Sugary Days 8

Anterior capítulo – Próximo capítulo

 1

“Treinta lingotes de Solidita, veinte lingotes de Acutita… diez troncos viejos de teca, junto con ocho tendones de dragón Greatrock, y ocho de la legendaria grasa de oso. Aquí están todos los materiales especificados”.

Al apilar los artículos materializados uno tras otro en una esquina vacía del taller, Mahokl, la artesana de la madera, saltó hacia atrás, sorprendida con su pequeña figura y suspiró.

“Uf~ a pensar que podrían reunir todo en sólo medio día…”

Sus gafas arremolinadas cayeron hasta la punta de su nariz y sus sorprendentemente adorables ojos se asomaban, pero elegí descuidarme eso y limitarme a encogerme de hombros.

“De hecho, las legendarias grasas de oso son lo único que hemos recogido en nuestra cuenta, el resto se las pedimos a un comerciante que conocemos… Ah, S-solo para confirmar, no había alguna regla de« no comprarlos», ¿o sí?”

“No había, naturalmente. Establecer buenas relaciones con los comerciantes capaces refleja la habilidad de un jugador, también, después de todo”.

La mirada arrogante de Agil surgió en mi mente en ese momento que ella dijo eso, pero lo ignoré y seguí con la conversación.

“Ya veo, es bueno escuchar eso. Entonces, como se prometió, dinos para que son estos materiales…”

Llegué tan lejos antes de que Asuna halara de mi chaqueta por detrás, interponiéndose a mi izquierda.

“Un momento, Kirito-kun, ¿quién y que manipuló tu memoria? Lo que Mahokl-san ofreció por los materiales no era para su uso, pero…”

“Sí, sí, aquí está.”

Al abrir una ventana mientras hablaba, la artesanía de madera se materializó en una gran mesa junto a la pared cercana y golpeó su superficie gruesa. Mis recuerdos finalmente volvieron al ver eso.

“Ah… aah, cierto. Ibas a dejar que nosotros tuviéramos el noventa por ciento de descuento en la mesa, ¿verdad?”

“Y la mecedora, hecha a la medida.”

Asentí con la cabeza para confirmar y Asuna dio varios pequeños pasos hacia la mesa antes de deslizar ambas manos sobre la veta de la madera intrincada en su parte superior con marcas de corazones brillando en sus ojos.

“… No importa cuántas veces lo vea, esta es una mesa tan encantadora… fue hecha de solo un tronco de Nogal, ¿no es así?”

“Oh, estás muy familiarizada, Asuna-san.”

Empujando hacia arriba sus gafas arremolinadas, Mahokl sonrió.

“Eso es correcto, es uno de los cinco preciosos tipos de madera en Aincrad, por así decirlo.”

“¿Cinco? ¿Así que hay otros cuatro?”

Mahokl sacó su mano derecha de ese guante de cuero resistente ante mi pregunta y dobló un dedo por cada nombre de árboles que ella recitó.

“Por supuesto que los hay. Nogal, Caoba, Teca, Ébano, Palisandro; serían también llamados madera de Clasificación S. Hay otros árboles aromáticos en el rango S también, pero los que son exclusivamente para pequeños artículos, no para muebles”.

“Oooh… hay mucho en el mundo de la artesanía en madera, también, ¿eh?”

Lo admití, impresionado, y Asuna añadió con una mirada arrogante por alguna razón.

“Esos materiales son de rango S, pero eso no es todo. No encontrarás un tronco de este tamaño a menos que sean de algunos de los árboles de Nogal más antiguos, que de por si son bastante raros… ¿Lo has cortado tú mismo, Mahokl-san?”

“No, como se puede esperar, no tengo las ranuras de habilidad para darme ese lujo.”

“Ah, eso es cierto… para cortar árboles grandes…”

Corté las palabras de Asuna con un chasquido de los dedos.

“Oh, ya lo sé. Hay que el mod que mejora la potencia al cortar árboles en la habilidad hacha de dos manos, ¿verdad?”

“Veo que estás bien informado como siempre cuando se trata de combates-temas relacionados.”

A pesar de la cara de exasperación que Asuna tenía cuando ella intervino, lo tomé como un cumplido.

A pesar de su funcionamiento errático como arma y la falta de popularidad como una de las principales habilidades, la habilidad de hacha de dos manos gozaba de un bajo perfil de seguidores entre los jugadores que aspiraban convertirse tanto en guerreros y comerciantes. La razón radica en la forma en que no solo incrementa su habilidad en combate, sino también en la tala de árboles, así (su pobre eficacia queda aparte), y como la madera rara traía una buena ganancia.

“En ese caso, es decir… ¿el tablón para esta enorme mesa fue recogida por alguien que domina las artes con el hacha…?”

Froté la espléndida mesa gruesa cuando murmuré y Mahokl habló en un tono ligeramente modulada.

“Sí, lo fue. Fue antes de mudarme a este taller que…”

Sin embargo, la misteriosa artesana de madera cerró la boca allí y golpeó la mesa.

“Bueno, está en el pasado… Ahora, entremos en materia. Asuna-san, ¿Cómo te gustaría la mecedora?”

 

2

Con sus detalles minuciosos siendo decididos por Asuna, su color, forma, e incluso la comodidad, Mahokl mostró su destreza y le dio forma a eso en un instante.

Al pagar en efectivo el total de ochenta mil cor- o casi cien mil, lo cual seguiría siendo una ganga absurda, cuando también se factoriza los dieciocho mil cor pagados a Agil por los materiales- por la mecedora completada y la mesa, descuento del noventa por ciento, Asuna y yo partimos del taller después de agradecerle una y otra vez. Nos teletransportamos de la ciudad principal del tercer piso, Zumfut, frecuentada por algunos jugadores, como siempre, a pesar de que se acercaba la hora de cenar, hacia la del piso veintidós, Coral, poblada por incluso menos.

Compramos los ingredientes para la cena en las tiendas de NPC de las aldeas y regresamos a nuestra casa junto al lago, a la que Asuna quitó de la mesa que acabábamos de comprar ayer y materializó la mesa elaborada a partir de un único tronco raro por Mahokl.

Aunque la tabla de clase S parecía algo demasiado grande, parecía ser capaz de sentarse cuatro personas por cada longitud y una por cada ancho, para que nosotros cenáramos solos, a Asuna parecía no importarle. Al verla felizmente sentándose en las sillas una frente a la otra en ambos extremos y la organización de las velas y manteles, empecé a preguntarme si ella era de una familia con mesas de ese tipo en el mundo real… aunque no servía de nada preocuparse por  eso ahora.

“¡Mira, se ajusta a la sala perfectamente! ¡Tiene capacidad para un montón, llamemos a algunos invitados más y tengamos una fiesta la próxima vez!”

Asuna habló mientras radiaba, después de haber terminado sus arreglos, y no pudo ocultar una sonrisa cuando me contestó.

“Es verdad. Supongo que tendremos que llamar a Mahokl, después de toido ella fue quien lo hizo”.

“Y el usuario del hacha que recogió el tronco también… Ahora bien, comamos”.

 

Nuestra comida resultó cómoda gracias a la estabilidad perfecta de la mesa y el calor agradable a pesar de mi aprensión inicial por su tamaño, y ayudé a Asuna con la limpieza antes de salir a la entrada.

El sol se había puesto y sin nuestro conocimiento, y el lago delante de nuestros ojos brillaba de un azul bajo la luz de la circunferencia de la. El viento en esta noche de finales del otoño era frío al tacto y no podía dejar de temblar ligeramente, lo que llevó a acercarme más a Asuna.

“… Ahora que lo pienso, ¿dónde debemos colocar la silla mecedora que habíamos hecho?”

Pregunté, con ese estallido en mi mente, y la joven esposa habló un tanto vacilante.

“Hmm… pensaba que esta entrada estaría bien con el sol que brilla en la tarde, pero sería agradable tenerla en frente de la chimenea en la noche también, ¿cierto?”

“Jaja, cierto. Entonces, ¿qué tal si conseguimos otra y tenemos ambas?”

“¿Eh, eso estaría bien?”

“Diez mil cor o lo que sea sólo es un poco de caza, después de todo.”

Asuna inclinó ligeramente la cabeza ante mi respuesta.

“Nn, sinceramente, no creo que ella fuera a obtener una si esa silla fuera por diez mil cor. Aunque no exactamente al nivel de la madera de clasificación S, que está hecha de arce de gran calidad… ella probablemente tomó parte del costo junto con la mesa como agradecimiento por ese quest que nos encargó”.

“Y-Ya veo… Entonces, supongo que tendremos que tomar ese quest de nuevo.”

“Oye, Mahokl-san no es una NPC, ¿sabes?”

Poniendo un dedo sobre mi espalda, ella apoyó su cabeza en mi hombro.

“…… Sin embargo, debo decir que no entiendo muy bien…”

Asentí cuando ella murmuró.

“Sí, lo sé, ¿verdad? ¿Para qué Mahokl nos ha hecho reunir esos materiales…?”

“¿No serían para construir algo?”

“L-Lo sé. El problema radica en como ese algo es, probablemente, la ballista…”

“… Escucha, en primer lugar, ¿qué es exactamente la ballista? Sé que has dicho que es una algo estacionaria y gigantesca ballesta, Kirito-kun”.

“Veamos…”

Giré mi mano derecha, trazando líneas en el aire, y me preguntaba por dónde debo empezar. Sin embargo, un viento particularmente frío rozó mi cuello antes de que pudiera hablar y solté un enorme estornudo.

Riendose, Asuna tiró de mi brazo izquierdo mientras hablaba.

“Mejor hablemos adentro.”

 

Encendiendo un fuego en la chimenea instalada en la pared oeste de la sala y sentándome en la preciosa mecedora antes de eso, Asuna indicó la silla con un “NN” cuando yo pensaba que estaba a punto de sentarse en ella.

“Eh… ¿no importa si me siento yo primero?”

“Nn”.

“B-bien, voy a continuar…”

El alcanzar alcanzando el apoyabrazos, débilmente iluminado por la chimenea, me senté con cautela. Cuando ya puse mi peso, se partió con un -nada de eso ocurrió y el asiento de cuero acolchado me envolvió tan suavemente que el respaldo se estremeció cómodamente encima de sus patas exquisitamente curvadas. Además, podía oler el olor del dulce jarabe de arce, tal vez debido al material utilizado.

“Oh… se siente un poco grande, pero esta comodidad es tan…”

Me perdí en mis pensamientos, pero Asuna interrumpió con un “nn~~” mientras se ponía encima de mí. Retorciéndose en el lugar, ella movió mis brazos y piernas antes de colocarse en la posición más cómoda para ella y un “nnn~~~~” resonó en su garganta una vez más.

“…… Ya veo, así que encaja justo cuando los dos nos sentamos en ella…”

Asintiendo con un “nn” hacia mí, digiriendo lentamente ese pensamiento, entonces ella hizo un “nn” en un tono de pregunta. Al darse cuenta de que era una petición por el tema de antes, me aclaré la garganta antes de reanudar la explicación.

“Ermm, las ballistas fueron utilizadas por primera vez en la antigua Grecia o Roma, son un arma de asedio diseñada por la ampliación de la ballesta. Existe el término Ballistic curve en Inglés incluso ahora, y de eso es que el término se derivó”.

“Eh… Si se trata de un arco, ¿dispara flechas?”

Dí un cabeceo parcial a la pregunta que puso fin a sus ronroneos.

“Bueno, básicamente. Creo que está más cerca del tamaño de una lanza que de una flecha, pero… aparte de eso, parece que lanzaban rocas, bolas de metal, o bombas incendiarias también”.

“Ya veo…”

Enrollándose encima de mí y mirando hacia el techo, Asuna habló en un tono algo solemne.

“-pero ¿No crees que sería una contradicción?”

“¿Eh? ¿De qué?”

“Eso. -El «Decomiso»”.

“¡……… Aah!”

Mi parte superior del cuerpo se levantó antes de que mi pensamiento pudiera alcanzarlo y suavemente levanté a Asuna diez centímetros antes de que nos cayéramos.

Decomiso

«La pérdida de milagros» era un término que se refiere al fenómeno de viejos tiempos en que quitaron muchos pisos de Aincrad y abolieron la magia. Apenas hay entre los jugadores del grupo de limpieza que podrían llamarlo así, ya que apareció sólo cerca del final del quest de la campaña de la Guerra de Elfos, pero Asuna y yo, naturalmente, habíamos oído hablar de eso directamente de los elfos.

 

La magia no era técnicamente la única consecuencia de El Decomiso. Los medios de producción y tecnologías para proyectiles de largo alcance- o arcos en otras palabras- se perdieron por la eternidad también. Como tal, Aincrad carecía de habilidades como Crafteo de Arcos o Arquería. O eso es lo que había creído este día-

“… Es cierto, las ballestas pueden considerarse como una especie de arco… entonces eso significa que su reproducción o uso debería haberse perdido durante El Decomiso también. Pero sin duda Mahokl dijo que encontró una skill de composición para la creación de ballistas e incluso acabó ocultando todo su taller para eso…”

“Por no hablar de cómo ella pidió que reuniéramos aquellos materiales necesarios para una ballesta. Dudo que Mahokl-san estuviera mintiendo cuando esos materiales eran suficientes para hacer un descuento de una mesa de 700.000 cor a 70.000“.

Asentí con la cabeza cuando Asuna señaló eso. Cada uno de sus movimientos me movía, tentando a mis dos manos a actuar, pero pensé en mi mente para permanecer en el tema.

“… Entonces, vamos a decir por ahora que la ballista no se vio afectada por El «Decomiso», y se puede producir, así como utilizar. ¿Por qué Mahokl nos ha hecho recoger sus materiales, entonces…? A juzgar por lo que dijo al principio, ella se estaba ocultando porque no quería hacer la ballista…”

Asuna mantuvo su silencio durante algún tiempo, incluso después de que yo hablara.

Probablemente estaba esforzándose, pensando en ello con seriedad; ella tenía el hábito de frotar los extremos de sus dedos derechos contra la punta de su delgado mentón en esos momentos. Sus labios brillantes temblarían débilmente cada vez y aumentando mi medidor de malos pensamientos una vez más.

Sin embargo, por suerte Asuna abrió la boca antes de que mis restricciones mi dominio de mí mismo acabara.

“…… Esto no es más que una corazonada… pero siento que la persona que recogió el tronco para esa mesa está vinculado con la solicitud de Mahokl esta vez… no, tal vez incluso en el por qué  ella trasladó su taller a Zumfut. Para estar cómoda al tomar quest para la recolección y procesamiento de la madera tan rara, ella debe haber sido un cliente regular… o incluso más; puede haber sido una especie de dúo…”

La enorme mesa puesta en medio de la sala de estar entró en mis ojos cuando miraba a Asuna, quien se hizo a mi lado mientras hablaba. Supuestamente hecha de un solo tronco de nogal, la corteza de sus lados conservaba sus salientes, lo que hacía recordar al gran árbol que una vez estuvo torpemente en algún lugar de Aincrad.

“… Bueno, ese portador de hacha de dos manos debe haber tenido una cierta habilidad para cortar uno tan masivo… Ni siquiera el grupo de tiene muchos expertos con las hachas……”

Mis palabras antinaturalmente se desvanecieron ahí.

El primer plano de la cara de un determinado jugador vino a mi mente.

Como si la imagen quedara transmitida en mi mente, Asuna volvió a maullar un “…… unn”. El intercambio de miradas tanto que nuestras caras casi se tocaban, murmuramos una frase al unísono.

“” No me digas…””

Perdiendo la competencia de miradas que teníamos cuando le exigíamos el uno al otro decirlo en primer lugar, plasmé esa  confusa especulación en palabras.

“…… No me digas que el antiguo compañero de Mahokl es ese comerciante estafador de hachas… no es él, ¿o sí……?”

“Un comerciante de hachas sería uno que se ocupe de hachas, Kirito-kun.”

“Entonces, vamos a llamarlo un comerciante de hachas… no, pero aun así, ¿en serio……?”

“Nn ~ ahora que lo pienso de ella, Agil-san parecía preocupado sobre para qué tipo de receta eran esos lingotes o los tendones de dragón tendones cuando se los pedimos… Incluso si él no sabía que eran para una ballista, podría haber notado que algo pasaba”.

“Hm ~~~~ mm…”

Gruñi un poco, poniendo las manos detrás de la cabeza. Pensaba en una imagen de ese gigante de cabeza rapada al lado de esa chica con gafas arremolinadas en mi mente, pero la sensación de falta de coincidencia era palpable.

Sin embargo, lo mismo podría decirse de mí, un beater errante, y Asuna, la idol del grupo de limpieza. Dejando a un lado el sentido de desajuste, reflexioné dónde y que los podrían haber tenido conectados- Eso Dijo.

“…… En realidad, ya sabes, no estoy seguro de por qué se puso serio Agil como un comerciante…”

“Eh, ¿no fue eso, Kirito-kun? En aquel entonces, cuando activaste el «Vendedor de Alfombras» sobre Agil-san. ”

“Ah, bueno, eso puede haber comenzado todo… pero Agil se mantuvo principalmente como un guerrero de hacha durante algún tiempo incluso después de conseguir la alfombra, y se sentía como si él abriera el puesto de carretera como una forma efectiva de deshacerse de artículos. -Terminé manteniendo  distancia de Agil después de todo lo que sucedió después, en ese entonces… ”

Mi cuerpo se tensó por un momento por tan dolorosos recuerdos que surgieron a través de mis propias palabras, y como si eso lo supiera perfectamente, Asuna cambio de poner su cara encima de mi pecho hacia mi cara.

El silencio entre nosotros continuó cuando nuestras mejillas se tocaron. Mi dolor se derritió contra su piel fresca y suave.

Tomé una respiración profunda antes de susurrar.

“… Gracias, Asuna.”

“…… Nn.”

Mostrando una leve sonrisa y tocando nuestros labios por un instante, luego Asuna se deslizó hacia abajo. Poniendo mi mano detrás de su espalda, empecé a agitar la mecedora lentamente cuando volví a mis pensamientos.

“Parece que algo importante ocurre que hizo que Agil fuera de un miembro de buena fe en el grupo de limpieza, hasta el piso veinte o algo así, a un comerciante apropiado con una tienda en la calle principal de Algade… Tal vez estamos pensando demasiado, vinculando eso con la receta de ballista de Mahokl…”

“Nn, nnn~~”

Asuna respondió con sus adorables ronroneos mientras estaba encima mío.

“… A pesar de que mostró interés en la lista de materiales que pedimos, Agil-san no sabía que eran para una ballista, por lo que la posibilidad de que Mahokl-san en realidad hiciera una ballista con él hace mucho tiempo, dando lugar a un incidente puede… ser descartado, creo”.

“Es cierto… En primer lugar, si la ballesta real tenía el rango y potencia de fuego de un cañón, Agil no es del tipo que lo ocultaría del grupo de limpieza, ¿verdad?”

“Él no lo haría. En ese caso…… hmm, esto es lo más lejos que podemos seguir con conjeturas puras……”

Asuna suelta toda su fuerza, junto con una respiración. Abracé su avatar, tangible y cálido todavía lejos de ser pesado, apretándola en mis brazos cuando murmuré.

“Podemos ir directo a Agil y preguntarle…”

Asuna sacudió la cabeza de inmediato dentro de mis brazos.

“N-No podemos. Si Mahokl-san se esconde por su propia voluntad, incluso si es a alguien como Agil-san, no deberíamos estar exponiendo su nombre tan fácilmente”.

“C-Cierto”.

-Eso Dijo, Argo la distribuidora de información rastreó el taller de Mahokl en una sola noche a petición nuestra, por lo que cualquier persona con voluntad la encontraría con bastante facilidad, ya sea Agil o cualquiera.

En ese caso, ir más lejos solamente podría causar más problemas, pero dejando a un lado las consecuencias de que ya habíamos conseguido una mesa y la mecedora tan baratas… no fue una decisión tan clara de tomar. Como uno del grupo de limpieza, yo quería confirmar si realmente existía la ballista, y la intención de Mahokl con esos materiales recogidos realmente me preocupa.

“…… Todo lo que podemos hacer es preguntar a los que ya conozcan la situación, eh.”

“¿Eh, que…?”

Le di una sonrisa hacia la parpadeante Asuna.

“Lo sabrás cuando nos encontremos.”

 

3

Dia Soleado, 27 de octubre, 10 AM.

El hombre apareciendo de la puerta de teletransporte en la aldea Coral levantó una botella de sake, probablemente, un regalo, una vez me vio.

“Yoo-oo, estoy aquí ~”

“Yoo. Perdón por llamarte aquí de la nada”.

“No seas tan… ¿Qué hace algo como ella entre nosotros…?”

El visitante- Klein, un usuario de katana quien dirigía el gremio de limpieza «Fuurinkazan» -llegó tan lejos antes de que sus palabras se detuvieron en seco al ver Asuna quien salió de detrás de mí.

“Buenas tardes, Klein-san.”

“B… Bueee……”

Poniéndose rígidos todos a la vez, él se deslizó rápidamente a mi lado antes de poner su brazo alrededor de mi cuello y arrastrar a varios metros de distancia.

“O… oi, Kiritarado, ¿¡qué diablos es esto!? ¿¡Por qué estás con esa Asuna-san de ese KoB!? ”

“Ah… erm, eso es, bueno…”

Fue entonces, cuando me tropiezo con mis palabras, perdido en cómo obtener la forma de obtener la situación bajo control.

Caminando alrededor, y detrás de nosotros, estaba Asuna quien habló con una sonrisa brillante.

“Mis disculpas por el aviso tardío, Klein-san. Kirito-kun y yo nos casamos hace tres días”.

“…………”

Klein se paralizó por unos buenos cinco segundos.

“¿¡Kheeeeeeeeee!?”

El grito rugió a través de la puerta de la plaza de teletransporte.

 

Anterior capítulo – Próximo capítulo

Anuncios