Sugary Days 7

Anterior capítulo – Próximo capítulo

1

4° piso de Aincrad, ciudad principal, Rovia.

La “capital del agua», con un elegante paisaje urbano semejante al de Europa del sur y las vías fluviales dotadas de agua clara, se había quedado como el sitio de turismo más popular durante algún tiempo después de la apertura de su puerta de teletransporte. Los visitantes formaban largas colas en los muelles por las góndolas manejadas por los NPC gondoleros, y habría incluso congestión en el canal principal en días con cielo despejado.

Sin embargo, eso era una cosa del pasado-

Apenas se encontraban algunos jugadores en la plaza de la puerta de teletransporte donde Asuna y yo bajamos. Aunque podría ser ahora conocida como nada más que una ciudad difícil para movilizarse, con su eslogan de la ciudad de agua robado por la ciudad principal del piso 61°, Selmburg, esta caída de la población se sentía bastante sombría. Aunque Zumfut del 3° piso, donde fuimos en la mañana, se sentía desolada, palidecía en comparación, por extraño que parezca.

“…Hace un poco de frío, ¿verdad?”

Tomé la mano de Asuna fuertemente después de que ella me lo ofreció con esas palabras. Era el 26 de octubre de 2024, y a pesar de que debería haber sido más frío el 21 de diciembre de 2022, cuando Asuna y yo activamos la puerta de teletransporte de esta ciudad, no podía recordar que lo estuviera tanto. En primer lugar, hemos llegado a esta ciudad nadando a través del río con sólo un anillo de nado desde donde llevaba esa escalera. Y, sin embargo, para ser tan frío cuando todavía era la segunda mitad de octubre, podría haber sido debido a que Aincrad se puso más frío en estos dos años, el paisaje secundario que pensaba-o ese recuerdo doloroso que todavía permanecía en mi pecho .

Di media vuelta y exploré la plaza, una vez más con nuestras manos todavía enlazadas. Sin embargo, se desvanecieron mis esperanzas.

“No hay ni una sola tienda para jugadores, eh…”

Murmuré y Asuna asintió.

“Y habían filas de tiendas vendiendo materiales para góndolas en ese entonces también, ¿no estaban allí?”

“Si tan sólo pudiéramos mover las góndolas de los pisos superiores, ese viejo obstinado carpintero de barcos todavía estaría haciendo una fortuna también, siquiera…”

En mi comentario, Asuna miraba hacia el bloque noroccidental de la ciudad. Ella debe haber estado pensando en dar otra visita al taller de ese viejo carpintero de barcos, Romolo. Pero pronto sacudió la cabeza ligeramente y me miró a la cara.

“Si no hay puestos de venta, parece que tendremos que conseguir los materiales por nuestra cuenta.”

“Ah… eso es cierto, vamos a darle una visita a ese oso con aliento de fuego por primera vez en mucho tiempo.”

Intercambiando guiños, comenzamos nuestra caminata hacia el muelle en el lado occidental de la plaza.

Asuna y yo llegaron hasta el fondo de este 4° piso, a petición del gran maestro artesano, Mahokl, para recoger diversos materiales. La lista incluía ocho de la «Legendaria Grasa de Oso» que también servían como materiales para góndolas, pero sin ningún proveedor para adquirirlos, tendríamos que ir por ello por nuestra cuenta como ha mencionado Asuna.

Los muelles se construyeron en los cuatro puntos cardinales de la Plaza cuadrada de la Puerta de teletransporte: En el norte y el sur habían góndolas compartidas con NPC gondoleros mientras que las del este y el oeste eran exclusivamente propiedad de los jugadores. Durante la limpieza del 4| piso, los muelles del este y oeste habrían estado en su mayoría ocupados por los grandes buques construidos por los dos grandes gremios de- llegando a pensar en ello, el término «grupo de limpieza», aún no se había establecido entonces en ese momento, pero todos los que estaban allí ahora eran numerosos barcos pequeños vacilantes en las olas pequeñas.

Asuna y yo llegamos a una parada antes de tomar una góndola para dos, tranquilamente amarrada en el extremo norte del muelle del este.

Su cubierta, pintada de color blanco marfil y verde bosque, seguía siendo tan bella como una joya a pesar del daño que había recibido previamente por el combate de superficie. Su nombre, “Tilnel”, estaba marcado en el frente, brillando a la luz ondulante rebotando en la superficie del agua. Nuestro amado barco que el viejo Romolo construyó después de recoger frenéticamente sus materiales hace aproximadamente dos años, Tilnel.

Lo tuvimos bajo la custodia de la fortaleza de los elfos oscuros, «El Castillo Yofel», construido en el lado sur del lago del 4° piso, pero que ese exquisito castillo era ahora una ruina deshabitada. Mis recuerdos, de cuando navegábamos a bordo de Tilnel con los niños del Castillo en el lago, fluían y provocaban un terrible y estrujante dolor en mi pecho.

“………”

De pie a mi lado, Asuna repente se dio la vuelta y puso su cara en mi hombro. Me acerqué suavemente a la esgrimista cuyos hombros ligeramente temblaban mientras se agarraba con fuerza a la tela de mi camiseta con sus dos manos chiquitas.

Una voz baja hizo eco cerca de mis oídos después de poco tiempo.

“…Lo siento… pensé que iba a estar bien… pero, aun así, duele…”

“Aah… -Lo siento, también, por no pensar en tus sentimientos. Tal vez no deberíamos haber llegado aquí después de todo…”

Susurré, y Asuna sacudió ligeramente la cabeza, de lado a lado, todavía hundida en mi hombro.

“No… estoy algo contenta, también, que este dolor aún permanece conmigo…Pero… si tan solo… si tan sólo pudiera, tener otra oportu……”

Asuna cerró su boca allí, pero mi corazón había recibido sus palabras en voz alta y clara.

Asuna y yo nos habíamos conocido en el laberinto del primer piso, y aunque era debido a una serie de coincidencias después de eso, nos volvimos un equipo como una combinación en un no muy corto período de tiempo. Lo que dejó la impresión más viva desde los primeros días del juego de la muerte era el «Quest de Campaña de la Guerra de Elfos», distribuido en los pisos inferiores, que tomamos como pareja. Las manchas de Tilnel fueron sufridas durante esas misiones también.

En aquel entonces, incluso si teníamos sentimientos especiales por el otro, nuestra obstinación no permitiría que nosotros mostráramos eso abiertamente. Como una combinación que podría decirse que está tanto en buenos términos como en malos, a menudo nos peleábamos yo haciéndole varias bromas a Asuna y ella lanzándome diversos objetos, pero aun así, esos días eran preciosos. Sin embargo, el pesar irrevocable y la melancolía acompañaron el final del quest de la Guerra de Elfos- y eso contribuyó a nosotros tomáramos caminos separados al final: Asuna, en los «Caballeros de la Sangre», y yo, de vuelta como un jugador independiente.

-Sí Solamente, si tan sólo pudiéramos tener otra oportunidad en ese quest de campaña.

Asuna probablemente estaba a punto de decir eso y pensé lo mismo también. Sin embargo, si se nos concediera la autoridad para hacer retroceder el tiempo, debemos volver al principio de este juego de la muerte y esforzarnos en reducir el número de bajas entre los jugadores a cero… en primer lugar, seríamos capaces de prevenir este incidente importante desde incluso antes de que pasara. Incluso si eso significara que Asuna y yo nunca nos hubiéramos conocido.

“…… Si volvemos a las líneas del frente, vamos a esforzarnos en despejar el juego. Estoy seguro de que, también, es lo que desea Kizmel…”

Asuna asintió, con fuerza, con mis palabras a pesar de su llanto suave.
2

La góndola para dos, Tilnel, se deslizaba a través de la vía acuática con la misma agilidad de antes. Al salir de la ciudad desde la puerta de agua sur, pasamos por el gran río durante algún tiempo antes de llegar al área del bosque donde el oso con aliento de fuego, el monstruo llamado, «Magnatherium», vivía.

Aunque en menor medida que el 3° piso, el bosque de árboles viejos era espléndido y brillante, una tonalidad pálida de oro en la luz de la tarde se filtraba en él. La mayor parte de los árboles eran retorcidos y de hoja ancha, que exhibía un encanto diferente a la de los árboles de coníferas del piso 22.

“Ahora bien, del oso…”

Me di la vuelta alrededor, eché un vistazo alrededor, al caminar tranquilamente por el suelo cubierto de musgo. No había ni la atmósfera sedienta de sangre de la lucha Magnatherium de ese entonces ni señal de algún jugador, aparte de nosotros. Mientras encontrábamos al oso, estaría bien llevar a cabo la caza a nuestro propio ritmo.

-O eso pensé.

“Oye, Kirito-kun… ¿has oído a alguien hablar…?”

Asuna, que ha recuperado su estado de ánimo después de navegar por primera vez en mucho tiempo, puso sus manos detrás de sus orejas. Ese gesto, que parecía poseer no más de un efecto psicológico en la realidad, parecía tener un efecto adicional de audiencia en SAO. Hice lo mismo, y enfoqué mis oídos en los sonidos alrededor.

Pasaron varios segundos después de que cuando un sonido extremadamente suave, como una cola- al final un jugador gritando provocó mi oído.

“-¡Por aquí!”

Asentí con la cabeza junto con Asuna, corrimos hacia el lado noreste de la selva.

Numerosas fuentes salpicaban el suelo y teníamos que desviarnos alrededor de ellas cada vez que nos encontráramos una, pero un solo salto ahora podría llevarnos hacia ellas. Tardó apenas treinta segundos, corriendo a través de la agrupación de árboles como ninjas, aterrizando en troncos de árboles a veces.

Una enorme silueta se podía ver delante de nosotros, embistiendo de derecha a izquierda. Eso era sin lugar a dudas nuestro objetivo, Magnatherium, incluso sin escuchar su rugido “¡¡zugyarooon!!” que casi sonaba como un mamífero.

Sin embargo, eso no era todo lo que encontramos.

Dos jugadores corrían desesperadamente, prácticamente estaban a un pelo de la punta de la nariz del oso con aliento de fuego. Al centrarse mi vista, el cursor ligeramente rojo apareció en el oso con los verdes para los jugadores. El HP mostrado estaba en 90% para el oso y 50% para cada uno de ellos. No sabría sus niveles, pero para ellos perder eso era mucho contra un monstruo del cuarto piso, aunque fuera en contra el llamado Magnatherium, ¿deben estar alrededor del 10 a 15?

“Parecen que están en problemas, eh…”

Asuna respondió mis palabras con un corto “Lo están”. Confirmando sus intenciones por lo que nuestros ojos se encontraron, nos apresuramos.

Para asegurar que la pareja que huía no estaban haciendo un PK, grite: “¡¡Les daremos apoyo!!” antes de que se dieran cuenta y meterme en el camino del ataque de Magnatherium.

El oso rugió en ese mismo momento.

“¡¡Gyazgooaaahh!!”

Tomó a una parada brusca usando sus cuatro extremidades corpulentas y levantó la parte superior de su cuerpo a la vez. El oso que medía más de ocho metros de altura puso en alto el cuerno que sobresalía de su cabeza y mostró su gigantesca mandíbula antes de exhalar aire violentamente como una aspiradora. La brillante luz roja en el fondo de su garganta se estremeció. El indicador de su aliento de fuego.

Para evitar este aliento hace dos años, hemos tenido que saltar en las muchas fuentes de agua en el bosque. Sin embargo, esta vez, saqué mi amada «Elucidator 45» de mi espalda y se enderezó cuando la blandí.

Las llamas ardientes carmesí soplaban con ferocidad de la garganta del oso. Giré rápidamente mi espada en ese momento y activé la habilidad de la espada, «Escudo de Rotación». Aunque su activación era difícil, entraba en movimiento sólo después usar mis cinco dedos y girar con destreza la espada dos veces, como si se torciera, era una habilidad útil capaz de bloquear los alientos de fuego y de hielo(aunque desafortunadamente era ineficaz contra los rayos y el veneno).

La hoja de Elucidator, que giraba rápidamente dentro de mi mano, impactó el aliento de fuego del oso como un escudo de color blanco brillante. Llamé a mi novia a cierta distancia mientras mantenía la habilidad.

“Asuna, cuento contigo para el contraataque.”

“Está bien, te tengo.”

Asuna sacó su estoque, «Lambent Light+32», de su cintura con un refrescante Shing. Paso a paso con destreza en el costado del oso, activó el «Dolor Cuádruple» de cuatro impactos en el instante en que su ataque de aliento terminó.

Los cuatro ataques, más rápidos de lo que el ojo podía seguir, tallaron una cruz roja en el costado del oso. Su cuerpo gigante brillaba en azul cuando se hinchó y me observaba cuando explotó en innumerables partículas dispersas cuando yo ligeramente torcí el cuello.

Con el poder de ataque actual de Asuna, debería ser posible con una habilidad básica, el «Lineal» de un impacto para derrotar el oso. Por lo tanto, ¿por qué prefirió una exageración, usando esa mano de obra calificada de cuatro impactos?

Esa duda se disipó al oír a los jugadores que estaban huyendo del oso.

“¡Mu… muchas gracias!”

Después de regresar a mi espada en la vaina de mi espalda mientras me daba la vuelta, vi que los que estaban allí eran un hombre y una mujer, una combinación como nosotros. Ambos tenían las ortodoxas espada de una mano y escudo, y el hombre estaba equipado con una armadura de metal ligero mientras que la mujer estaba equipada con una armadura de cuero reforzado. Desde luego, estaban alrededor del nivel 15, a juzgar por la calidad que llevaban. A pesar de que estaban dentro del margen de seguridad para luchar en el cuarto piso, no lo estaban en lo absoluto para el combate en SAO. Y más aún con un nombrado mob como un oponente.

“Hola, lo sentimos también, por tomar la decisión de interrumpir a nuestro modo.”

La pareja comenzó a sacudir la cabeza en mi respuesta.

“No, no, de verdad, no tienes que, eso realmente nos ayudó~~”

La jugadora respondió esta vez con una linda voz. Asuna se acercó a nosotros desde mi espalda y el par profundamente se inclinó ante ella también.

El jugador masculino de repente se sorprendió y dejó escapar una voz entusiasta hacia Asuna.

“¡Pero aun así, eso fue increíble! ¡Derribaste a ese resistente Magnatherium con una sola habilidad de la espada de cuatro impactos!”

Sí, Asuna debe haber querido que la pareja pensara que «un ataque de cuatro impactos era necesario». Si ella acababa al oso con un solo Lineal, podrían reconocernos como del grupo de limpieza y si los rumores llegaran a las líneas del frente, nuestro descanso se cancelaría de repente con un “¡¿Llamas descanso a hacerle bullying a los monstruos débiles alrededor del cuarto piso?! ” de alguien tan formal y correcto como Heathcliff formal.

Dicho esto, era evidente que acabarlo con una habilidad de cuatro impactos significaba que no estábamos en el nivel apropiado para este piso, así que Asuna dio una respuesta modesta.

“No, su HP se redujo en un poco de antemano, así que…”

“¡Eso realmente era sólo un poco! Además, esa habilidad para bloquear el aliento también fue increíble… así que hay habilidades con la espada como esa también, eh… Fiu, necesito uno de esos.”

El jugador emocional parecía estar alrededor de los veinte años desde la aparición de su avatar. Tenía el pelo castaño, teñido de rojo y rizado hacia atrás, con una cara bastante varonil. Por otra parte, la jugadora tenía cabello rubio casi plateado en una cola de caballo ondulante con rasgos faciales algo suaves. Ella parecía más joven que su pareja también.

Decidiendo que era mejor evitar continuar con esta charla acerca de nosotros mismos, lanzó una pregunta para la pareja.

“¿Y ustedes están en el Quest «Carpintero de antaño »?”

La pareja respondió con un “Sí” al unísono y sólo podía sonreír mientras hablaba.

“Debe ser difícil tratar con esa terquedad del viejo Romolo.”

“Sí, seguro que lo es~~ Tuvimos que pasar por tanto antes de que incluso aceptara nuestra solicitud~~”

La jugadora asintió vigorosamente y Asuna se reía. Parecía que habíamos descubierto por qué estaban luchando con el oso de aliento de fuego, por ahora, pero eso me dio una nueva duda.

“Err… al juzgar por su equipo, los dos no son artesanos, sino luchadores, ¿verdad? Si su objetivo es subir de nivel, en vez de estar en esa molesta búsqueda… o más bien, ¿por qué no se saltan este piso problemático? Personalmente creo que es más efectivo, tanto en términos de puntos de experiencias, si ignoran este lugar y farmean en los cementerios subterráneos del 5° piso… ”

Cuando llegamos por primera vez al 4° piso, no tenía más remedio que limpiar el laberinto y derrotar al jefe del piso antes de ir al 5° piso por las escaleras. Como tal, necesitamos nuestra propia góndola para movernos a lo largo del piso, pero con la puerta de teletransporte desbloqueada, es posible, o más bien, estándar, para los jugadores subir de nivel únicamente en los «mejores lugares del farming» si se lo proponían.

La pareja intercambió una mirada a mi pregunta antes de que el hombre exhibiera una sonrisa avergonzada y respondiera.

“No, bueno, en realidad, estamos en la Campaña de Guerra de Elfos…”

Parecía que tan sólo pude escuchar a Asuna tomar suavemente un respiro. El hombre continuó, con su expresión inquebrantable.

“Al principio habíamos planeado parar después de recibir los premios de las misiones en el 3° piso. El libro tutorial decía que el quest de evento del 4° piso era bastante duro también”.

“Pero como ves~ lo que realmente nos molestaba era la duda de como seguía la historia~”

La jugadora siguió mientras radiaba.

“Estamos en esto desde el lado los elfos oscuros~ y realmente, realmente queríamos echar un vistazo al castillo de la reina en el 9° piso~ Por lo tanto, pensamos hacer lo que pudiéramos~ Y aún así, caímos al primer paso en el 4° piso~”

La mujer se rió con un tehehe y el hombre abrió la boca una vez más.

“-Nosotros cazabamos jabalíes y gusanos alrededor de las fronteras de la Ciudad de los inicios hasta hace poco, ganamos lo suficiente para cubrir el costo de la posada y comida. Sin embargo, después de mantener eso por más de un año, llegamos al nivel 10… y cuando el «Ejército» lo descubrió, nos dijeron que nos reclutaban. No queríamos nada de eso, así que…”

“Es por eso que dejamos la Ciudad de los Inicios ~ Y así, nos dimos cuenta, ¿por qué no nos volvemos más fuertes de verdad~? Supongo que debes estar pensando, algo como ~¿Por qué ahora?~ ser tan fuerte y centrarnos mucho en el quest elfo es totalmente algo que ocasionalmente haríamos también~ … ”

Asuna gritó en el momento en que la jugadora se rió una vez más.

“¡Eso no es cierto en absoluto!”

Dando un paso hacia delante, miraba a los dos espadachines con una mirada seria.

“Tratar de dar lo mejor, apuntar a algún objetivo… Creo que eso es todo lo que es verdaderamente importante en este mundo. No importa cuándo o por qué… Creo que todos los jugadores están haciendo su parte en contra de este juego, ya sea alguien que salió de la ciudad con ganas de ser más fuerte al igual que ustedes dos, o alguien que entrenó sus habilidades en la vida… o incluso alguien que simplemente vive, día tras día, en la Ciudad de los Inicios”.

La pareja abrieron sus ojos ante las palabras de Asuna por un momento, pero finalmente asintieron con suavidad, como si lo comprendieran.

Con las seis de la «Legendaria Grasa de Oso» soltado por el Magnatherium que Asuna derrotó, les dimos las cuatro que necesitan para el quest de construcción de barcos, dándoles advertencias con respecto a los elfos caídos que iban a surgir a partir de ahora como una nota al margen, y nos separamos de los dos jugadores en la entrada del bosque.

Asuna y yo esperamos la reaparición del oso con aliento de fuego y derrotarlo de nuevo con solo un «Vertical» de mí esta vez- y volver a Rovia en góndola.

Anclando a Tilnel en el muelle oeste una vez más, subimos las escaleras hacia la plaza de teletransporte. Dimos un vistazo por si acaso, pero la pareja no estaba a la vista. Deben estar a la espera de la finalización de la góndola en el taller del viejo Romolo por ahora.

Asuna murmuró mientras caminábamos hacia la puerta.

“Esos dos… Espero que salven a esa caballera elfa oscura desde el principio…”

Eso debe de ser imposible, pensé para mí. Había investigado después, pero  confirmé que, incluso después de haber alcanzado el nivel 50 y ser lo suficientemente fuertes como para derrotar al caballero enemigo de élite normalmente, ambos caballeros morirían sin falla en el quest de inicio de la campaña. Todo aparte de esa irregularidad que Asuna y yo encontramos.

Sin embargo, Agarré la mano de Asuna mientras yo respondía.

“Puede que lo hagan, ¿eh? Ya que están en el quest elfo ahora de todos los modos”.

“Nn… eso es cierto.”

Mirándonos el uno al otro, los dos nos reímos suavemente.

Nuestras manos permanecieron conectadas al abrir la ventana de inventario con la mano libre y retirar los dos mantos lisos, grises y con capucha. Pasándole uno a Asuna, nos los pusimos. Nos pusimos las capuchas del fondo y entramos en la puerta de teletransporte, parpadeaba azul. Tomando una respiración profunda, llamamos como uno solo.

“¡Teletransportar, Algade!”
3

Piso 50, ciudad principal, Algade.

La ciudad donde hice mi casa hasta que Asuna y yo compramos la casa de madera en el piso 22 y comenzamos nuestra vida juntos. Todavía seguía con el alquiler de la habitación que llamaba mi lugar para dormir, pero yo no volvería nunca más, o al menos eso esperaba.

Algade era la ciudad más grande de Aincrad incluso ahora, casi diez meses después de que el piso 50 fuera limpiado, y había un número absurdo de tiendas alrededor, fueran creados por los jugadores o los NPCs. Naturalmente, no era raro que incluso los mejores jugadores vinieran de compras, también, de ahí la razón para ocultarnos el rostro con las capuchas.

Caminamos por las víles calles, curiosamente nostálgicas a pesar de ser menos de una semana desde que me mudé, por un poco y nos metíamos en cierta tienda de un jugador.

No podría ser más caótico dentro de esa tienda con su armamento, materiales, pociones, y varios otros productos de las diversas categorías; y afortunadamente, al tiempo que se llena de numerosos clientes, no había ninguno al que llamara la atención de sus mercancías. Al acercarse al mostrador más dentro de la tienda, saludé en silencio al dueño de la tienda que tenía una ventana abierta y una expresión difícil.

“Ey, estoy aquí.”

El gigante de cabeza rapada miró eso, y su boca se dobló a lo largo de su barba mientras dejaba escapar un gemido.

“¡¿Qué quieres decir con estoy aquí?! ¡Al menos contáctame con una hora de antelación!”

El nombre del gigante era Agil. El gerente de esta tienda y un hombre de negocios astuto, así como un veterano en el hacha de dos manos en el grupo de limpieza. Asuna y yo lo habíamos conocido desde la batalla de limpieza contra el jefe del primer piso.

Sonriendo aún con mi capucha, golpeé su fuerte brazo.

“Bueno, eso es sólo la cantidad de confianza que tengo en tus capacidades, ves.”

“¿Cómo se supone que voy a cumplir una orden que exiges en tan poco tiempo…?”

En cuanto a Agil quejándose a la distancia, Asuna se reía de mi lado.

“Lo sentimos, Agil-san. Lo sentimos por tu interés en algo tan difícil de la nada”.

“No, bueno, no es que importe. Es mi lema para abastecerme de todo, desde pociones hasta armaduras completas y ofrecerlas a un precio justo”.

Los efectos de la sonrisa de una belleza no se hicieron esperar; las arrugas en la frente del dueño de la tienda se desvanecían y dijo su eslogan mientras se desplaza a través de una ventana. Él inclinó la cabeza, incluso mientras hábilmente que reunía los elementos para un intercambio conmigo.

“Treinta lingotes de solidita, veinte, lingotes de acutita, diez troncos viejos de teca, ocho tendones de dragón de greatrock… ¿exactamente para que son estos materiales? Por lo que yo sé, tampoco hay tal receta de este tipo”

-Deberían haber sido añadidas las ocho de legendaria grasa de oso allí también, pensaba cuando interrumpí con un encogimiento de hombros.

Entre los cinco elementos materiales solicitados por el artesano de madera, Mahokl, había solicitado los cuatro que estaban en el frecuente intercambio, aunque costoso, con Agil. No había preguntado por la grasa oso porque había predicho que ningún jugador estaría vendiendo el material necesario exclusivamente para el quest de construcción naval en el 4° piso en sus tiendas ahora de todas las veces, y no tenía ningún deseo de exponer a todos la receta a cualquier persona ajena. No era como si yo no confiaba en Agil, pero en cualquier caso, era mejor tener algún tipo de precaución, teniendo en cuenta lo que se hace de estos materiales.

Comprobando el contenido de la ventana de comercio de Agil con cuidado, me confirmaron los nombres y las cantidades de los artículos antes de asentir.

“Está bien, no hay problema aquí. ¿Cuántos son?”

“Sería como ir por varias veces a la tasa de mercado si se tratara de un cliente de una sola vez, pero… bueno, son dieciocho mil col.”

Este sería el caso donde podía empezar nuestra guerra de regateos sin escrúpulos si esto fuera nuestro intercambio de costumbre, pero por respeto a Agil en la recopilación de estos materiales raros en sólo dos horas, me decidí a ceder a su precio. Introduciendo los dígitos en la ventana, los dos pulsamos el botón Aceptar y la ventana desapareció con el efecto sonoro de éxito comercial.

“Gracias, Agil.”

“Gracias, Agil-san.”

Asuna y yo expresamos nuestro agradecimiento al unísono y el gran hombre respondía con un “¡Gracias!” Antes de sonreír.

“Eso es todo, y ahora sobre ustedes dos, ¿cómo les está yendo en la vida de recién casados…”

“Ah, ah, bien, ¿cómo va limpieza del piso 75?”

Forzando esa pregunta y cerrando la investigación de Agil, oí su respuesta de “debería estar alrededor de la mitad.” antes de que diéramos a una retirada de la tienda con un “¡Bien, entonces, nos vemos después!”.

Fuimos a través de la puerta de teletransporte, una vez más, esta vez para trasladarnos a Zumfut en el piso 3. Al salir a la plaza en silencio, un cambio total del ajetreo y el bullicio de Algade, nos quitamos nuestros mantos encapuchados al mismo tiempo.

“… Agil-san ha convertido su propia casa como lugar de comercio, ¿o no?”

“No es broma… ni siquiera podía imaginármelo comprando su propia tienda antes cuando me di por vencido con el «Vendedor de alfombras»…”

Dirigimos nuestra vista hacia las torres de árboles gigantescos después de una breve risa.

“… Ahora bien, ya es hora.”

 

 

Anterior capítulo – Próximo capítulo

Anuncios