica mágica esté aquí, lo que hemos construido se ha destruido. Nuestros lazos se han roto”.

Takeya apretó los puños.

“Ya no somos familia”.

Takeya pronunció la horrible verdad.

“Somos enemigos, cada y toda persona debe dudar de la otra.”

Como era de esperar, una conmoción surgió entre la clase, que hasta ahora había estado de pie en silencio. Se fijaron en Takeya y…

“¡E-espera! ¿Enemigos…? ¿No es un poco exagerado?”

“¿White Noisette está aquí? ¿Esto es una broma?”

“¡De ninguna manera! ¿El presidente del consejo estudiantil de verdad dijo esas cosas?”

“Incluso si lo hizo, tiene que haber algún tipo de error…”

Esa fue la reacción que Takeya había esperado. No hay manera de que creyeran algo así tan rápidamente. Era entendible, pero decidió continuar de todos modos.

“Ahora es nuestra única oportunidad. El presidente tiene el anillo mágico de White Noisette, así que no se puede transformar. Si nadie sale de esta clase, no puede volver a su forma original. No sabemos quién es, así que no podemos dejar que todos salgan. Todo el mundo es sospechoso, así que confinaré a todos”.

Takeya abrió la mano y gritó.

“¡Haremos que White Noisette muera de hambre!”

La clase comenzó, naturalmente, a disgustarse con Takeya, quien muy hasta ahora había estado teniendo una conversación unilateral.

Su descontento estaba a punto de estallar en un rugido furioso cuando algo voló en la habitación. Fue Usakoro.

Oh, ¿finalmente llegó? Estuve pensando que aparecería sin duda si yo empezaba a explicarle estos temas.

En circunstancias normales, Takeya habría odiado a Usakoro, pero en este caso particular, había sido esperando con impaciencia su llegada.

Usakoro aterrizó en la bandeja de la pizarra de tiza y comenzó a patear el suelo con un sonido de golpeteo.

“¡Takeya-kun! No estás escuchando. ¿Es verdad? ¿Que estás tratando de encerrar a White Noisette?”

“Si, es verdad.”

“¡Detente! ¡Si haces eso! ¡Todo el mundo será asesinado!”

img-0054

Usakoro estaba obviamente nervioso. Estaba enloqueciendo.

“Ooooh… ¿Qué debo hacer? ¡No tengo idea! ¡Ni idea de lo que hacer en un momento como este!”

“Deberías preguntarle a White Noisette”.

“¿Eh?”

Usakoro no se movió. O mejor dicho, no se podía mover. Al estar White Noisette en esta clase, no podía recibir órdenes de ella delante de todos. La expondría.

Takeya había provocado esta reacción en Usakoro y presentado a los estudiantes en la clase con la verdad. Por eso había estado tan a la espera de la llegada de Usakoro. Poco a poco, los estudiantes finalmente comenzaron a entender la realidad de la situación mientras observaban a Usakoro inmóvil, entendiendo que White Noisette estaba entre ellos.

“Espera un minuto, Presidente”

Quien habló fue la más antigua de la clase, y la líder de las chicas, Karasu Umi, de 18 años de edad.

Para el registro, Takeya no es una especie de representante de la clase ni nada por el estilo. La clase 18 ni siquiera tiene uno. Algunas personas simplemente lo llaman Presidente porque él siempre está ayudando a organizar las cosas.

“Entiendo por qué nos estés confinando, ¿pero Usakoro no está en lo correcto? ¿No estamos haciendo que White Noisette se enoje y nos mate? El hecho de que ella no se pueda transformar, no quiere decir que no hay nada que ella pueda hacer”.

Umi no puede haber tenido la intención, pero sonaba como si estuviera tratando de arrinconar a Takeya ya que ella siempre sonaba tan agobiante.

“Bueno, no puedo afirmar categóricamente que no fuera a suceder.”

Takeya dio una respuesta corta, como si fuera ya obvio.

“Espera, ¿qu-?”

“¿También puedo hablar?”

Con un movimiento raro, la por la general sutil Ari Miyuki detuvo a Umi y empezó a hablar.

“Las chicas mágicas comen almas humanas, ¿verdad? Así que… En realidad no podemos hacer que muera de hambre. Incluso si ella fuera confinada, lo único que tiene que hacer es comer. E incluso si se encuentra en forma humana, aún debe ser capaz de comer, ¿no?”

“White Noisette no se quiere revelar. Podemos deducirlo por la forma en que ha vivido entre nosotros hasta ahora. No hay manera de que pueda comer en secreto a alguien frente de muchas personas”.

“Pero si se llega a un punto en el que fuera a morir de hambre, ella podría dejar de preocuparse.”

“Es verdad. Podemos muy bien llegar a ser comidos”.

La cara de Miyuki se puso pálida ante la declaración franca de Takeya.

“O sus aliados podrían notar que algo ha ido mal y matar a todos aquí.”

Takeya dijo algo que avivaría el fuego del malestar de Miyuki y del resto de la clase, pero nadie se opuso, incluso a tales observaciones. Su cara solo le decía a la clase todo lo que necesitaban saber. Estaba decidido.

“Me encantaría que hubiera una forma más segura de detener esto sin perder a nadie, pero ¿Habrá otra oportunidad después de esto? ¿Habrá otra oportunidad además de prevenir la transformación de White Noisette aquí?”

Takeya se mordió los labios.

“No. Lo puedo afirmar sin lugar a dudas. Y eso es peligroso. Si no somos capaces,  probablemente seremos sacrificados. No vamos a tener una segunda oportunidad de cambiar nuestro destino. Así que…”

Takeya bajó la cabeza.

“¡Prepárense!”

La clase se quedó en silencio.

No hubo quejas. Dicho esto, no hubo aplausos tampoco. Sería razonable esperar que todos estén dispuestos a luchar inmediatamente.

Takeya levantó la cabeza.

Él sacó una pequeña caja de cartón y pedazos de papel y los mostró a la clase.

“¡Vamos a votar! Quiero que todos anoten si debemos confinarnos aquí, sí o no, y colóquenlo esta caja. No se preocupen, es anónima. La mayoría decidirá lo que hagamos.”

No hubo objeciones.

“Lilly, ¿me ayudarás a entregar los votos?”

Lilly se puso de pie en silencio y comenzó a distribuir hojas de papel a todo el mundo.

En realidad, Takeya tenía toda la intención de confinar a todo el mundo por la fuerza si era necesario. Sin embargo, esta lucha sería sin duda a largo plazo.

Estar atrapado en esta sofocante habitación, sin saber cuándo van a poder salir, sin saber cuándo White Noisette se fuera a cansar de todo y matara a todos. Tales circunstancias serán muy estresantes para la clase.

Alguien, probablemente no soportaría y huiría, incapaz de manejar siendo forzado a esto por otra persona. Por lo tanto, se arruinaría el plan.

Takeya se preparó para lo peor. Si una gran cantidad de personas estaban en contra del plan sería imposible llevarlo a cabo. Takeya no tendría más remedio que darse por vencido.

Takeya había regresado al podio del maestro después de terminar la entrega de los pedazos de papel cuando Mitsuishi Youko habló.

“Estoy votando un ‘no’. Yo… No, no sólo yo. Todo el mundo lo entiende. Es imposible derrotar a una chica mágica. Si seguimos con este plan sólo tendremos una muerte dolorosa. Lo sabes tan bien, en el fondo, ¿no? ”

Takeya no respondió.

“Así que elijo para dejar las cosas como están. Quiero vivir una vida pacífica día a día. Siempre he sido así, por eso me uní al consejo de estudiantes y estoy siguiendo la orientación de White Noisette. Oye, Zan, Renki, chicos, ustedes se convirtieron en miembros del consejo de estudiantes por el mismo tipo de razones, ¿verdad?”

Las dos personas a las que llamó dieron una ligera inclinación de cabeza.

“Además, da un poco de que decir, pero la razón por la que de repente quieres matar a White Noisette se debe a que Ijuiin Reika de la clase 18 fue elegida como el próximo sacrificio, ¿no es así? Solo estás entrando en pánico, ya que no quieres que muera, ¿no? ¿No estás solo haciendo que el resto de la clase se involucré en tu amor? ¿Puedes negar eso?”

“No puedo. Si el siguiente sacrificio no fuera Reika, podría estar haciendo cualquier otra cosa en este momento”.

“Qué honesto~”

“Pero eso fue sólo uno de mis ímpetus. Siempre tuve la intención de luchar con White Noisette un día”.

Eso es verdad. Incluso si ella no fuera elegida en esta ocasión, un día el momento de Reika o de Takeya llegaría. Necesitaba algo para ponerse a la acción, pero siempre supo que terminaría luchando contra White Noisette.

“Takeya.”

El siguiente en hablar era Zan.

“Estoy harto de decirte esto una y otra  vez y ver que nunca me escuchas, pero voy a volver a repetirlo. Hay cero casos en que un ser humano haya derrotado a una chica mágica. Ni siquiera antes cuando hubo ejércitos reales y funcionales. A pesar de ello, crees que solo puedes ir por allí matando a uno por uno?”

“Zan, ¿tu opinión es básicamente la misma que la de Youko?”

“Más o menos”.

Takeya volvió a mirar a Lilly, quien había terminado la entrega de los pedazos de papel y estaba sentada donde estaba antes.

Lilly había estado mirando fijamente a Takeya desde que se subió a la plataforma, escuchando lo que estaba diciendo. El que ella estuviera ayudando era porque ya entendía lo que estaba a punto de decir.

La mitad de los estudiantes en la Granja Sorakara han, al igual que Zan y Youko, aceptado la realidad de que no son capaces de derrotar a una chica mágica y viven vidas tranquilas.

Lilly también es así. Takeya pensaba que esta forma de pensar era correcta, pensaba que ser capaz de pensar de esa manera era fuerza. Pero también era consciente…

“Zan, es imposible simplemente vivir en paz hasta que mueras.”

… De los límites de esa manera de pensar.

“La única razón por la que podemos pensar así en el primer lugar es porque White Noisette nos está criando aquí, ¿no?”

“¿Qué estás tratando de decir?”

“Estamos siendo forzosamente confinados aquí por White Noisette. Controlados y criados como alimento. Ella tiene el poder de la vida y muerte sobre nosotros. Es intensamente humillante. Pero, tan cínico como suene, se podría decir que estamos en un estado estable, y que no vamos a ser atacado por otras chicas mágicas gracias a que ser mantenidos por White Noisette. Al igual que el ganado es protegido de sus depredadores naturales y de las enfermedades por los seres humanos, ¿no?”

“Lo que quiero decir es que, si ignoramos el sacrificio de vez en cuando y aceptamos esta humillación, puede que, de cierto modo, llevemos una vida diaria pacífica”.

“Eso puede ser cierto….”

“Pero, ¿crees que una chica mágica temperamental, una como blanco Noisette, fuera a seguir con esto para siempre?”

“…”

“Desde el principio, hemos sido incapaces de entender por qué hace este tipo de cosas. No sabemos nada de ella. ¿Por qué se come sólo una persona a la semana? ¿Por qué nos mantiene separados de los adultos? ¿Podría ella comerse a un montón de nosotros por un capricho? ¿Por qué le dio al Presidente del Consejo Estudiantil su anillo mágico y se escondió en la clase? ¿Por qué pones tanta confianza en una chica mágica que piensa de nosotros como nada más que comida, a pesar de que no sabes absolutamente nada de ella?”

“E-eso…”

“Es verdad. No hay manera de que esto continúe para siempre. Ella podría ponerle fin en cualquier momento. Vamos a volver a ser como eramos antes, vamos a volver al mundo real, al mundo de noches sin dormir y de no saber cuándo vamos a ser atacados. Al mundo en que nuestros seres cercanos mueren constantemente. A un mundo en el que estamos acostumbrados a los gritos, familiarizados con la sangre, desensibilizados al olor de la carne quemada, y acostumbrados a pronunciar desesperanza. ¿Estoy en lo cierto? ”

“… .Ah…”

“¿Crees que podemos vivir felices a través de ese mundo? De ninguna manera.”

Zan estaba sin palabras.

Takeya siempre había entendido esto, pero nunca lo dijo que debido a que hay gente aquí que eran incapaces de hacer frente si no  abrían los ojos. Para algunas personas, estas mentiras son su única salvación.

Pero Takeya ya había decidido luchar.

“Nuestra vida cotidiana feliz aquí no es más que una ilusión mantenida por la magia de White Noisette”.

No era más que una obviedad. Es evidente que con sólo mirar el ridículo cielo blanco de cuento de hadas sobre este lugar.

“Ah… ahh…”

Koko, la más joven de la clase, empezó a llorar.

Por lo general, alguien podría consolarla con palabras amables, pero eso ya no es posible.

“No hay precedente de que seres humanos como nosotros hayan ganado contra una chica mágica. Hemos perdido todo el tiempo. Pero tenemos que ganar. Aparte de eso, ¿qué esperanza nos queda? Dime eso, Zan”.

Zan se mordió los labios y permaneció en silencio. Toda la sala se quedó en silencio.

“¡Esperen! ¡Todo el mundo!”

Usakoro, saltó de arriba a abajo sin cesar, se pronunció.

“¡Noir no los traicionará!”

Sus dulces palabras, egoístas ya no podían engañar a nadie.

“Ya es suficiente, Usakoro. Ya estamos hartos de esto”.

Takeya apretó el puño.

“ya no seremos ganado.”

Se quedó mirando a sus compañeros de clase y declaró.

“¡Somos humanos!”

Sus ojos se humedecieron al decirlo.

“Ah…”

Takeya no quería aceptarlo. No quería aceptar un futuro con una previsión de sufrimiento y muerte. A pesar de que esta vida no es más que una ilusión, había una gran cantidad de piezas buenas.

Entonces, ¿por qué tiene que poner fin a la misma? Él quiere reír y disfrutar de la vida con Lilly y el resto hasta morir, pero eso ya no es posible.

Probablemente morirá al ser atormentado por el pesar y el dolor. Durante el tiempo en que viva, llevará la culpa de obligar a todos a luchar. Cuando alguien muera, será todo culpa suya.

Es natural que lo fueran a culpar, e inevitable que lo fueran a odiar.

Takeya llevaba el peso de ser el responsable de la vida de todos, un peso demasiado pesado para que uno solo lo soporte.

Por favor, alguien… Tome mi lugar…

Pero nadie lo hizo. Nadie le ayudó. La única cosa que sucedió fue que la inmensa presión ejercida sobre él brotó y se colocó a sí mismo en frente de sus pensamientos.

Él va a luchar. Pondrá en riesgo su vida. Pondrá en riesgo no sólo su vida, sino la vida de toda la clase.

“¡Ahora, Matémosla!”

Takeya no tenía idea de lo mucho que sus palabras resonaron en el resto de la clase, pero en la votación que seguía, la mayoría de ellos votó “Sí”.

Anterior parte – Siguiente parte

Anuncios